5 Min de lectura | El alternador es el elemento que proporciona la electricidad al vehículo cuando está en marcha. Funciona trasformando la energía mecánica en energía eléctrica, para así proporcionarla a todos los componentes del vehículo en funcionamiento.

En realidad, su funcionamiento es bastante sencillo ya que es simplemente un dispositivo que incorpora un mecanismo que al girar genera interiormente corriente alterna mediante un proceso de inducción electromagnética.

Evidentemente para girar, el alternador se conecta al motor mediante una correa de servicios que le aporta el impulso necesario para su funcionamiento.

Efectivamente, y de forma muy sintética, podemos afirmar que el alternador es un dispositivo simple que se creó para proporcionar corriente eléctrica que se destina a mantener la carga de la batería, suministrando además corriente a todos los sistemas eléctricos del vehículo que lo vayan requiriendo (iluminación, climatización, etc.).

 Correa del alternador

Fuente: Revista Motor Mundial

Es un desarrollo posterior a los dinamos, que fueron sustituidos en la automoción en los años 70 por los alternadores, al tratarse de un mecanismo mucho más avanzado y capaz.

Actualmente, debido a los importantes avances tecnológicos, los vehículos han incorporado una cantidad ingente de componentes que precisan alimentación eléctrica, por lo que los alternadores actuales son mucho más sofisticados y potentes y gracias a ellos todos estos nuevos sistemas funcionan correctamente, a pesar de sus exigentes necesidades de energía eléctrica.

Partes de un alternador

Básicamente el bloque alternador se compone de 5 partes genéricas:

Alternador despiezado

Fuente: Revista Motor Mundial

  • Polea:con la que se recibe la potencia mecánica procedente del motor térmico, mediante una correa que generalmente es de “poli V”. Se une directamente al eje del alternador para así mover el rotor del interior del bloque, además de mover el ventilador que ya montan normalmente también en el interior la mayoría de los alternadores de última generación disponibles.
  • Rotor (inductor): es la única parte móvil del alternador y se constituye con un electroimán que recibe corriente desde el regulador a través de unos anillos rozantes que están también situados en el eje, produciendo así un campo magnético que hace reaccionar a las bobinas del “estátor” en la parte fija, produciendo así la corriente eléctrica necesaria.
  • Regulador: se trata del mecanismo que se encarga de mantener una tensión máxima de salida del alternador (14,5 voltios) y también de regular los amperios que necesita en todo momento la batería.
 Correa del alternador detalle

Fuente: Revista Motor Mundial

  • Estátor (inducido): se encuentra en la parte fija del alternador y contiene el bobinado trifásico. Dependiendo del modelo de alternador tiene forma de estrella o incluso de triángulo.
  • Puente rectificador de diodos:al final del ciclo de funcionamiento del alternador se encuentra este puente rectificador que convierte la corriente generada, que es alterna, en continua, convirtiéndola en útil para su uso en el automóvil y todos sus sistemas eléctricos.

Resumiendo todo lo anterior, el alternador es el mecanismo que produce corriente alterna a través de un mecanismo de arrastre que se acciona directamente por el motor de combustión con su giro motor, y enlazando generalmente mediante una correa que es la que da vida a todo el proceso.

En el momento de arrancar el vehículo, la bobina rotor del alternador se alimenta con corriente, comenzando así a girar, por lo que desde este mismo instante empieza a generar energía.

Cuando el motor se estabiliza en su gestión normalizada, el regulador se estabiliza y se autoalimenta con la energía que produce el propio alternador, apagando así el indicador de luz en el cuadro de instrumentos. En el caso en que dicho indicador no se apague tras poner en marcha el vehículo, esto nos indicaría que no hay salida de energía del alternador, por lo que el vehículo solo tendrá energía eléctrica hasta el agotamiento completo de la batería. 

Es interesante saber que, si la luz indicadora del cuadro de instrumentos realiza destellos de forma rápida, es porque existe falta de carga (posiblemente fallo del regulador) o bien porque se está obteniendo corriente alterna por tener los diodos perforados en el puente rectificador. Si este u otro piloto salta en el cuadro de mandos de tu vehículo lo mejor es detenerse y llamar al Seguro de Coche MAPFRE que cuenta con asistencia en carretera, así evitarás un mal mayor.

 Rotor del alternador

Fuente: Revista Motor Mundial

Para el correcto funcionamiento del alternador es necesario comprobar que llegan los 12 voltios de la batería a la entrada del regulador, además de verificar que los diodos del puente rectificador no están cortados, ya que en cualquier caso no saldría la corriente del alternador, aunque la generase correctamente.

Por otro lado, las escobillas de los anillos rozantes pueden incluso estar desgastadas, evitando que entre corriente al inductor (o rotor). Todas estas operaciones y comprobaciones deben ser realizadas por profesionales en todo caso.

 Alternador moderno

Fuente: Revista Motor Mundial

Pero para quitar preocupaciones a los usuarios con toda esta complejidad del alternador, los coches más actuales cuentan con una unidad de control electrónico para realizar la regulación del alternador, realizando así el encendido del indicador de luz directamente y no pudiendo ya realizar los diagnósticos tradicionales anteriores, pudiendo, eso sí, recurrir a las máquinas de diagnosis en el taller para saber con exactitud cuál podría ser el problema en el caso de algún mal funcionamiento del alternador.

Motor Mundial
Periodista Especializado en Automoción en Motor Mundial

El equipo de redacción de Motor Mundial se suma al canal como experto en el sector de la automoción. Gracias a su larga trayectoria y años de experiencia, sus contenidos sobre modelos de coche y moto, además de las pruebas en carretera y todas las novedades en el mundo del motor superan las expectativas en cuanto a veracidad y profundidad del lector más exigente.