4 Min de lectura | No hay que usar el teléfono cuando conducimos ya que, al manipularlo, ponemos en riesgo nuestra seguridad y la de todo aquél que está en la carretera. Hacerlo nos acarreará una sanción económica, y pérdida de puntos.

Son muchas las pruebas que demuestran que coger el teléfono al volante reduce nuestra atención y aumenta la distracción. Es por esto que debemos evitarlo siempre, puesto que supone un peligro innecesario al que nos exponemos. Pero es que, además, puede hacer daño a nuestro bolsillo. El coste de la multa por usar el móvil durante la circulación no es para tomárselo a broma.

Multas por usar el móvil al volante

En 2021 las multas por usar el teléfono móvil al volante se han endurecido con el objetivo de evitar que los conductores se distraigan con este dispositivo. En estos momentos, no solo se sanciona el hablar por el teléfono móvil, sino que sostenerlo en la mano o echarle un ligero vistazo en el interior también puede ser penado.

Importe de las multas por utilizar el teléfono móvil

Desde la entrada en vigor de la nueva normativa, las sanciones han aumentado de importe y son mucho más duras para los conductores.
Mujer usando un teléfono móvil mientras conduce

Así, las multas establecidas a nivel económico conservan el mismo importe que tenía, 200 euros, pero aumentan el número de puntos que se le pueden retirar al conductor por cometer esta infracción. En la actualidad, se enfrenta a la pérdida de 6 puntos en el carné de conducir. Hasta el año 2020, esta se situaba en 3 puntos.

¿Qué ha cambiado en la normativa actual?

La reforma actual de la Dirección General de Tráfico busca que el uso del teléfono al volante sea nula y por ello ha establecido una serie de nuevos supuestos en los que el conductor podrá ser multado. Hasta ahora, el conductor era sancionado si usaba su teléfono mientras el vehículo se encontraba en movimiento o lo manipulaba mientras conducía. Algo que daba píe a interpretaciones y confusiones sobre la propia norma.

En la actualidad, sostener el teléfono móvil con la mano mientras se conduce, aunque esto no implique que se esté usando ya se considera como una infracción en la que el conductor será penado con 200 euros y la pérdida de 6 puntos en el carné de conducir.

Por lo tanto, el principal cambio con respecto a la norma anterior se basa en que no es necesaria la interpretación del agente, sino que basta con que las cámaras instaladas en las carreteras lo detecten y se aporte una fotografía del conductor con el teléfono en la mano.

Los peligros de usar el móvil al volante y su persecución

La primera causa de accidentes de tráfico en nuestro país, según los datos de la Dirección General de Tráfico tienen que ver con las distracciones. Estas han representado un 28 por ciento de los accidentes con víctimas mortales de todos los ocurridos en el año 2019. Dicho de otro modo, 359 personas fallecieron por un despiste en la carretera.

Ante estas cifras, la DGT ha decidido perseguir de una manera mucho más severa este tipo de infracciones. El modo de hacerlo ha sido el de aumentar los recursos para controlar la utilización del teléfono móvil al volante. Estos son medios como:

  • Cámaras instaladas en las carreteras de nuestro país para controlar el uso del teléfono. Estas buscan establecer pruebas fotográficas del delito.
  • Furgonetas camufladas: pasan más desapercibidas que los coches o controles, pero además ayudan gracias a su altura a conseguir una mejor visión a la hora de captar la infracción.
  • Patrullas de carretera, controles aleatorios y vehículos camuflados.
  • Pegasus: además de controlar la velocidad de los vehículos en carretera, este helicóptero también puede captar este tipo de infracciones y otras que tienen que ver con la seguridad vial.

El uso del teléfono móvil está cada vez más penado por la DGT. Algo que sucede por la alta siniestralidad de su utilización al volante y por el número elevado de fallecidos que provoca. La mejor opción es olvidarte de este dispositivo cuando conduzcas y colocarlo donde no pueda molestarte. Debes tener en cuenta que los coches modernos cuentan con sistemas que permiten atender y realizar llamadas a través del uso de la voz sin necesidad de levantar las manos del volante. Estos sistemas son legales y seguros y ayudan a eliminar las distracciones para el conductor. En coches más antiguo se pueden instalar dispositivos portátiles que funcionan mediante Bluetooth y que también proporcionan buenos resultados.

Aunque sin duda, lo mejor, es dejar el teléfono apartado y detenernos en un área de descanso o aparcar el vehículo si queremos responder a nuestros mensajes, consultar nuestros correos o realizar una llamada. De esta forma no solo estaremos garantizando nuestra seguridad, sino también la del resto de usuarios de la vía.