3 Min de lectura | ¿Tienes un coche diésel y estás pensando en anular la válvula EGR para mejorar el rendimiento del motor? Antes de tomar la decisión, infórmate de los pros y contras de anular la válvula EGR.

La válvula EGR es un dispositivo colocado en el sistema de escape que reduce las emisiones contaminantes, sobre todo en los coches diésel, aunque también se monta en motores de gasolina.
Recibe ese nombre por las siglas en inglés Exhaust Gas Recirculation (Recirculación de Gases de Escape), un sistema que permite reconducir una parte de los gases de escape al circuito de admisión, de forma que se juntan con la mezcla y ayudan a bajar la temperatura de la combustión. En momentos de baja demanda, la reducción de rendimiento que produce la recirculación de gases quemados con menos oxígeno, se nota menos. Pero cuando se acelera a fondo y el motor sube de vueltas, la válvula se cierra para que sólo entre aire fresco en la mezcla, aumentando el rendimiento y con ello el calor en la combustión, lo que produce más óxido de nitrógeno.

Es la razón por las que algunos conductores piensan que anular esta válvula también puede evitar ciertos problemas. Y es cierto, si bien, además de ventajas, también puede conllevar una serie de inconvenientes. Los repasamos con detalle.

Pros de anular la válvula EGR

  • Algunos usuarios deciden anularla para conseguir una mayor potencia cuando el coche circula en revoluciones bajas y medias. En las prestaciones puras no se notará ningún beneficio porque cuando se acelera a fondo la válvula se queda cerrada.
  • La anulación también podría traer un menor consumo a la larga, ya que mejora el rendimiento a bajas revoluciones.
  • Al no recircular gases quemados, se evita que se depositen impurezas en los conductos y válvulas de los cilindros y, con ello, que baje el rendimiento del motor.

Contras de anular la válvula EGR

  • Mayor emisión de gases contaminantes en el rango de mayor utilización del motor diésel.
  • Es probable que el coche no pase la ITV por exceso de contaminación.
  • Más ruido y aspereza de funcionamiento en revoluciones bajas y medias debido a que el motor y su inyección están preparados para funcionar con una parte de gases quemados. Por ello, si anulamos esta válvula, sólo recibirá aire fresco en bajas revoluciones.
  • El motor tarda mucho más hasta llegar a la temperatura idónea y por ello, aumenta el consumo en frío.

Conociendo los pros y contras de anular la válvula EGR, es recomendable hacerlo sólo cuando esté dando problemas reales. Es una práctica legal, aunque el inconveniente referido de la ITV puede ser un serio problema para llevarlo a la práctica. Y existen otras formas más eficaces de reducir el consumo.

Incluso si tu coche incluye una válvula EGR de vacío de diseño anticuado, si no da problemas es preferible dejarla, con la simple precaución de revisar su estado periódicamente. Además, para conducir con total comodidad, elige un Seguro de Coche MAPFRE que te ofrece las coberturas más completas para cada caso en concreto.

CALCULA TU PRECIO