4 Min de lectura | Jeep ha renovado su buque insignia, el Grand Cherokee, con nueva imagen, más tecnología y conectividad y mejoras de confort y equipamiento. Sigue siendo una de las opciones puras en el mundo de los todoterreno.

El modelo 2014 del Jeep Grand Cherokee ha estrenado nueva imagen exterior más dinámica con faros más modernos y luces diurnas de LED, nueva parrilla con menos cromados y parachoques de nuevas formas. La parte trasera cambia menos, apenas algunos detalles en el portón.

Un gran cambio de fachada para el Jeep Grand Cherooke

Se trata del repaso de imagen de mitad de vida, porque aunque no lo parezca, el actual Jeep Grand Cherokee se presentó ya en 2010. Y es que se ve poco en España, mucho menos que las exitosas generaciones anteriores porque se ha convertido en un todoterreno de más lujo y mayor tamaño, debido a las exigencias de los clientes americanos.

Ahora el Grand Cherokee, lucha de tú a tú con el Mercedes ML o el Range Rover Sport, porque cuenta con una imagen dinámica de SUV exclusivo y moderno de gran tamaño, pero sin dejar de ser tampoco una alternativa a los todoterreno puros como el Toyota Land Cruiser o el Land Rover Discovery, ya que el Jeep mantiene la reductora y el sistema Selec-Terrain de serie, así como la suspensión de altura variable en algunas versiones.

En cifras, el Jeep Grand Cherokee es un todoterreno grande de 4,82 metros de largo, 1,95 metros de ancho y 1,79 metros de alto. En su interior hay mucho espacio para cinco ocupantes y un enorme maletero de 782 litros. Un coche tan grande y con caja transfer y suspensión neumática no es ligero, y por eso pesa con el motor diésel 3.0 CRD de 2.403 a 2.522 kg según el acabado. Es mucho, pero es lo que pesan los todoterrenos grandes como el Land Cruiser o el Discovery, hay que contar con ello.

 

Prestaciones del Jeep Grand Cherooke 2014

El motor diésel que hemos probado es el más potente 3.0 CRD de 250 CV, con el acabado Overland por 72.488 euros. Tiene unos enormes 570 Nm de par máximo disponibles a 2.000 rpm. Es este gran par el que permite las grandes aceleraciones a este gran vehículo.

También permite realizar conducción todoterreno de forma suave con el cambio automático ZF de última generación de 8 velocidades, siempre con potencia de reserva para superar obstáculos. El consumo combinado anunciado es de 7,5 litros/100 km, lo que permite mantenerse en el tramo de impuesto de matriculación del 9,75% para no elevar más el precio. En la prueba hemos conseguido un consumo medio de 9,8 l/100 km según el ordenador tras poco más de 500 km. Nos parece muy correcto para el tipo de coche grande, pesado y cargado de equipamiento.

Hay una versión más económica con motor de 190 CV, disponible con dos acabados inferiores desde 52.614 euros. Básicamente es el mismo motor con menos potencia y en conducción normal no gastará menos, sólo con una conducción con fuertes aceleraciones de forma habitual se llegará a notar un menor consumo, por lo que el gasto de combustible no debe ser un factor de decisión entre un motor u otro, el factor que decida debe ser la relación entre el coste de adquisición y equipamiento. Hay tres motores de gasolina, pero no son interesantes desde el punto de vista sensato por sus altos consumos y mantenimientos. Aun así, el Seguro de Coche MAPFRE siempre te ofrece una opción muy completa y ajustada para cada vehículo. Se trata de un V6 de 3,8 litros y 286 CV; un V8 de 5,7 litros y 352 CV, y el exagerado V8 sobrealimentado de 6,4 litros y 468 CV.

 

La gama se reparte en cuatro acabados disponibles según los motores. De todas las versiones disponibles destacamos las siguientes:

  • La más sencilla Grand Cherokee Laredo con motor diésel de 190 CV con una oferta actual por menos de 50.000 euros y que cuenta con llantas de 18 pulgadas, faros de xenón, asiento del conductor eléctrico, acceso y arranque sin llave y el sistema multimedia UConnect con Bluetooth y pantalla grande.
  • El otro que destacanos es el Grand Cherokee Limited con motor de 250 CV por 63.407 euros, que añade la tapicería de piel, los sensores de aparcamiento con cámara, protón eléctrico y los asientos calefactados en los asientos de la primera y segunda fila. Este último, lo vemos más atractivo que gastarse 9.000 euros más en el acabado Overland de la unidad que probamos, que viene con llantas de 20 pulgadas menos indicadas para el campo, tapicería de piel más cara con innecesaria piel en el salpicadero, techo panorámico, control de crucero adaptativo y la suspensión neumática de altura libre, aunque ésta sí es atractiva.