3 Min de lectura | ¿Cómo te quedas si te decimos que dispones de una rueda de galleta en tu coche? No te quedes a cuadros, hablamos de la rueda de repuesto, esta sí la conoces, ¿verdad? Te contamos exactamente qué son y cómo circular con ellas.

En caso de pinchazo en mitad de la carretera es obligatorio contar con un sistema de reparación o con una rueda de repuesto. Dependiendo de los modelos de coche, encontrarás una equipación diferente en este sentido. Te contamos qué son las ruedas de galleta, cuánto puedes circular con ellas, a qué velocidad y cómo debes conducir.

Qué es una rueda de galleta

Una rueda de galleta es una rueda de repuesto o de emergencia. Este tipo de ruedas cuentan con un tamaño reducido con el objetivo de ahorrar espacio en el maletero y permitir circular al vehículo hasta un taller para poder sustituir o reparar el neumático afectado.

Sus medidas son distintas a las de las ruedas convencionales, son muchos más estrechas y su diámetro es menor. La mayoría de los vehículos vienen equipados con ellas, para permitirte continuar tu marcha tras sufrir un pinchazo o reventón en la carreta.

Debido a que se tratan de ruedas de emergencia y con un tamaño menor al de los neumáticos de tu vehículo deberás tener en cuenta que el número de kilómetros que podrás hacer con ellas, la velocidad y la presión que necesitan será diferente a la del resto de ruedas.

A qué velocidad se puede circular con una rueda de galleta

El cometido de las ruedas de galleta es hacer que el conductor pueda circular, tras un pinchazo, al taller más cercano, por lo tanto, la velocidad que pueden alcanzar este tipo de neumáticos siempre será inferior a la de los convencionales. Con una rueda de repuesto podrás conducir a un máximo de 80 kilómetros por hora.

Duración de una rueda de galleta

Se trata de una rueda de emergencia, por lo que no deberás usarla durante mucho tiempo. Por norma general, este tipo de neumáticos tienen una vida útil de unos 200 kilómetros. Podrás asegurarte de esta cifra mirando en el lateral de la rueda que indicará los kilómetros que puedes recorrer con ella.

Si circulas mucho tiempo con ella, te arriesgas a dañar algunas partes de tu coche ya que la estabilidad no es la misma al llevar neumáticos de distinto tamaño. Puede verse afectada la suspensión, el eje, el diferencial, los rodamientos o la caja de cambios. Por este motivo, es importante no excederse en su tiempo de uso.

Lo más recomendable es que la sustituyas una vez que la hayas utilizado, de esta manera te asegurarás de que está en perfectas condiciones para cualquier emergencia que pueda surgir.

Presión de las ruedas de galleta

Para poder circular de manera segura, este tipo de ruedas cuentan con una presión diferente a la de los neumáticos convencionales. Esta suele situarse en unos 4 bares por encima de las originales de tu vehículo. Puedes comprobar en el lateral exterior de la rueda la presión que necesitan para circular. Si no cuenta con esta información, podrás localizarla en la puerta donde se encuentra la pegatina que indica las presiones del resto de neumáticos. Para asegurarte de que cuando la vayas a usar esté en óptimas condiciones, es conveniente que revises su presión cada cierto tiempo ya que puede desinflarse con el paso de los años.

Cómo conducir con una rueda de galleta

Debido a las particularidades de las ruedas de galleta, será necesario que ajustes la velocidad, la presión y la distancia que vas a recorrer con ella. Pero además, es conveniente que sigas una serie de indicaciones a la hora de conducir.

La principal norma es conducir con precaución, sin exceder la velocidad recomendada y evitando volantazos o movimientos bruscos que puedan afectar a la estabilidad del vehículo.

No es recomendable realizar frenadas fuertes, en el caso de necesitarlo, debes tener en cuenta que el vehículo tardará más en detenerse y reaccionará de una forma diferente a la que es habitual.

Cómo cambiar una rueda de galleta

Hombre cambiando una rueda en la carretera

El cambio de este tipo de ruedas se realiza de la misma forma que una rueda convencional. En este post te explicamos cómo hacerlo. Pero ten en cuenta que si no sabes cambiarla o necesitas ayuda puedes contar con las garantías de tu Seguro de Coche MAPFRE que cuenta con asistencia en carretera.

CALCULA TU PRECIO

La mejor opción tras cambiarla es circular hasta el taller más cercano y sustituirla por una nueva de manera que garantices tu seguridad y la integridad de tu vehículo. Recuerda que este tipo de ruedas de emergencia tan solo están indicadas para salir del paso y poder librar a los conductores del apuro de quedarse tirados en una carretera sin poder circular.

canalMOTOR

El equipo de redacción de canalMOTOR lleva más de 10 años proporcionándote contenidos relacionados con el mundo de la automoción. No solo los mejores modelos de coche y moto, sino compartiendo información práctica sobre tu vehículo: consejos de mantenimiento, de conducción, formas de ahorro y seguridad vial, entre otros. Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica que te ayuda en el día a día de tu vehículo.