3 Min de lectura | El filtro de la gasolina es un elemento esencial para el buen funcionamiento del motor, ya que es el encargado de evitar la penetración de impurezas que podrían dañarlo. Pero, ¿qué ocurre si el filtro de gasolina está sucio?

El filtro del combustible en una malla protectora que impide el paso de la suciedad al circuito de inyección del vehículo, a la bomba de presión, al circuito de alimentación o a los inyectores. Un filtro de la gasolina sucio puede obstruirse y dejar de cumplir su función.

¿Por qué el filtro de la gasolina está sucio?

Entre las causas que influyen en la obstrucción del filtro de la gasolina, podemos citar:

  • No haberlo cambiado cuando correspondía.
  • Utilizar carburante de mala calidad que puede contener muchos residuos (agua, cera, alquitrán, sedimentos, etc.).
  • El estilo o forma de conducción.
  • Excesiva humedad

¿Qué problemas genera un filtro sucio?

Un filtro de gasolina sucio puede impedir la correcta circulación del combustible, lo que daría lugar a un funcionamiento irregular del motor y, por ende, causar graves averías.

Por otra parte, un filtro sucio podría permitir el paso de impurezas, con lo que aumentaría la fricción entre las partes móviles del motor ocasionando su rápido desgaste, que afectaría a otros componentes delicados de la mecánica del vehículo (válvulas, bomba de presión, inyectores…).

¿Cómo saber cuándo está obstruido o sucio el filtro de la gasolina?

Filtro de combustible

https://bit.ly/2KQlWyG

Hay que observar atentamente si el vehículo comienza a experimentar alguno de los síntomas siguientes, ya que puede ser un indicio claro de que el filtro está obstruido:

Ruido del motor

Si nada más arrancar el motor o al ralentí se nota que el coche hace algún ruido extraño o irregular, posiblemente sea a causa de que el filtro está sucio.

Dificultades para arrancar

Los problemas para arrancar el coche pueden tener distintos orígenes: batería, motor de arranque, sistema de transmisión, etc. No obstante, una de las causas más frecuentes es la obstrucción del filtro de la gasolina, lo que impide que esta fluya de forma correcta hacia el motor.

Se puede saber fácilmente al percibir un fuerte olor a gasolina o al observar una excesiva salida de humos por el tubo de escape.

El coche se para durante la marcha

Si bajan las revoluciones del motor porque le llega poca gasolina, puede ocurrir que el coche se pare en plena marcha. Esta circunstancia sucede normalmente cuando el coche ha permanecido inactivo durante largos periodos de tiempo, puesto que, en esta situación, el combustible se deteriora y genera gran cantidad de partículas que serán arrastradas posteriormente hacia el filtro.

Esto está sucediendo con mucha frecuencia en la actualidad, ya que, con motivo de la COVID, muchos vehículos permanecen largo tiempo parados.

Problemas en el rendimiento y la aceleración

Se trata del síntoma más fácil de percibir, porque la obstrucción del filtro disminuye el caudal de entrada de gasolina, generando de esta manera repentinos ascensos y descensos de potencia.

Se puede comprobar fácilmente cuando, al exigir un incremento de potencia, en un momento determinado, por ejemplo, en un adelantamiento, el coche no responde. Y también se podrá observar que el rendimiento del vehículo desciende, considerablemente, cuando se lleva alguna carga.

Aumento de consumo de combustible

Este es otro posible síntoma de un filtro obstruido o sucio. Un filtro, en estas condiciones, hace que la presión del suministro de carburante no sea la adecuada, por lo que, para compensar, el motor demandará una mayor cantidad de combustible, que inevitablemente incrementará el consumo del mismo y las visitas a la gasolinera.

Cuándo cambiar el filtro de la gasolina y precio de la operación

La mayoría de los fabricantes recomiendan cambiarlo a los 60.000 kilómetros, pero sería preferible hacerlo a los 30.000, para evitar problemas añadidos.

Su sustitución es una tarea sencilla y no muy costosa ya que, entre mano de obra y filtro, puede salir por unos 50 o 60 euros. En el mercado existen muchos tipos de filtros, pero los más utilizados son los blindados o de cartucho.

Para tener tu vehículo siempre a punto, MAPFRE pone a tu disposición diferentes pólizas con gran cobertura y servicios, así como una amplia red de talleres especializados.