4 Min de lectura | Te contamos en este vídeo cómo elegir la vestimenta y calzado, cómo planificar la ruta o cómo organizar el equipaje para que tu viaje en moto en verano sea un auténtico placer.

Conducir la moto en verano es un auténtico placer. Esa sensación de paz y libertad, con el viento en la cara, sintiendo el asfalto en los puños y en todos los poros de la piel. Dicen que las carreteras tienen memoria, y que su historia puede palparse mejor en una moto que en un vehículo cerrado, ya que así se puede apreciar mejor el paisaje, sin interrupciones, y conocer más de cerca la cultura e idiosincrasia del lugar.

Si te estás planteando usarla solo en esta época del año, hazte con la póliza Cheste, la opción más flexible y paga sólo por los meses que necesitas. Pero, además de esta protección, necesitas cuidar otros aspectos para hacer que tu viaje en moto en verano sea inolvidable. ¡Toma nota!

Planifica todos los detalles de la ruta

Lo mejor de los viajes en moto en verano es la improvisación, pero no lo dejes todo al azar. Es importante tener planificados ciertos detalles:

          • Traza en un mapa la ruta que vas a realizar y calcula los kilómetros diarios.
          • Reserva los alojamientos con antelación.
          • Si quieres ir por carreteras secundarias, asegúrate de dónde están las gasolineras.
          • Revisa que tu póliza incluya asistencia en viaje. Es algo imprescindible, ya que no hay nada peor que quedarse tirado en medio de una ruta por un pinchazo, falta de combustible, o cualquier otro percance, y no tener a quién acudir. Todos los Seguros de Moto MAPFRE te ofrecen esta asistencia desde el kilómetro 0 y, en caso necesario, garantizan el remolcaje de tu moto en menos de cinco días.

¿Cómo llevar el equipaje?

Intenta llevar lo justo y estrictamente necesario y busca alternativas para ampliar el espacio de almacenaje. Puedes usar baúles, alforjas, bolsas de depósito, maletas laterales… en este enlace te contamos todas las opciones.

Eso sí, desaconsejamos viajar con una mochila, ya que puede entorpecer la aerodinámica, te hará sudar la gota gorda, y si llevas pasajero será un impedimento.

¿Qué ropa llevar en moto en verano?

Da igual que las temperaturas sean extremadamente altas, siempre debes llevar casco, guantes, chaqueta y pantalón largo. El 60 por ciento de las lesiones por abrasión en motoristas se producen en verano precisamente porque muchos de ellos optan por ir con prendas cortas.

Así que no te preocupes si te dejas un dineral, que estará muy bien invertido. Además, si tienes un Seguro a Todo Riesgo con Franquicia MAPFRE, puedes tener garantizada una indemnización económica de 400 euros para compensar los daños que puedan sufrir el casco y la vestimenta en un accidente.

Vestimenta y calzado

¿Chaqueta y pantalón largo en verano? No te preocupes, existen prendas específicas para esta época del año que permiten que el aire fluya por dentro, como:

          • Cazadoras perforadas.
          • Guantes microperforados y más finos que los de invierno.
          • Pantalones ventilados o vaqueros largos de Kevlar.
          • Botas microperforadas o, en todo caso, calzado cerrado.

Además, debes elegir bien la ropa que llevas debajo. Puedes usar camisetas térmicas que tienen la capacidad de eliminar la humedad interior y reducir el calor. En cambio, si usas prendas de algodón, acabarás empapado en sudor.

Casco

Los cascos integrales aportan una mayor seguridad. Elige uno con:

          • Sistema de ventilación (si es regulable, mejor).
          • Forro transpirable e hipoalergénico (para evacuar el exceso de sudoración y evitar alergias), que se pueda sacar y lavar.
          • Visor solar escamoteable para que no te ciegue el sol. Si no lo tiene, puedes usar una pantalla oscura de quita y pon.

¿Qué debes revisar antes de salir de viaje?

Vista del cuadro de instrumentos de una moto

https://bit.ly/3uYYaTu

 

Siempre que se sale de viaje en moto hay que revisar su estado, pero en verano hay que prestar especial atención a lo siguiente:

          • Aceite: con el calor es normal que la moto consuma más aceite. Por ello, es importante revisar sus niveles y usar un aceite especial más denso, atendiendo siempre a las especificaciones del fabricante.
          • Líquido refrigerante: si tu moto lleva refrigeración líquida, revisa sus niveles y, si está en mal estado, cámbialo y haz una limpieza de todo el circuito. Recuerda revisar también los manguitos y abrazaderas ante posibles fugas.
          • Frenos: revisa el nivel y el estado del líquido de frenos y cámbialos si ya toca o si están en mal estado (si cada vez que los accionas escuchas un chirrido o sientes un tacto esponjoso en la maneta o el pedal).
          • Neumáticos: con el calor, el caucho de los neumáticos se reblandece y, si no están con la presión adecuada (incluso un poco por encima si vas con pasajero), puede acelerar su desgaste. Vigila que la goma no se cuartee y que se vea bien el dibujo. Si no es así, lo mejor es cambiarlos.
          • Cadena: debe estar limpia, engrasada y tensada en sus valores.
          • Bombillas: no olvides llevar un juego de repuesto.

Si no tienes presupuesto suficiente para solventar los desperfectos de tu motocicleta, con el Seguro de Motos a Terceros Ampliado MAPFRE puedes tener a tu disposición un préstamo de hasta 3.600 euros que incluye el pago de los intereses y gastos financieros para la reparación de la moto.

Y no olvides unirte al mejor club de motos gratuito: MAPFRE Cuidamos tuMoto, donde tendrás acceso a bonificaciones en el repostaje, descuentos en la compra de equipación y accesorios, consultas con asesores y expertos, y un largo etcétera. Infórmate aquí de todos los beneficios.