3 Min de lectura | Para conducir una moto con marchas de hasta 125 cc no es necesario hacer ningún tipo de prueba, basta con tener el carnet B de coche. Pero en este tipo de motos conviene tener claras ciertas nociones importantes. Te lo contamos.

En España, la legislación actual permite que cualquier conductor con carnet B de coche, que tenga 3 o más años de antigüedad, pueda conducir motocicletas de hasta 125 cc sin tener que hacer ningún tipo de prueba.

No obstante, aún para aquellos familiarizados con la conducción de coches, la tarea de cambiar de marchas al conducir una motocicleta puede suponer una cierta complejidad. Por este motivo, lo ideal es hacer un pequeño curso de entrenamiento con profesores para aprender con mayor seguridad y rapidez.

Si, por el contrario, quieres aprender tú solo, debes tener la precaución de hacerlo en lugares sin tráfico (polígono, aparcamiento, explanada, etc.) hasta que te sientas seguro y domines razonablemente la técnica de modo intuitivo y con soltura.

Lo que debes saber antes de empezar

Lo primero que debes hacer para conducir una moto con marchas es conocer las distintas partes que vas a tener que utilizar en la conducción y familiarizarte con su funcionamiento. Nos referimos básicamente a tres mandos:

  • El acelerador, que acelera el motor.
  • El embrague, que conecta y desconecta la transmisión.
  • La palanca de cambios, que selecciona las marchas.

Los dos primeros, acelerador y embrague, se operan con la mano, y el tercero, la palanca de cambios, se gestiona con el pie.

¿Dónde se encuentran?

El acelerador se encuentra en la empuñadura derecha. Girándola hacía ti, aumentan las revoluciones del motor, y girándola en sentido contrario, disminuyen.

El embrague es una palanca que se encuentra en frente de la empuñadura izquierda. Es responsable de transferir la torsión del motor a la transmisión.

La palanca de cambios es una barra ubicada en frente del pedal izquierdo y es la responsable de cambiar entre velocidades.

Posiciones de la palanca de cambios

El patrón de velocidades predominante para motocicletas manuales se selecciona haciendo clic en la palanca de cambios con el pie izquierdo y es uno hacia abajo y cuatro o cinco hacia arriba.

El punto muerto se encuentra entre la primera y la segunda velocidad. Para seleccionarlo, se mueve suavemente la palanca de cambios hacia abajo desde la segunda marcha, mientras se tira del embrague hasta el fondo. En el panel de instrumentos aparecerá una luz indicadora que, generalmente, es de color verde.

Técnica para cambiar de marcha

Hombre conduciendo una moto con marchas

Fuente: https://bit.ly/3OKWUgV

Para cambiar de marcha debemos utilizar de manera suave los tres elementos mencionados y en el siguiente orden:

  • Tirar de la palanca con la mano izquierda y mantenerla apretada para desacoplar el embrague.
  • Soltar totalmente el acelerador.
  • Sin soltar el embrague, seleccionar la primera marcha pisando con el pie izquierdo hacia abajo.
  • Con la marcha engranada, ir soltando gradualmente el embrague.
  • Acelerar suavemente mientras se suelta el embrague.
  • Acelerar progresivamente hasta que se necesite subir a otra marcha.

Cada movimiento hacia arriba con la palanca de cambios permite subir una marcha. Para reducir una marcha, se empuja la palanca de los cambios un nivel hacia abajo.

Los frenos

El freno delantero es la palanca que se halla frente al puño derecho y el trasero está en la palanca bajo el pie derecho.

Cuando se circula a velocidad alta, lo habitual es frenar con los frenos delanteros, al principio suavemente y luego progresivamente más fuerte hasta que haya disminuido la velocidad. La utilización del freno trasero a alta velocidad tiene muy poco efecto.

Consejos de seguridad

Entre otros muchos, reseñamos los siguientes:

  • La suavidad es vital tanto en el uso de los frenos delantero y trasero como en el del embrague.
  • Llevar una equipación correcta (casco, zapatillas o botas de moto, pantalones, guantes, chaqueta, etc.) aumenta la seguridad.
  • Mantener siempre las manos en los puños del manillar y dos o tres dedos apoyados en las palancas del freno y del embrague para tener el control de la moto en todo momento.
  • La planta del pie debe estar apoyada correctamente en el estribo.

Y no olvides que para circular seguro debes disponer de una póliza de moto. En MAPFRE encontrarás diferentes modalidades adaptadas a cada tipo de conductor con las coberturas que realmente necesitas, como asistencia en viaje desde el km 0 en cualquier tipo de vía o servicio de reclamación de daños. Infórmate aquí de todas las ventajas.

canalMOTOR

El equipo de redacción de canalMOTOR lleva más de 10 años proporcionándote contenidos relacionados con el mundo de la automoción. No solo los mejores modelos de coche y moto, sino compartiendo información práctica sobre tu vehículo: consejos de mantenimiento, de conducción, formas de ahorro y seguridad vial, entre otros. Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica que te ayuda en el día a día de tu vehículo.