3 Min de lectura | Si el portón trasero no se abre o cierra correctamente, lo más seguro es que el fallo se encuentre en los amortiguadores del maletero. Esas piezas no pueden arreglarse, pero su sustitución es muy sencilla. Te contamos cómo hacerlo.

El amortiguador del maletero es el mecanismo que permite elevar y descender dicha puerta fácilmente, manteniéndola en posición sin apoyo adicional.

Se compone de un cilindro de acero que contiene un gas (nitrógeno), y por cuyo interior se mueve un vástago con un pistón. Cuando la puerta del maletero se abre, el gas comprimido empuja la varilla del amortiguador y la adelanta hasta una cámara especial llena de aceite. Al superar cierta distancia, la varilla comprime el aceite y éste frena el émbolo situado en el extremo superior. Al cerrar el maletero, el aceite circula de nuevo hasta su cámara, lo que hace que se produzca un movimiento suave.

Que el amortiguador del maletero dure más o menos depende, en gran medida, del uso que se haga de él: si se hacen movimientos bruscos al abrir o cerrar la puerta, la pieza recibe golpes, o se acumula polvo y suciedad en su interior es muy probable que acabe deteriorándose.

En tal caso, lo más adecuado es sustituir la pieza teniendo en cuenta que, aunque solo se estropee la de un lado hay que cambiar los dos.

¿Cómo detectar fallos?

Los siguientes signos revelan que la vida útil del amortiguador del maletero ha llegado a su fin:

  • El portón no se queda en posición abierta: esto ocurre cuando el gas del cilindro ha perdido presión como consecuencia del desgaste.
  • No se puede abrir o cerrar el maletero: la suciedad acumulada en el interior bloquea la varilla impidiendo que esta ejerza su función. Se suele dar en aquellos vehículos que circulan frecuentemente por terrenos polvorientos.
  • El cilindro o la varilla están deformados: suele pasar sobre todo tras un fuerte impacto causado en un accidente de tráfico. Recuerda que si cuentas con el Seguro de Coche Todo Riesgo sin Franquicia de MAPFRE, tu vehículo estará cubierto ante cualquier imprevisto.

En cualquiera de estos casos, hay que cambiar los amortiguadores ya que no se pueden reparar.

Cómo sustituir los amortiguadores del maletero

Busca el modelo específico de amortiguadores para tu vehículo y sigue estos pasos:

  • Abre y retira la bandeja del maletero.
  • Coloca un pie vertical para evitar que el portón se te venga encima mientras trabajas. Lo más sencillo es utilizar un listón cortado a medida.
  • Con ayuda de un destornillador, quita la pestaña de plástico que hay situada en la parte superior del mecanismo. Solo tienes que hacer palanca. Después, suelta la varilla de la rótula superior.
  • Repite la operación con la pestaña de plástico de la parte inferior del mecanismo.
  • Y haz lo mismo con la pieza del otro lado.
  • Antes de colocar los nuevos amortiguadores, limpia las rótulas en las que van a ir insertados y pulveriza aceite lubricante.
  • Coge uno de los amortiguadores nuevos, levanta la pestaña superior con ayuda del destornillador, insértalo en la rótula superior y haz una ligera presión para meter la pestaña otra vez hacia adentro. Repite con la parte de abajo y con el amortiguador del otro lado.

Como ves, la operación es muy sencilla. No obstante, si no eres mañoso con este tipo de trabajos es preferible que lo lleves al taller. Si los nuevos amortiguadores no están bien instalados, puede caerse el portón mientras estés usándolo con los peligros que eso conlleva.