3 Min de lectura | ¿Cansado de pasar calor en la moto? Si quieres evitar esta molesta situación te mostramos los chalecos refrigerantes. Descubre cómo funcionan y qué tipos puedes encontrar en el mercado para mantener la temperatura correcta mientras conduces.

En muchas ocasiones mantener una temperatura adecuada en la moto puede resultar un quebradero de cabeza. En invierno, las bajas temperaturas pueden solventarse gracias a la adquisición de prendas térmicas que ayuden a mantener el calor del cuerpo evitando que este salga al exterior. Pero el caso contrario, es decir, mantener nuestro cuerpo fresco cuando las temperaturas son elevadas, puede resultar más complicado.

A continuación, te mostramos la solución definitiva: el chaleco refrigerante.

Qué son los chalecos refrigerantes

Cuando viajamos en moto, debemos hacerlo siempre protegidos con las prendas adecuadas para evitar problemas si sufrimos un accidente. En el mercado podrás encontrar ropa para cada época del año, pero en muchas ocasiones, el calor es tan intenso que se hace complicado mantener varias capas de ropa.

Los chalecos refrigerantes están diseñados como un complemento interior que debe colocarse debajo de la chaqueta protectora ventilada. La combinación de estos dos elementos nos permitirá regular la temperatura del cuerpo. Los chalecos ayudan a bajar la temperatura del cuerpo entre 10 y 15 grados.

Cómo funcionan los chalecos refrigerantes

Para conseguir disminuir la temperatura del cuerpo, estos chalecos emplean distintas tecnologías y materiales.

Imagen de temperatura con infrarrojos

Chalecos refrigerantes que usan el sudor

Se fabrican con polímero, poliamida, celulosa y elastano. El uso de estos materiales permite que el sudor que produce nuestro cuerpo sea empleado para refrescarnos. Su principal inconveniente es que para que empiecen a funcionar, deberemos haber pasado calor antes, por otro lado, son los más baratos que podrás encontrar.

Chalecos con líquido refrigerante

Cuentan con circuito interno que puede ser rellenado con agua. Esto hace que, al entrar en contacto con el cuerpo, el agua de su interior comience a evaporarse. Su autonomía puede ser de hasta 8 horas. Son cómodos y hacen que la humedad no pase a la piel. Su principal inconveniente es su precio. Sin duda son los más caros del mercado.

Chalecos refrigerantes de materiales absorbentes

Para conseguir el efecto deseado se deben sumergir en agua y escurrirse. A continuación, podremos colocárnoslo para circular ya que el agua irá liberándose lentamente para mantener fresco el cuerpo.

La duración del efecto es de unas 5 o 10 horas tras haberlo sumergido en agua. El principal inconveniente es que, al estar húmedos, el resto de ropa también se moja.

Elegir un tipo u otro dependerá de tus necesidades, es decir, de las rutas que realices, de cuánto te moleste el calor en la moto y del dinero que quieras gastarte en este accesorio. Si vas a emplearlo en trayectos cortos y no supone demasiada molestia, quizá la mejor opción sea usar uno con materiales absorbentes.

En el caso de que tu presupuesto sea más elevado y quieras conseguir buenos resultados en rutas largas, lo mejor será elegir un chaleco con líquido refrigerante para mantener la temperatura óptima y el confort durante más tiempo.

Viajar en condiciones adecuadas de temperatura y con ropa protectora será esencial para mantener la seguridad en la moto. Además de protegernos ante posibles caídas, nos ayudará a evitarlas al no provocar golpes de calor mientras conducimos.

Para circular seguro, además de la equipación adecuada, contrata un Seguro de Moto que se adapte a ti. MAPFRE te ofrece una amplia gama de coberturas adecuadas a las necesidades de cualquier motero.