Cómo preparar tu coche para el invierno

Publicado por Irene Mendoza, 20 Nov 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

invierno

Descienden rápidamente las temperaturas, ya no hay tantas horas de sol, aparecen las primeras nieves y el hielo puede hacerse notar peligrosamente en las carreteras. Si: ya es invierno y por ello, debes estar preparado para todo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Objetivo: evitar los problemas que puedan provocar las heladas y la nieve en el coche.
  • Fundamental: monta neumáticos de invierno, o lleva siempre cadenas. 
  • A revisar: líquido anticongelante y frenos.

 

Como en cada cambio de estación debes tener el coche a punto. Por tu seguridad, por la de los demás conductores, y por prevenir. Si atajas un problema a tiempo evitarás averías más gordas y caras en el taller.

 

Lo fundamental siempre son los neumáticos. No sólo hay que revisar que el dibujo sea correcto y no tenga una profundidad menos a los 1,6 mm o que las presiones sean las apropiadas según el fabricante. Tienes que tener una precaución extra: con el frío, las ruedas suelen desinflarse ligeramente y pueden estar cuarteadas por los cambios de temperatura.

 

 

Si vas a circular a menudo por zonas con mucha agua o nieve, lo mejor es que montes para esta temporada unos neumáticos de invierno, te olvides de las cadenas,  y guardes en un lugar fresco y seco tus neumáticos normales para el resto del año. Y es que, los neumáticos de invierno llevan un dibujo más profundo, los compuestos son más resistentes y la goma tiene un compuesto de mayor agarre en cualquier tipo de situación (barro, nieve, hielo).  

 

Si no puedes o no quieres montar neumáticos de invierno, no te olvides de tener cadenas a mano. Las hay metálicas o textiles, pero te recomendamos las primeras, por ser más resistentes aunque puedan ser más difíciles de poner.

 

Además, el invierno es un momento obligatorio para revisar los frenos. Que suenen o chirríen puede deberse tanto a unas pastillas en mal estado como a unos discos deteriorados. Si cuando accionas el pedal de freno notas que está demasiado blando, puede que tengas que revisar el nivel del circuito del líquido de frenos (y esto, mejor en un taller).

 

Atención a los líquidos. Bajo el capó hay un depósito con un líquido anticongelante de color llamativo (amarillo, rosa, verde…) cuya composición lo prepara para que no se evapore por encima de 100 grados y que no se congele por debajo de 0 grados. Es muy importante que el líquido se mantenga entre el mínimo y el máximo del nivel.

 

Y por último, lleva siempre un rascador para las lunas y no te olvides de revisar el estado de los limpiaparabrisas tras el calor, ya que les darás mucho uso y tienen que estar en perfectas condiciones porque de ellos depende nuestra visibilidad.  Recuerda repasar los espejos retrovisores, las ventanillas y también los faros y pilotos. En cuanto a las ventanillas, no intentes retirar el hielo bajándolas: si la capa es muy gruesa, no bajarán y puedes romper los motores de los elevalunas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios