3 Min de lectura | Cuando se opta por comprar una moto de segunda mano es necesario reunir cierta documentación y seguir una serie de pasos. Aunque es posible contratar los servicios de una gestoría, en este artículo te explicamos cómo se debe hacer la transferencia.

Existen vehículos de ocasión que cumplen con todas las expectativas y se opta por adquirirlos en lugar de un modelo nuevo. En el caso de comprar una moto de segunda mano es importante saber la documentación que se necesita y las gestiones que se deben realizar para efectuar la transacción de forma correcta.

Cambio de titularidad en la compra de una moto de segunda mano

Cuando se decide comprar una moto de segunda mano, el primer paso es cambiar la titularidad. Para ello, es preciso reunir la siguiente documentación:

  • Permiso de circulación de la motocicleta (original y fotocopia).
  • DNI u otro documento de identificación tanto del comprador como del vendedor.
  • Ficha técnica de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) en vigor. Este documento es obligatorio si se trata de una moto que tiene más de 4 años o un ciclomotor que tiene más de 3 años.
  • Justificante de pago del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), también conocido como impuesto de circulación (original y fotocopia).
  • Contrato de compra – venta donde se especifique el nombre y DNI de ambas partes, los datos de la motocicleta (marca, modelo, matrícula, etc.), el precio de venta y la fecha de la transacción. Además, debe estar firmado por el vendedor y el comprador.
  • Formulario de solicitud de cambio de titularidad facilitado por la Dirección General de Tráfico (DGT) cumplimentado correctamente y firmado por las dos partes.
  • Certificado de aduanas si el vehículo procede de las Islas Canarias, Ceuta o Melilla.

Trámites después de comprar una moto de segunda mano

Una vez que se dispone de toda la documentación, el comprador tiene que realizar una serie de gestiones en el plazo de 30 días desde la firma del contrato:

  1. Pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (modelo 620: transmisión de determinados medios de transporte usados). Para ello, es necesario acudir a una oficina de Hacienda o abonarlo por Internet a través del modelo 621 según la comunidad autónoma de residencia. Es muy importante obtener el justificante para acreditar que se ha cumplido con esta obligación.

Este impuesto se calcula en función del valor fiscal del vehículo, el cual varía según el año de matriculación y la cilindrada. La cuantía que se debe pagar equivale al 4% del precio de la moto de segunda mano, ya que es el porcentaje que se fija en el epígrafe de transmisión de bienes muebles y semovientes.

Teniendo esto en cuenta, no es recomendable declarar un valor inferior de la motocicleta con el objetivo de desembolsar una menor cantidad. Este hecho se considera un fraude, por lo que, si la administración se percata de ello, puede dar lugar a una infracción. Además, también puede desencadenar otro tipo de problemas con el vendedor en caso de que sea necesario reclamarle alguna cuestión.

  1. Solicitar el cambio de titularidad de la moto en una Jefatura de Tráfico. Este trámite tiene un coste de 55,15 euros, excepto en el caso de los ciclomotores que cuesta 27,57 euros.

Es fundamental conocer toda la documentación y los trámites para comprar una moto de segunda mano sin que suceda ningún imprevisto posteriormente.