4 Min de lectura | ¿Sabes que es el sensor de ángulo de punto muerto? Te mostramos qué tecnología utiliza y cómo puede hacer más segura tu conducción en carretera. Además de las ventajas y desventajas que tiene.

Cuando te pones al volante de tu vehículo debes estar atento a todo lo que ocurre a tu alrededor y eso implica estar pendiente también de lo que pasa en la parte trasera y los laterales del coche. Para esta misión, todos los automóviles están equipados con espejos retrovisores que facilitan la tarea. A pesar de ello, en ocasiones, es posible que exista algún ángulo de visión que no quede cubierto por estos. Para solventar este problema existen los detectores de ángulo de punto muerto. Te contamos qué son y cómo funcionan.

Qué es un detector de ángulo muerto

Los ángulos o puntos muertos son aquellos que no vemos en los retrovisores, es decir, son espacios que estos no cubren y que impiden al conductor conocer si hay o no otro vehículo en el lateral del coche o tras él. Estos ángulos se minimizan mucho si se sabe cómo regular correctamente los retrovisores, pero no siempre cubren toda la superficie. Para minimizar los problemas con estos puntos ciegos y evitar problemas de conducción los fabricantes apuestan por la tecnología con sistemas de ayuda a la conducción como es el caso de estos detectores.

Su funcionamiento es sencillo, cuentan con unos sensores capaces de detectar a los coches que circulan en la parte trasera o lateral del coche que no se ven correctamente en el retrovisor y mediante señales acústicas o visuales avisan al conductor del vehículo. Cuando el sensor detecta que existe un automóvil en estos puntos ciegos manda una señal para que el conductor sepa en todo momento que está sucediendo y pueda conducir lo más seguro posible.

Retrovisor mostrando un coche que circula en la parte posterior

https://cutt.ly/Xmi9cqu

La tecnología que utilizan este tipo de detectores puede ser muy variada: desde sensores en la parte traseras, hasta cámaras situadas en los retrovisores laterales que procesan imágenes de largo alcance para avisar al conductor de lo que sucede tras él.

Debes tener en cuenta que estos dispositivos no son infalibles, ya que por lo general, su zona de acción es de unos 10 metros por detrás del espejo y unos 4 metros laterales. Los sensores reconocen la silueta del coche cuando hay luz y por la noche detectarán los faros del mismo para avisar al conductor.

Tipos de sensores de ángulo muerto

Los sistemas de detección de ángulo muerto pueden contar con dos tecnologías. Los coches más antiguos suelen indicar la presencia de vehículos según los parámetros establecidos y avisar al conductor mediante una señal, pero no limitan su capacidad. Esto es lo que se conoce como sistemas de tipo pasivo. Dicho de otro modo, en el retrovisor se encenderá un indicativo de manera permanente cuando haya un automóvil situado en el punto muerto, pero no impedirá que el conductor realice ninguna acción.

En el caso de los vehículos más modernos, estos sistemas suelen ser activos y se relacionan con los asistentes de cambio de carril. Es decir, cuando el conductor acciona el intermitente para cambiar del carril y se detecta otro vehículo en ángulo muerto, esta tecnología interviene en los frenos para impedir un accidente. Debes tener en cuenta que tanto si el sistema es activo como pasivo podrás activarlo o desactivarlo cuando estimes oportuno.

¿Son eficaces?

Los detectores de ángulo muerto son una ayuda muy importante para los conductores, pero tienen una serie de limitaciones que debes tener en cuenta cuando conduzcas un vehículo con cualquiera de estos sistemas.

  • Como hemos señalado anteriormente, los sensores reconocen la silueta de los coches cuando hay luz y los faros cuando estos están encendidos, por lo que si es de noche y un automóvil circula sin luces, no lo detectarán. Lo mismo ocurre con personas o ciclistas ya que su silueta es mucho más pequeña que la de un coche.
  • Cuando la calzada está mojada tienen una menor efectividad, también sucede lo mismo cuando el sol se encuentra sobre el horizonte y se refleja en la cámara. Algo que puede hacer fallar al sistema es la propia sombra del coche. En cualquiera de estos casos, avisará de que hay un vehículo en este ángulo, aunque realmente no esté ahí.
  • Otro de los fallos que puede presentar es la confusión de otros elementos de la carretera como los guardarailes con vehículos. Esto hará que los sensores avisen al conductor, a pesar de que no hay ningún peligro.

Estos detectores de ángulo muerto te ayudarán a conducir de una manera más segura y a evitar accidentes en carreteras provocados por una mala visibilidad de la parte trasera. Debes saber que no son obligatorios, pero cada vez más vehículos cuentan con ellos, ya sean de forma activa o pasiva para mejorar la experiencia de conducción. Si quieres circular completamente seguro en carretera, presta atención a todo lo que ocurre a tu alrededor y contrata un seguro de coche MAPFRE para poder solventar los problemas que puedan ocurrir en cualquier viaje.