3 Min de lectura | Las normas sobre seguridad vial para patinetes eléctricos son muy reducidas. Por ello, y ante la avalancha de estos dispositivos, la DGT planea incluir un apartado específico en la futura reforma de la ley. Hasta que eso llegue, te contamos cómo usarlo con seguridad.

Está claro que los patinetes eléctricos han llegado para quedarse y para integrarse en la movilidad de las ciudades. Sin embargo, aún no existen normas de seguridad vial para patinetes eléctricos debidamente reguladas, ya que, a ojos de la Dirección General de Tráfico (DGT), estos dispositivos son un tipo de Vehículo de Movilidad Personal (VPM), un formato híbrido que no puede considerarse ni peatón ni vehículo, y cuya normativa deben regular las autoridades locales. Tráfico solo dispone actualmente de una instrucción muy genérica.

Los ayuntamientos son, por tanto, los que establecen algunas normas, que difieren en gran medida de unos municipios a otros. Para unificar criterios, la DGT aprovechará la futura reforma de la Ley de Seguridad Vial para regular el uso del Vehículo de Movilidad Personal y poner fin a la ambigüedad que impera actualmente. Pero, mientras tanto, podemos hacer uso del sentido común para evitar accidentes con este medio de transporte.

Reglas de seguridad vial para patinetes eléctricos

Patinete eléctrico rojo con edificios altos al fondo

  • Circular por la acera o por la vía. El Reglamento de Circulación cambiará en 2021 y no permitirá circular por aceras y zonas peatonales ni tampoco en vías interurbanas, travesías, autopistas y autovías que transcurran dentro de poblado ni en túneles urbanos.
  • Pero, debido a la condición híbrida de los patinetes eléctricos, la DGT establece en la instrucción 16/V-124 que los usuarios de VMP podrán emplear la acera o la calzada de acuerdo a lo que decida cada Comunidad Autónoma. Habrá que consultar, por tanto, qué normativa tiene nuestro municipio en este sentido.
  • Permisos y seguro. Al no estar considerados vehículos de motor, los patinetes eléctricos no necesitan una autorización específica para circular ni para conducirlos, así como tampoco un seguro obligatorio. Pero sí es recomendable disponer de una póliza que vele por la integridad del usuario en caso de accidente. Pero deberás contar con un certificado para poder circular por las ciudades que acrediten que cumples con los requisitos técnicos.
  • Velocidad máxima. Los patinetes eléctricos pueden alcanzar una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora si es de tipo A, y de 30 kilómetros por hora si es de tipo B. Mucho como para ir por la acera y poco como para ir por la vía. Lo más indicado en estos casos es adecuarse lo máximo posible a las circunstancias y evitar entorpecer o poner en situación de peligro a otros usuarios. También habrá que consultar la normativa local, ya que la velocidad máxima puede variar de unos municipios a otros.
  • Señalizar maniobras. Los patinetes eléctricos carecen de señalización óptica para indicar maniobras y, debido a las características de estos dispositivos, los conductores no pueden señalizarlas con las manos, ya que si se sueltan del manillar el patinete se para. Para evitar contratiempos, antes de hacer un giro o realizar una maniobra, debemos asegurarnos al cien por cien de que no se acerca ningún vehículo o peatón y que podemos llevarlo a cabo con absoluta seguridad.
  • Uso del casco. En algunas comunidades, el uso del casco es obligatorio, en otras, solo los menores de 16 años y algunos casos concretos deben llevarlo. Lo más recomendable a la hora de hablar de seguridad vial para patinetes eléctricos es ponerse casco, ya que es un sistema de protección crucial frente a posibles impactos.

Toda precaución es poca, por eso es bueno contratar el Seguro de Salud MAPFRE, que cuenta con las mejores coberturas del mercado para dar respuesta a todos los incidentes que puedan surgir.