5 Min de lectura | Realizar una ruta en carretera recorriendo bellos pueblos de España nos permitirá descubrir lugares idílicos que poca gente conoce. Te contamos qué trazado realizar para descubrir algunos de los secretos mejor guardados de nuestra geografía. 

Te presentamos rutas de carretera por lugares idílicos de España donde descubrirás pueblos cargados de encanto. Acompáñanos en esta gira por alguno de los sitios más bonitos que podemos encontrar en el territorio nacional.

Robledo de Chavela

Este municipio madrileño situado cerca de la Sierra de Guadarrama y de la Sierra de Gredos se encuentra a unos 60 kilómetros de la capital. Sin embargo, pese a su cercanía con la gran ciudad, respira un ambiente distinto, donde el tiempo pasa más despacio.

Bien lo sabía Felipe II, el cual acostumbraba a pasar por la zona camino de El Monasterio del Escorial. Es también un lugar que merece ser incluido en estar ruta por carretera por sus contrastes, pues permite que recorriendo una pequeña distancia podamos ver  interesantes iglesias góticas o modernas instalaciones de observación de la NASA.

Besalú, en Girona

Si realizamos una ruta por carretera por algunos de los lugares idílicos que hay en España no podemos olvidarnos de este pueblo que parece sacado de un cuento de hadas. Esta villa nos conquistará desde que crucemos el puente romano por el que se accede.

Pasea por sus calles y descubre toda la historia que encierra esta zona llena de leyendas. Especialmente reseñable es el barrio judío y los edificios situados alrededor de la Plaza Mayor. Otro de sus puntos positivos es la atmosfera que impregna toda la localidad, con sus casas de piedra y las tiendas de artesanía donde podremos encontrar souvenirs únicos.

Frías, en Burgos

Nuestra próxima parada es Frías, que con menos de 300 habitantes viviendo de manera regular es una visita obligada en nuestra ruta por carretera en busca de lugares únicos. Es fácil imaginarse el pasado de este pueblo al encontrarnos con su puente o el profundo foso excavado en la roca. Entre todos los monumentos que se encuentran en esta localidad llama la atención la Torre del Homenaje de su fortaleza, edificada en el siglo X.

No debemos olvidar tampoco sus casas colgadas, las cuales tienen poco que envidiar a los famosos edificios de Cuenca. Una buena estación durante la que visitar este lugar es en otoño, pues al ver menos número de turistas podremos apreciar de manera más intensa la particular atmósfera de la zona.

Santillana del Mar, en Cantabria

A unos 125 kilómetros de nuestro anterior destino se encuentra Santillana del Mar. Se dice de esta villa cántabra que es el pueblo de las tres mentiras, porque ni es un lugar santo, ni llano ni tiene mar. Sin embargo, esto no le resta ningún atractivo a esta localidad que conserva increíbles edificios, entre los que destaca la colegiata de Santa Juliana.

Pese a tener también otros lugares de interés como las torres de Don Borja o la de Merino, lo que hace que este lugar sea realmente idílico son sus calles empedradas y el aroma que se respira de las flores que adornan los balcones de sus casas. Un lugar que no te debes de perder cuando realizas una ruta por carretera en busca de espacios increíbles. Otro de sus aspectos diferenciadores es su cercanía en coche con la famosa Cueva de Altamira.

Cudillero, en Asturias

Continuando por la costa llegamos a este pueblo marítimo que está construido en la ladera de una colina. Sus empinadas calles dan a la pequeña playa donde barcas y turistas se agolpan para disfrutar del mar. Su imponente faro sirve como referencia de este lugar lleno de pintorescas casas y con un ambiente muy especial.

Pero Cudillero nos ofrece mucho más, pues a unos pocos kilómetros nos encontramos con el Palacio de los Selgas, una impresionante mansión que es conocida con el sobrenombre del Versalles asturiano y que no puede faltar en nuestra ruta de carretera por lugares idílicos.

Astorga, en León

Es el momento de volver a conducir hasta el interior y llegar a Astorga. Esta pequeña población fue una importante ciudad romana y un trascendente centro eclesiástico.  Es por ese motivo que podremos encontrar importantes restos con miles de años de antigüedad. Captará nuestra atención su peculiar catedral y, sobre todo, el Palacio Episcopal.

Este edificio fue diseñado por Gaudí y supone uno de los pocos ejemplos de su arte fuera de Cataluña. No nos olvidemos tampoco de su gastronomía, donde destaca su famoso cocido maragato y el chocolate artesanal. Te invitamos que prosigas tu ruta por carretera hasta Las Médulas, una antigua mina de oro romana que ha sido calificada como Patrimonio de la Humanidad. A poca distancia encontramos el Bierzo, comarca que destaca por sus vinos.

La ruta de carretera por lugares idílicos que te hemos propuesto te llevará a conocer espacios únicos de gran belleza. No dudes en revisar tu auto, poner buena música y lanzarte al asfalto para visitar estos enclaves. Recuerda que debes de contratar una póliza para circular con tu vehículo, como el Seguro de Coche MAPFRE .