¿Para qué sirven las bujías de tu moto?

Publicado por canalMOTOR, 26 Ene 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Motor de una moto

Conoce todos los secretos sobre la pieza que hace posible encender el motor.

Si hiciéramos una encuesta sobre qué es una bujía, la gran mayoría de las personas nos dirían que es una pieza del motor, pero muy pocos sabrían explicar qué forma tiene o cual es su función. En las siguientes líneas conoceremos un poco más sobre esta pequeña pieza, indispensable para que cualquier vehículo o motocicleta pueda arrancar.

 

Lo primero que debemos conocer sobre la bujía es que es un dispositivo indispensable para iniciar el funcionamiento de cualquier motor que funcione con un combustible inflamable como la gasolina o el diésel. Esta pequeña pieza es la encargada de provocar la necesaria primera chispa dentro de la cámara de combustión para que el propulsor funcione.

 

La pequeña descarga que crea la bujía es la que ayuda a prender la mezcla de gasolina y aire que oprime el pistón del motor, que a su vez hace posible la creación de energía cinética que es la causante de que una moto o un coche puedan moverse. De esta manera se puede afirmar que las bujías son las encargadas de desencadenar el proceso necesario para que un motor funcione. Por esta razón son imprescindibles en cualquier motor de combustión, ya sea un camión, un coche o una moto, independientemente de si se trata de un motor de dos o de cuatro tiempos. Hay que puntualizar que cada modelo tiene una bujía propia y que no es una buena idea cambiar las bujías de una moto con otra y, mucho menos, tratar de usar una bujía de coche en una motocicleta.

 

Para poder realizar su labor, una bujía debe de soportar altos voltajes y elevadas temperaturas por lo que, además de metal, una bujía también está construida con materiales cerámicos resistentes al calor. El alto grado de presión que sufren estos dispositivos en su trabajo hace que su desgaste sea elevado y que, por lo tanto, sea uno de los elementos que más haya que vigilar cuando se revise el motor. Los expertos aconsejan cambiar todas las bujías de un motor a la vez y no combinar piezas nuevas y viejas. Los fabricantes de media aconsejan sustituirlas cada 2 años o cada 30.000 Km. Un pequeño truco para alargar la vida de las bujías de una moto es no apurar al máximo el depósito de gasolina y echar combustible antes de que se encienda el piloto que sugiere buscar una gasolinera lo antes posible. 

 

Para conocer cuando una bujía está empezando a fallar es necesario llevar una revisión constante del motor de nuestra motocicleta y prestar atención a los siguientes casos:

 

 

  • Si observamos que la bujía está impregnada de manchas de aceite es un buen momento para sustituirla.
  • Los problemas constantes en el arranque son un indicativo de que las bujías quizás estén llegando al final de su vida útil.
  • El fallo de funcionamiento de uno de los cilindros del motor puede tener su explicación en que la bujía ha dejado de realizar su labor correctamente.
  • Una pérdida de potencia indica la necesidad de una sustitución.

 

 

Al estar en contacto con el motor, las bujías sirven como centinelas de posibles fallos que puedan suceder en el interior del mismo. De esta manera el color que tenga este elemento nos puede ayudar a conocer cuál es el problema real del motor. 

 

 

  • Cuando la bujía presente un color demasiado oscuro puede ser debido a que la mezcla tiene un exceso de gasolina, lastrando la combustión y haciendo que la moto vaya a tirones. Suele ser debido a circular a bajas velocidades durante mucho tiempo o un sistema de encendido defectuoso.
  • Por lo contrario, si la bujía tiene un color muy claro, es un aviso de que la proporción de aire es mayor de la que debiera de contener el motor, algo que produce que el motor se caliente más de lo que debiera.
  • Si el aislador y los electrodos están cubiertos de un polvillo blanco suele ser debido a que el motor tiene limitaciones cuando se le pide realizar un gran esfuerzo. Una pérdida de aceite o usar gasolina de mala calidad suelen ser las causas principales de este problema.
  • Cuando el aislante cerámico tiene un color claro y brillante nos avisa de que el octanaje de gasolina usado es demasiado bajo o que el sistema de enfriamiento no funciona correctamente.
  • Por otra parte, en el caso de que el aislador o los electrodos estén quemados debemos revisar si la bujía está correctamente apretada o si hay demasiado calor en el motor, produciendo su pérdida de potencia cuando se circula a altas velocidades.
  • El aislante de porcelana roto es un síntoma claro de que ha sucedido un contraste térmico elevado. En este ejemplo, lo mejor es ponerse en manos de un especialista.
  • Si observamos la bujía oxidada serán el tiempo y la atmósfera las causantes de que haya que cambiarla.

 

 

 

 

En el caso de que necesites cambiar la bujía, es preciso señalar que el número de bujías suele ser directamente proporcional al número de cilindros de la motocicleta y que es aconsejable cambiar todos a la vez. Una vez que conocemos las especificaciones del motor de nuestra montura y su ubicación, llega el momento de prepararse para cambiar las bujías. Las instrucciones son sencillas:

 

 

  • El primer paso es cerciorarse de que el motor está frío. Las bujías son piezas que alcanzan grandes temperaturas así que, antes de tocar las usadas, asegúrate de que no están calientes y puedan quemarte las manos. Por esta razón, también es aconsejable realizar toda la operación con guantes.
  • Separa las bujías del cable de conexión y extráelas girándolas en el sentido contrario a las agujas del reloj.
  • Limpia toda la zona con un paño para evitar que algún residuo pueda dañar esta zona tan delicada del motor.
  • Una vez que hemos quitado la bujía, es aconsejable analizar su aspecto, pues, como hemos dicho anteriormente en este artículo, puede ayudarnos a predecir posibles fallos en el motor.
  • Revisa bien los cabezales de los cilindros y límpialos antes de instalar las nuevas bujías.
  • Coloca las nuevas bujías en lugar específico para ellas, usando la mano y posteriormente una llave. No tienes que hacer mucha fuerza, pues si todo es correcto deberían ser fáciles de colocar. Un esfuerzo excesivo puede dañar la parte arcillosa de la bujía.
  • Conecta de nuevo los cables, siguiendo la secuencia específica de cada uno de ellos.
  • Disfruta de nuevo de tu moto, lista para recorrer las carreteras otra vez.

 

 

Resumiendo: Las bujías son esas pequeñas piezas que desencadenan la chispa necesaria para que el motor de una motocicleta pueda tener la potencia necesaria. Además, sirven como indicadores de posibles problemas en el motor y hay que revisarlas para asegurarnos de no perder potencia. En cualquier caso, con tu Seguro de Moto MAPFRE podrás disfrutar de tu scooter sin preocuparte por nada. Consulta las coberturas disponibles, ¡y que todo vaya sobre ruedas!

 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos