4 Min de lectura | La válvula PCV es un elemento esencial para el funcionamiento del motor de tu coche. A continuación, te contamos cuál es su función y cómo puedes detectar posibles averías en la misma.

¿Sabes qué es la válvula PCV y qué función tiene dentro del motor de tu coche? ¿Sabes qué averías puede provocar? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella. Presta atención porque este elemento es imprescindible para el funcionamiento de tu coche

Qué es la válvula PCV y cómo funciona

Las siglas PCV son la abreviatura de Positive Crankcase Ventilation Valve en inglés. Dicho de otro modo, es la válvula que permite liberar la presión que se genera en el cárter tras el accionamiento del pistón y el consiguiente aumento de temperatura del interior del motor.

Lo que hace esta válvula es permitir que los vapores provocados en el cárter por el combustible y el aceite del motor, sean expulsados al colector de admisión. Estos a su vez vuelven a introducirse en la cámara de combustión para mezclarse de nuevo con el aire y el combustible.

Con esta acción, se consigue bajar la presión del cárter, lo que hace que se reduzcan considerablemente las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y las posibilidades de reventar las juntas.

Para bajar la presión, esta válvula permite el paso de los gases en un único sentido. Este siempre va desde el interior del motor hasta el colector de admisión. Al tratarse de una válvula antirretorno, los gases expulsados no pueden volver de nuevo al cárter, evitando así que se introduzcan partículas que puedan dañar el motor.

Por otro lado, el motor alcanza temperaturas muy elevadas durante el proceso de combustión, por lo que el aceite y el combustible se evaporan rápidamente. Sin la válvula PCV podría manifestarse la presencia de estos dos componentes en el motor, haciendo que la lubricación disminuyese y provocando daños graves para el mismo.

Qué averías puede presentar la válvula PCV

Debido a que es una válvula que se encuentra en constante funcionamiento dentro del motor puede verse expuesta a distintas averías derivadas del paso del tiempo o por las impurezas que puedan estar presentes en el combustible y el aceite. Esto generará un aumento en la presión del cárter y por tanto una serie de problemas como:

  • Obstrucción del filtro de aire
  • Rotura de las juntas de la culata
  • Rotura de las juntas del cárter

Cómo identificar una avería en la válvula PCV

Hay ciertos comportamientos del coche que pueden darnos pistas de que la válvula PCV esté funcionando de manera errónea, como, por ejemplo:

  • Ralentí bajo
  • Ralentí inestable
  • Parada de motor repentina
  • Fugas de aceite
  • Aceite en el filtro de aire
  • Acumulación de suciedad en el motor
  • Baja lubricación del motor y mayor desgaste
  • Incremento de las emisiones contaminantes

Si detectas alguna de estas irregularidades lo mejor es acudir a tu taller para que el problema no vaya a más. El Seguro de Coche MAPFRE cuenta con una red de centros de confianza para poder solventar esta y cualquier otra incidencia.

¿Cuándo hay que cambiar la válvula PCV?

Sin duda, es necesario cambiar la válvula PCV cuando existe alguno de los problemas que hemos citado anteriormente, pero también es conveniente reponerla cada cierto tiempo para evitar averías mayores. Lo recomendable es que lo hagas cada dos o tres cambios de aceite, de esta forma te aseguras que esté funcionando con normalidad y se mantenga limpia y sin impurezas.

Persona introduciendo aceite en un motor

Por otra parte, el cambio de la válvula PCV, en muchas ocasiones depende del uso que se le dé al vehículo y de la calidad del aceite y combustibles utilizados. Para saber si la válvula PCV está en perfecto estado puedes realizar una serie de comprobaciones que te ayudarán a determinar si debe ser sustituida o no:

  • Arranca el motor y deja que este alcance su temperatura de funcionamiento habitual.
  • A continuación, abre el capó del coche y desconecta la manguera que sale de la válvula PCV.
  • Tras realizar esta acción, las revoluciones del motor deberán disminuir.
  • Tapa con el dedo la manguera para comprobar si existe succión.
  • Conecta de nuevo la manguera a la válvula.
  • Retira la válvula y tapona con el dedo la entrada de la válvula PCV para ver si hay succión.

Si existe succión, es un signo de la que la válvula PCV está funcionando correctamente. Una vez comprobado esto, es adecuado realizar labores de mantenimiento para que dure más tiempo, para ello puedes eliminar las impurezas de su interior utilizando agua y jabón. Una vez retirada la válvula de su lugar puedes introducirla en un recipiente con esta mezcla durante unos minutos para conseguir que las obstrucciones que puedan existir desaparezcan.

canalMOTOR

El equipo de redacción de canalMOTOR lleva más de 10 años proporcionándote contenidos relacionados con el mundo de la automoción. No solo los mejores modelos de coche y moto, sino compartiendo información práctica sobre tu vehículo: consejos de mantenimiento, de conducción, formas de ahorro y seguridad vial, entre otros. Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica que te ayuda en el día a día de tu vehículo.