Inicio/Consejos Practicos/Consejos de conducción/Normativa de luces antiniebla: cuándo se deben usar

Normativa de luces antiniebla: cuándo se deben usar

4 minutos | La normativa sobre el uso y obligatoriedad del uso de las luces antiniebla está recogida en el artículo 106 del Reglamento General de Circulación. Es importante tener claro el uso de las delanteras y las traseras, pues el mal uso se considera una infracción que se sanciona con 200 euros.

La baja visibilidad es la clave para asegurarse que estás cumpliendo la normativa sobre luces antiniebla. Sin embargo, los detalles en este caso son esenciales para no cometer errores ni ser sancionados por ello. Como cualquier sistema de alumbrado de un vehículo, los faros antiniebla tienen una doble misión: mejorar la visibilidad -ver- y permitir que los demás te vean -ser visto-.

¿Qué luces antiniebla son obligatorias?

Las denominadas luces antiniebla pueden ser delanteras y/o traseras. Hay que saber que no solo se diferencian por el lugar donde están ubicadas en el vehículo, sino que difieren también en función, uso y características.

Antiniebla trasero

La luz roja trasera en el lado izquierdo de todo vehículo es la única antiniebla que es obligatoria. Se trata de una luz muy intensa que tiene como misión que otros vehículos y usuarios de la vía puedan detectar un coche en circulación, a pesar de que las condiciones de visibilidad sean muy bajas.

El antiniebla trasero es una luz muy fuerte y cuando no se usa en condiciones realmente adecuadas y necesarias es molesto para el resto de conductores y lejos de mejorar la seguridad, la empeora pudiendo ser causa de accidentes y siniestros más o menos graves.

La normativa de circulación española solo considera obligatoria una luz roja en la parte izquierda, sin embargo, muchos coches montan dos para mejorar el efecto, una a cada lado de la parte trasera.

Antiniebla delantero

Coche con antiniebla delantero encendidos por una carretera con mucha niebla.

https://bit.ly/37K0LoD

Los antiniebla delanteros son faros blancos extra que llevan muchos coches, pero no todos, puesto que no es una iluminación obligatoria. La luz que emite un faro antiniebla no tiene mucho alcance ni mejora la visibilidad muchos metros por delante; por el contrario, su misión es alumbrar la zona situada justo delante del coche. Es una luz intensa y brillante, pero sin alcance.

Cuando se usan los antiniebla delanteros sin ser necesarios, se consigue el efecto contrario a mejorar la visibilidad, puesto que la luz no tiene alcance y, sin embargo, si puede molestar y/o deslumbrar a otros conductores.

¿Cuándo se usan los faros antiniebla?

Las condiciones de visibilidad marcan el uso de unas u otras luces de un vehículo. A pesar de su nombre, los faros antiniebla no se usan solo con niebla, sino que están pensados también para otros escenarios como lluvia intensa, nieve y polvo que provoquen baja visibilidad. Su uso no está condicionado a que sea de noche o de día, sino a que la visibilidad sea baja por situaciones muy concretas.

Con lluvia

La lluvia no es razón para poner los antiniebla –ni delanteros ni traseros-. Es necesario que se esté produciendo una fuerte tormenta o una intensa y fuerte lluvia que empeore sensiblemente la visibilidad para que sea adecuado y no sancionable usar tantas luces antiniebla como tenga tu coche.

Con polvo o humo

Las nubes de polvo pueden presentarse en medio de un camino o carretera y empeorar la visibilidad, esto hace que sea recomendable usar las luces de niebla. Las delanteras puedes conectarlas ante cualquier tipo de nubes de polvo o humo, pero las traseras resérvalas para cuando la sensación de baja visibilidad sea más intensa y estés atravesando una gran nube de humo y polvo, si no es así, pueden sancionarte por llevar el piloto posterior rojo encendido.

En nevadas

Las luces antiniebla puedes usarlas cuando nieva, las delanteras siempre con independencia de lo intensa que sea la nevada y la trasera solo cuando los copos sean constantes, grandes y muy abundantes como para dificultar seriamente la posibilidad de ver y ser visto en circulación.

Con niebla

La niebla espesa exige que uses el antiniebla trasero, sin embargo, una niebla más ligera solo precisa de las delanteras en caso de tenerlas.

Recuerda que en todos los casos cuando la situación de niebla, nieve, humo o polvo mejore o pierda intensidad es esencial apagar el antiniebla trasero, aunque puedes mantener el delantero, si la visibilidad no es perfecta.

Audi ya trabaja con luces traseras antiniebla que no deslumbran a los coches que vienen por detrás.

¿Cuándo no deben usarse los antiniebla?

Lluvia suave y ligera

Evita usar los faros antiniebla en condiciones de lluvia suave, ya que el fuerte brillo que producen se ve amplificado por las gotas que se depositan en el parabrisas de los demás conductores ocasionando molestias en su visibilidad.

Tiempo seco y buena visibilidad

No utilices las luces antiniebla en condiciones de buena visibilidad con tiempo seco y sin niebla. De esta forma, molestarás y deslumbrarás a otros conductores si es de noche. Te arriesgas a ser multado por un uso incorrecto del alumbrado.

Para una conducción más segura ya sabes cómo usar los antiniebla correctamente y no entorpecer a otros conductores, pero también es aconsejable contar un seguro de coche con una amplia cobertura. Para conocer todas las ventajas de tu seguro de coche MAPFRE, revisa la ficha de producto y seguro que descubres coberturas con las que no contabas.

6 marzo, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.