3 Min de lectura | ¿Qué es el renting flexible de coches? ¿Por qué interesa, sobre todo, a pymes y autónomos? ¿Cuáles son sus ventajas? Veámoslo.

El renting flexible es  un alquiler de vehículos por un periodo de tiempo establecido que suele ser largo. Dicho de otro modo, se alquila un coche durante una larga temporada para satisfacer las necesidades de un conductor o empresa o durante un número determinado de kilómetros.
Durante el tiempo que dura el alquiler, el cliente deberá pagar una cuota mensual que incluye ciertas coberturas y peculiaridades pactadas por ambas partes. El contrato se da por finalizado entre la empresa de renting y el arrendatario cuando haya transcurrido el periodo de tiempo establecido o se hayan cumplido los kilómetros acordados en el contrato. Finalizado el contrato el usuario tiene la opción de realizar un nuevo contrato con las condiciones que estime oportunas para cubrir sus necesidades.

Tipos de renting flexible

Mujer sonriente con móvil junto a un coche negro

Nos encontramos con que el renting es una modalidad de alquiler de vehículos que permite una rotación de los mismos para empresas o particulares que necesitan una flota que esté siempre disponible. Dentro del renting nos vamos a encontrar dos modalidades:

  • Renting fijo
  • Renting flexible

Características del renting flexible

En esta ocasión vamos a hablar del renting flexible, una modalidad que ha aparecido en los últimos años y que ha servido para dinamizar el mercado de este tipo de vehículos. A continuación te mostramos cuáles son las principales ventajas y características del renting flexible:

  • El usuario de renting flexible tan solo va a pagar por lo que utiliza su vehículo. El cliente solo pagará por los kilómetros que haga o por el tiempo que esté usándolo, de esta manera la empresa o autónomo consigue ahorrar mucho dinero.
  • Los gastos de estos vehículos son deducibles al 100 por cien para los autónomos y las empresas.
  • Los vehículos alquilados mediante esta modalidad cuentan con asistencia las 24 horas del día los 365 días del año para que el que el cliente no tenga que preocuparse de nada.
  • No dispone de costes fijos y los contratos, aunque suelen ser a largo plazo pueden modificarse para que tengan una duración más reducida.
  • Permite una mayor facilidad a la hora de rescindir el contrato si el cliente tiene algún problema con su negocio, además de realizar cambios en el mismo.
  • Se puede realizar un presupuesto más personalizado para los clientes, asegurándose de que se cumplen sus necesidades.
  • Son contratos que se adaptan a las necesidades del cliente. Si por cualquier circunstancia se debe adaptar el contrato para modificar los kilómetros, el tiempo por el que se alquila o cualquier otra opción, el cliente y la empresa pueden acordar un nuevo contrato sin penalizaciones.

Dependiendo de la empresa que contrates, te ofrecerán unos servicios u otros y podrás fijar el plazo de alquiler que más te convenga para las necesidades de tu negocio. Como ves, las ventajas y características que tienen este tipo de contratos están haciendo que cada vez más personas se decanten por el renting flexible frente a la compra de una flota propia o al renting tradicional, más rígido y con contratos mucho más largos.