4 Min de lectura | Muchos conductores llevan en su maletero un extintor para el coche, pero ¿Son obligatorios? ¿Merece la pena contar con uno? ¿Qué tipo de extintores existen y qué ventajas tiene su uso en carretera? Aclaramos tus dudas.

Debido a las altas temperaturas que puede llegar a alcanzar el motor, un accidente o averías del vehículo pueden producirse pequeños incendios. Dentro de los utensilios que se pueden transportar en el automóvil cabe la posibilidad de contar con un extintor que solvente estos problemas en el caso de que ocurran ¿Es obligatorio llevar un sistema contra el fuego? ¿Qué tipos existen? Te contamos todo lo que debes saber sobre los extintores para coche.

Características de los extintores para coche

Para evitar posibles incendios en el vehículo puedes contar con un extintor para coche. Estos son iguales a los normales, pero de un tamaño más pequeño. El objetivo es que quepan en el maletero sin ocupar demasiado espacio y poder utilizarlos cuando sea necesario.

Su funcionamiento es el mismo que el de los extintores convencionales, es decir, contiene en su interior una carga de espuma o polvo que tiene la función específica de apagar las llamas de una forma rápida y eficaz. Actuar en pocos segundos es la clave para conseguir que el incendio no se convierta en más peligroso y en estos casos un extintor es esencial para conseguirlo.

Lo más probable es que no necesites utilizarlo, pero si se da la circunstancia, debes saber cómo hacerlo. Lo primero que debes hacer es familiarizarte con él, conocer su sistema de desbloqueo y cómo debe usarse.

En el caso de que se produzca un incendio en tu vehículo deberás seguir las instrucciones de bloqueo y apuntar con el extintor directamente al foco del fuego. La espuma o polvo del mismo harán que las llamas cesen al instante.

Por último, debes tener en cuenta que la mayoría de los extintores para coche, como los convencionales, tienen fecha de caducidad. Si la han alcanzado, serán menos eficaces, así que tendrás que estar atento para evitar contar con un equipo de extinción que no te proteja.

Obligatoriedad del extintor en el vehículo

Aunque contar con un extintor en el coche puede librarte de un problema mayor, no es obligatorio en nuestro país. A pesar de ello, es recomendable llevar uno, sobre todo si tu vehículo es muy antiguo, viajas con contenido o mercancías peligrosas o realizas viajes con mucha frecuencia en zonas de mucho calor.

Estos factores hacen que el riesgo de incendio aumente y por lo tanto contar con las medidas de protección adecuada ayudará a proteger tu coche, el entorno y al resto de los usuarios de la vía si surge algún accidente.

¿Merece la pena contar con un extintor en el coche?

Es probable que te hayas preguntado si merece la pena comprarse un extintor para el coche si las posibilidades de que se produzca un incendio son bajas, y además no es un sistema de protección obligatorio, pero lo cierto es que estos extintores tienen muchas ventajas:

  • Son sencillos de utilizar, manejables y funcionales.
  • No necesitan mantenimiento más allá de la fecha de caducidad.
  • Aumentan la seguridad en carretera ya que permiten acabar con un fuego pequeño de manera eficaz y rápida haciendo que este vaya a más y provoque problemas mayores.

Coche ardiendo de manera virulenta
Aunque no se trate de un elemento obligatorio, es recomendable, sobre todo para aumentar la seguridad cuando se viaja en carretera y minimizar los riesgos. Si quieres viajar completamente protegido en tu vehículo y tranquilo ante cualquier adversidad, además de contar con los elementos necesarios para solventar cualquier imprevisto, puedes contratar el Seguro de Coches MAPFRE con una cobertura que se adapta a ti y al tipo de vehículo que tienes para que puedas disfrutar del trayecto sin necesidad de preocuparte por nada.

¿Qué tipo de extintor debo comprar?

Si quieres comprar un extintor para el coche debes tener en cuenta su tamaño, pero también que sea sencillo de usar y que sea eficaz para los incendios que pueden darse en un vehículo. Para ello, estos sistemas de extinción disponen de una clasificación en función al tipo de fuego para que el usuario pueda elegir el más eficaz:

  • Clase A: pensado para extinguir materia sólida como las telas, la madera o el papel entre otras.
  • Clase B: cuando las sustancias que se quieren extinguir son líquidas, este es el caso del combustible o el aceite.
  • Clase C: para aquellos incendios que son provocados por gases como el butano o el propano.
  • Clase D: si los incendios se encuentran relacionados con metales.
  • Clase E: si se han producido por un problema eléctrico.
  • Clase F: todos aquellos cuyo origen sean las grasas o aceites.

En el mercado podrás encontrar distintas agrupaciones de estos tipos de fuegos, por lo que siempre deberás decantarte por el más eficaz. En el caso del coche, la mejor opción es elegir aquel que cuente con las categorías A, B y C que son las más comunes en los vehículos.