3 Min de lectura | Contar con un maletero grande nos ayuda a realizar viajes con mayores cargas, pero en ocasiones estas pueden ser demasiado pesadas. Es muy importante que tengas en cuenta una serie de consejos para conducir con el coche muy cargado, ya que el aumento de las inercias desemboca en una menor agilidad y en un mayor esfuerzo del vehículo.

Si por alguna razón debes circular con tu coche transportando una carga muy elevada, debes extremar las precauciones. La explicación de ello la encontramos en que las inercias provocan una mayor torpeza en los movimientos del coche y con el objetivo de contrarrestarlo, habrá que saber poner en práctica ciertas técnicas para que estos desplazamientos estén libres de cualquier imprevisto.

No superar el peso máximo autorizado

Si vas a viajar por carretera con una carga que no es la habitual debes fijarte en que esta no sobrepase el peso máximo admisible fijado en la ficha técnica del vehículo. Si excedes el peso que recomienda el fabricante estarás infringiendo la ley y podrás ser sancionado por ello.

Mantener el equilibrio de las cargas

El peso se debe distribuir de manera uniforme en toda la superficie que vayas a utilizar. Debes evitar que todos los elementos pesados se sitúen en el maletero. Lo correcto sería que el habitáculo también contase con algo de carga, ya que si esta se sitúa solo en la parte trasera el vehículo perderá estabilidad en frenadas y curvas.

Ajustar la presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos es diferente si va el conductor solo, si van 4 personas o si  el coche va muy cargado, por lo que se debe ajustar según la situación. Encontrarás las presiones recomendadas en la pegatina que suelen incorporar los vehículos en el interior de una de las puertas o en el manual de instrucciones. Este paso es muy importante ya que, si no circulas con la presión adecuada, los neumáticos pueden sufrir un reventón.

Hombre empujando maletas en un coche muy cargado

Anticipar las frenadas

Un coche cargado tarda más en frenar que uno que circula sin una carga excesiva, por este motivo es importante que te anticipes a la hora de frenar. Lo recomendable es empezar a frenar manteniendo una distancia del doble de la habitual. Por otro lado, también deberás aumentar la distancia con el resto de los vehículos para evitar tener que dar frenazos bruscos.

Reducir la velocidad

Cuando se viaja con un coche con mucha carga, su agilidad disminuye, se balancea más en las curvas y tarda más tiempo en recuperar la estabilidad haciendo que los cambios de dirección sean más lentos. Circulando a menor velocidad consigues mejorar la inercia del vehículo, sobre todo en zonas de curvas.

Cuidado con las pendientes

Tanto si circulas cuesta arriba como si lo haces cuesta abajo, deberás tener en cuenta una serie de premisas. Si circulas cuesta abajo, el tiempo de frenada se alarga por lo que la velocidad deberá ser menor si queremos evitar accidentes.

Para conseguir unos mejores resultados utiliza la retención del motor y evita acelerar incluso en la salida de las curvas. Cuanta menos velocidad generes cuesta abajo, menos críticas serán las frenadas con un coche muy cargado.

En el caso de encontrarte subiendo una cuesta, la velocidad del coche se irá reduciendo debido a que la potencia de este disminuye por el peso que soporta. Para evitar que la velocidad disminuya de forma radical, hay que saber anticiparse y reducir a las marchas más cortas antes de que sea demasiado tarde.

De esta forma, conseguirás mantener el motor en el margen de revoluciones que más par entrega. No dudes en acelerar con fuerza antes de comenzar la subida para compensar la velocidad que se acabará reduciendo.

Planificar la ruta

Es importante planificar la ruta, sobre todo si el viaje que vas a realizar es bastante largo. Lo ideal para evitar problemas es no circular por puertos de montaña o zonas con mucha pendiente. Es preferible circular por autovías y autopistas para evitar así, atravesar poblaciones o tener que hacer adelantamientos invadiendo el carril de sentido contrario. Este último consejo, además de ofrecerte una mayor seguridad, te permitirá ahorrar más combustible y desgaste en los frenos.

Con estos consejos podrás viajar sin ningún problema cuando necesites desplazarte con un extra de equipaje. Además, no dudes en contratar un Seguro de Coche MAPFRE que te ofrece asistencia en carretera desde el kilómetro 0, un servicio que te aporta total tranquilidad en tus trayectos. Infórmate ahora de todas las pólizas a las que puedes optar.