4 Min de lectura | Valencia esconde una de las maravillas rurales de España: Chelva. Una localidad repleta de historia conocida además por su ruta del agua. Te contamos todo lo que debes saber para hacer este itinerario junto a la ribera del río.

La ruta del agua de Chelva es un paseo tranquillo y de exuberante vegetación que transcurre junto al rumor del río Tuéjar, principal afluente del Turia, entre saltos de agua, manantiales, zonas de baño y muchos tesoros escondidos. Y lo mejor: es apta para toda la familia. ¿Quieres disfrutar de esta singular ruta? ¡Pues toma nota!

Datos prácticos

  • Tipo de ruta: circular.
  • Tipo de suelo: un tramo de zona urbana, pista y senda.
  • Distancia total: 8,2 kilómetros.
  • Dificultad: mínima.
  • Desnivel acumulado: 429 metros.
  • Tiempo estimado de recorrido: 3 horas.
  • Zonas recreativas: sí. En la zona recreativa Molino Puerto hay cafetería, barbacoas, fuente y aseos.
  • Edad mínima recomendada: 6 años.
  • Cobertura móvil: sí.
  • Recorrido de la ruta del agua en Google Maps:

Recuerda que, para disfrutar al completo de la experiencia, el Seguro de Moto MAPFRE te ofrece todo lo que necesitas para olvidarte de los problemas que puedan surgir y disfrutar de tu estancia. ¡Infórmate sin compromiso!

Qué ver

 

En el interior de la provincia de Valencia, en la comarca de Los Serranos, se encuentra la pequeña localidad de Chelva, un laberinto de estrechas y empinadas calles donde convivían en armonía cristianos, árabes y judíos, dejando aquí su impronta. Pero, además de su legado histórico, Chelva cobra un especial protagonismo gracias a su ruta del agua. Un recorrido en el que el susurro del agua te acompañará durante cerca de ocho kilómetros.

La ruta comienza en la propia localidad, más concretamente en la Plaza Mayor. Desde allí podrás ir siguiendo las señales y paneles informativos que te acompañarán en todo momento.

El itinerario que trascurre por el interior de la villa nos revelará las raíces históricas del lugar:

  • Primero, se accede al barrio árabe de Benacacira (siglo XI), que mantiene intacto su trazado urbano, con sus casas blancas entre las que destaca la ermita de La Soledad (siglo XVII), levantada sobre la primera mezquita del lugar.
  • A continuación, se accede al barrio judío del Azoque, atravesado por callejones estrechos y soportales. Y, cerca de allí, al barrio morisco del Arrabal (siglo XIV), de origen mudéjar, que acoge las principales joyas arquitectónicas de la localidad.
  • El último punto de interés antes de salir de la villa es el barrio cristiano Medieval, construido tras la conquista de Jaime I.

Siguiendo las señales de la ruta, se abandona el pueblo para continuar junto a la ribera del río. El susurrar de sus aguas será nuestro compañero hasta el final de la ruta. El itinerario trascurre por los siguientes lugares:

  • El área recreativa Molino Puerto, donde se conservan los restos de un antiguo molino medieval que funcionó hasta mediados del siglo XX. Si decides ir en coche debes tomar la CV-35 desde la Avenida de Valencia. Tras dos kilómetros llegarás a Puerto Molino, donde podrás dejar tu coche en un pequeño aparcamiento. Cuenta con diferentes zonas muy bien preparadas, como barbacoa, cafetería, mesas para picnic, parque infantil, etc.
  • Siguiendo la ruta en línea recta y tras cruzar varios puentes de madera se llega a uno de sus tesoros escondidos: la Playeta, un paraje singular con saltos de agua, cascadas y un remanso en el que poder bañarse. Su nombre proviene de la similitud que tiene con una playa tradicional debido a la acumulación de arena en la orilla.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de @fotosjsb

  • Desde allí hay que seguir las señales hacia el paso de Olinches, un estrecho túnel excavado en la roca de más de cien metros de longitud. En su origen, servía para llevar el agua desde la presa de Olinches hasta la Fábrica de la Luz.

  • El siguiente enclave de la ruta es la Fábrica de la Luz, una antigua central eléctrica que, en el pasado, hizo que Chelva fuera el primer pueblo de la comarca en disponer de electricidad. En la actualidad está en ruinas, pero desde allí se obtienen una de las mejores vistas de la villa y de las Cuevas del Montecito. Puedes ir en coche desde Molino Puerto a la antigua Fábrica de la Luz tomando la CV-35 y recorriendo tres kilómetros.
  • Cabe destacar otro de los puntos de la ruta: Puente Alta, un viejo puente junto al cual se encuentra otra área recreativa, con aparcamiento para vehículos y una serie de servicios para disfrutar de un merecido descanso.

¿Cómo acceder a la ruta del agua de Chelva?

Si viajas desde la ciudad de Valencia, tienes que tomar la CV-35. La carretera, de unos 70 kilómetros, pasa por poblaciones como Lliria, Casinos y Loriguilla y, tras 45 minutos aproximadamente, se llega a Chelva.

Desde Madrid tienes un viaje de menos de 4 horas. Desde la A-3 toma la salida 278 hacia N-330. Después, accede a la CV-390, que pasa por Benagéber y Tuéjar, y finalmente toma la CV-35.

Una vez en Chelva, la ruta del agua no tiene pérdida, ya que cuenta con una completa señalización y paneles informativos en todo el trayecto.