3 Min de lectura | Algunas características para ser un buen conductor están relacionadas directamente con la personalidad, pero otras se pueden aprender y poner en práctica durante los desplazamientos. Sobre todo, se trata de conducir con seguridad y respeto hacia el resto de usuarios de la vía.

La mayoría de las pautas para ser un buen conductor están enfocadas a circular de una manera segura, evitando poner en riesgo la propia integridad y la del resto de conductores, ciclistas o peatones. Por lo tanto, es importante considerar algunos puntos y ponerlos en práctica en todos los desplazamientos para mejorar cada vez más al volante.

Utilizar siempre los intermitentes

Un buen conductor es fácilmente identificable cuando usa los intermitentes de forma adecuada para señalizar todas las maniobras. Un gesto tan simple como subir o bajar una manecilla resulta muy molesto en muchas ocasiones, pero es imprescindible para avisar a otros conductores del movimiento que se va a realizar con la antelación suficiente.

Llevar una posición correcta

Saber sentarse al volante es un punto muy importante que debe aparecer en cualquier test de buen conductor. Lo ideal es circular con la espalda apoyada en el respaldo de forma vertical, ni demasiado recostado ni inclinado hacia delante. Del mismo modo, es recomendable conducir con las dos manos en el volante para reaccionar rápidamente en caso de emergencia.

Circular por el carril derecho

En las autovías o autopistas, un buen conductor siempre se mantiene en el carril de la derecha, salvo cuando realiza algún adelantamiento.  Circular de forma constante por el lado izquierdo constituye un riesgo y una falta de respeto hacia otros vehículos que viajan más rápido.

Mantener la distancia de seguridad

Mantener una distancia suficiente respecto al vehículo que circula delante es una recomendación general en cualquier tipo de vía. De este modo, no solo se evita agobiar al otro conductor, sino que previene las colisiones por alcance y permite a otros coches adelantar con seguridad. Este espacio debe ofrecer al menos 4 segundos para reaccionar en caso de frenada brusca.

Respetar los semáforos en ámbar

Para ser un buen conductor es necesario saber cómo actuar cuando el semáforo se pone en ámbar. Si no se circula a demasiada velocidad y existe espacio suficiente para frenar, se debe parar el coche. Acelerar cuando el color pasa de verde a ámbar constituye una mala práctica al volante y puede poner en peligro la vida de los peatones, sobre todo.

Estar pendiente del tráfico

Cuando se realiza un desplazamiento en coche no basta con arrancar y seguir una ruta. Durante el trayecto es fundamental estar atento al resto de vehículos que circulan alrededor, por lo que se deben mirar constantemente los espejos retrovisores y adaptar la conducción a las circunstancias.

Dar espacio en la carretera

Los buenos conductores intentan siempre cambiarse de carril para que otros vehículos se puedan incorporar a la vía cómodamente. Del mismo modo, ellos mismos también realizan las incorporaciones con seguridad y controlando las distancias de seguridad.

Respetar los límites de velocidad

Dado que el exceso de velocidad es una de las principales causas de accidentes de tráfico, respetar los límites máximos de cada vía es una cuestión esencial. Esto implica también llevar una velocidad adecuada cuando se pasa por una zona residencial o escolar.

Con la aplicación CaReward de los Seguros de Coche MAPFRE es posible saber si se es un buen conductor y acceder a múltiples ventajas y descuentos cuando se alcanzan buenas puntuaciones. Para ello, tan solo es necesario registrarse en la app, activar la localización para que se graben los trayectos y demostrar una excelente conducta al volante.