Inicio/Consejos Practicos/Consejos de conducción/Qué es el servofreno y para que se utiliza

Qué es el servofreno y para que se utiliza

4 minutos | El servofreno es una parte esencial del sistema de frenado de tu vehículo. Te contamos cómo funciona y cuál es su funcionalidad.

Los coches vienen equipados con distintos pedales, dependiendo de si el vehículo es automático o no, contará con el de embrague, pero todos ellos cuentan con uno para acelerar y otro para frenar. Ambos pedales son esenciales cuando queremos movernos con nuestro coche. En esta ocasión, queremos hablarte del servofreno, qué es y qué funcionalidad tiene en tu vehículo ¿habías oído hablar de él alguna vez?

Qué es el servofreno

Cuando vamos en carretera y queremos frenar, deberemos pisar el pedal correspondiente para que este pueda accionar su mecanismo interno y conseguir que la velocidad disminuya o que el vehículo se detenga por completo.

Habrás comprobado que con un toque suave con tu pie puedes frenar el coche, aunque este vaya a una velocidad elevada. Esto se debe a que el pedal está conectado a un complejo sistema que nos permite que podamos detener el vehículo empleando muy poca fuerza.

Dentro de este conjunto de elementos que componen el sistema de frenado nos encontramos con el servofreno. Este será el encargado de determinar la fuerza que deberás aplicar al pedal del freno cuando quieras utilizarlo.

Dicho de otro modo, seguro que te ha pasado, si has conducido distintos vehículos que en algunos es necesario apretar más que en otros, esto tiene que ver con el componente que nos ocupa.

¿Para qué se utiliza?

El servofreno es una parte esencial del vehículo y funciona atendiendo, además de a los componentes mecánicos, a dos efectos como son la fuerza hidráulica y el efecto palanca. La ley de la palanca, a grandes rasgos, indica que con una distancia suficiente entre un objeto y otro y un punto de apoyo, se pueden mover grandes pesos aplicando poca fuerza.

Este principio se aplica en el servofreno y de esto dependerá que al pisar el pedal necesitemos emplear más o menos fuerza. Es decir, cuanto mayor sea la distancia entre el pedal y el elemento que queremos inmovilizar, menos será la fuerza que se deba ejercer.

Junto a él funciona la fuerza hidráulica que lo que va a hacer es trasmitir la presión al punto concreto para detener el vehículo. Ambas combinadas por la acción del servofreno harán que la fuerza ejercida sobre el conductor en el pedal del freno se multiplique y se reduzca el tiempo de frenado.

Cómo funciona

El servofreno es un sistema neumático que funciona usando el vacío generado en el colector de admisión del motor del coche. Para conseguirlo cuenta con un pistón situado detrás del pedal de freno, dos cámaras, una válvula y un émbolo, todo ello cubierto por una carcasa y en la que también se encuentran una serie de muelles que permiten el movimiento del pedal.

Dentro del servofreno nos encontramos con dos cámaras, una de presión variable que se encuentra al principio de la válvula y otra de presión constante, ambas están separadas por un diafragma que tapona el conducto que las une.

La primera de las cámaras se encuentra a presión atmosférica y la segunda, la de presión constante siempre se encuentra generando vacío. Al accionar el pedal del freno, los muelles hacen que un émbolo presione la membrana que las separa y que el vacío comience a circular por la cámara de presión variable, haciendo por tanto que la presión atmosférica en esta disminuya.

Esta será enviada a través de un vástago colocado sobre el émbolo, directamente a los discos de freno o de tambor de nuestro vehículo para que disminuya su velocidad o detenga la marcha. La fuerza ejercida sobre los frenos aumentará cuanto mayor sea la comunicación entre ambas cámaras.

Llegados a este punto entra en juego la válvula anti-retorno, a medida que se produce este proceso, se cierra la conexión entre la cámara de presión variable y el exterior, logrando así la fuerza adecuada.

La válvula anti-retorno siempre se va a colocar delante del servofreno para conseguir que el vacío que se crea con la frenada no desaparezca del todo. El servofreno, por tanto, es un asistente a la frenada que te permitirá aumentar la fuerza ejercida sobre el pedal para frenar cualquier vehículo.

Bomba de vacío

Los coches equipados con un motor de gasolina usan el sistema de servofreno que hemos descrito anteriormente, es decir, tomando directamente el vacío generado por el motor. En el caso de los vehículos diésel, el vacío generado por el motor no será suficiente para conseguir la presión adecuada y será necesario contar con un componente adicional para conseguirlo. Este será la bomba de vacío, que conseguirá aumentar la presión en la cámara de presión constante.

Para entender mejor cómo funciona un servofreno en cualquier vehículo te mostramos el siguiente vídeo, en el que se explica de una manera sencilla y visual cuál es proceso que se produce cuando accionamos el pedal de freno.

El servofreno siempre debe estar en buenas condiciones ya que si se avería no se logrará el efecto deseado y los frenos se accionarán de manera directa al pisar el pedal sin pasar por todos los sistemas que hemos visto. Para evitar problemas, nada mejor que contar con un Seguro de Coche a Todo Riesgo como los que te ofrece MAPFRE, en el que encontrarás las coberturas que necesitas para mantener tu automóvil en las mejores condiciones gracias a su red de talleres y profesionales.

26 junio, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.