5 Min de lectura | Hay marcas como Renault, Dacia, Subaru… que ya ofertan modelos adaptados al GLP (gas licuado del petróleo). Pero debes saber que, si quieres que tu coche disponga de esta propulsión, se puede instalar un Kit de conversión a GLP.

Los kit de conversión de GLP se pueden instalar en vehículos fabricados muy actuales, tanto en un coche nuevo como usado, si bien hay que considerar que la normativa vigente permite homologar el proyecto y reforma de aquellos vehículos de la norma Euro 3 en adelante, pudiendo cambiar el etiquetado medioambiental de la DGT exigido para los vehículos Euro4, Euro 5 o Euro 6 de su original “C” a “ECO”.

Esquema kit de gas

Fuente: Revista Motor Mundial

El procedimiento de transformación no es nada nuevo ya que lleva décadas funcionando por lo que es muy habitual encontrar coches con propulsión a gas en las ciudades españolas, con una infraestructura de más de 700 puntos en España para repostar (normalmente denominado “autogas”).

Kit de conversión desde un motor gasolina o diésel a GLP

Coche de GLP visto interior

Fuente: Revista Motor Mundial

La verdad es que el procedimiento es bastante simple y rápido, ya que no precisa de muchos elementos y consiste solo en la instalación de un sistema de combustible secundario, mediante los siguientes componentes:

  • Depósito para el “autogas”
  • Tubos de conexión hasta la toma de llenado y hasta el motor
  • Nuevos inyectores del motor
  • Centralita propia de gestión de la combustión de GLP
  • Conmutador que acciona el cambio entre un tipo de combustible y otro
 Repostando gas

Fuente: Revista Motor Mundial

Se añade también un interruptor en el salpicadero del coche para accionar el conmutador con el fin de poder alternar el combustible de uso a gusto del conductor, y además se instala el mecanismo que realiza el cambio automáticamente en función del nivel que vaya quedando en cada depósito de combustible sin necesidad de que intervenga el usuario.

El sistema instalado a su vez garantiza que el arranque se realice siempre con el combustible tradicional cuando la temperatura ambiente es baja, pudiendo alternar entre un combustible a otro al alcanzarse la temperatura ideal del motor.

Una vez instalado el kit de conversión es obligatorio realizar la homologación para añadir a la ficha técnica del coche su nueva cualidad como vehículo propulsado también por gas. Dicha homologación se ejecuta en una estación de ITV que certificará la conversión a GLP así como su correcto funcionamiento respecto a los estándares requeridos como seguridad en un vehículo de GLP.

 Depósito gas en el maletero

Fuente: Revista Motor Mundial

En lo referido a la ITV periódica, conviene comentar que el procedimiento es idéntico al que sufriría el coche antes de la conversión, evaluando los mismos puntos y añadiendo la revisión de algunos elementos nuevos como son el depósito de gas y los conductos de este para asegurar la inexistencia de emisiones de gases tóxicos.

¿Cómo se percibe el cambio a gas?

En lo que se refiere al sonido del motor, la diferencia es prácticamente imperceptible, si bien la potencia que aporta el motor no es la misma que con los carburantes tradicionales, ni tampoco la media de consumo, ya que el gas se encuentra comprimido y con mayor densidad, por lo que su volumen es mayor.

En general se puede afirmar que se pierde entre un 10 y un 20% de potencia circulando con gas, con un incremento similar en cuanto a consumo.

Depósito gas en sub-maletero

Fuente: Revista Motor Mundial

Ventajas del uso del GLP

  • El precio del gas es bastante más bajo que el de la gasolina y el gasoil, permitiendo un ahorro próximo al 50%.
  • La amortización del coste de la instalación del kit de conversión a GLP se prevé en unos 50.000 km
  • Supone una emisión de gases contaminantes un 40% menor.
  • Los fallos mecánicos que pueda tener el vehículo son los mismos a los que se expone con el motor original, siempre que los mantenimientos sean precisos y exquisitos en los tiempos marcados por los fabricantes.

¿Cuánto hay que gastarse para convertir un vehículo a GLP?

Es cierto que cada coche necesita un kit diferente que se adapte a su motorización y espacio, aunque como promedio la conversión de un vehículo de gasolina o diésel a uno bi-fuel más o menos se puede establecer en 1.800 a 2.000 euros, que se pueden abaratar o ampliar en función del depósito que se elija y algunas otras características del kit y del coche origen.

 Escape y depósito gas en los bajos

Fuente: Revista Motor Mundial

Hay muchas empresas que se han especializado en este tipo de conversiones, aportando una evaluación previa del vehículo y asesorando en cuanto al coste y los tiempos necesarios. Muchas de ellas ofrecen algunos extras como el coche de sustitución gratuito mientras dure la conversión, un llenado gratuito de GLP, etc.

Para este tipo de coche, o para el que tengas, te recomendamos el Seguro de Coche MAPFRE a tu medida, que pone las mejores coberturas según tu conducción.

Motor Mundial
Periodista Especializado en Automoción en Motor Mundial

El equipo de redacción de Motor Mundial se suma al canal como experto en el sector de la automoción. Gracias a su larga trayectoria y años de experiencia, sus contenidos sobre modelos de coche y moto, además de las pruebas en carretera y todas las novedades en el mundo del motor superan las expectativas en cuanto a veracidad y profundidad del lector más exigente.