3 Min de lectura | La vida útil de las bujías del coche es limitada. Si ya han llegado a su fin, te contamos el procedimiento que debes seguir para cambiarlas tú mismo.

Las bujías son el elemento principal del sistema de ignición del vehículo. Su misión es generar la chispa de encendido para que el carburante que hay dentro de la cámara de combustión se inflame y ponga el coche en marcha.

Su vida útil es limitada. Las de núcleo de cobre suelen durar unos 20.000 o 30.000 kilómetros, mientras que las más modernas (de núcleo de platino o iridio) suelen aguantar entre 120.000 y 160.000 kilómetros.

Si notas que tu vehículo tiene problemas para arrancar y tienes que hacer varios intentos, pierde potencia a velocidades altas o en subidas, consume más combustible de lo normal o el motor hace un ruido tipo «toc-toc», es probable que las bujías hayan llegado a su fin y haya que cambiarlas para no causar una avería mayor.

Qué necesitas para cambiar las bujías

Para cambiar las bujías del coche necesitas:

  • Bujías nuevas.
  • Pistola de aire a presión o cepillo.
  • Carraca.
  • Vaso de expansión largo.
  • Aceite multiusos.

El proceso es el siguiente:

1) Haz una preparación previa

  • Antes de manipular el interior del coche, debe haber estado al menos dos horas sin usarse para que el motor esté completamente frío.
  • Si el coche es diésel, lo primero que debes hacer es desconectar el borne negativo de la batería (color negro con símbolo «-«).

2) Busca las bujías

Bujía de un coche

https://bit.ly/3pJvITI

Justo debajo del tapón del aceite hay una carcasa de plástico que cubre el motor. Retírala y verás unos cables conectados a unas pipas. Las bujías se encuentran dentro de esas pipas.

Quita las pipas y límpialas con aire a presión o, en su defecto, con un cepillo.

3) Extrae las bujías viejas

  • Quita el cable de la bujía que vayas a cambiar (tirando del capuchón para no dañarlo). Recuerda de dónde viene el cable y a qué bobina va, ya que si luego lo conectas mal el coche no arrancará.
  • Con ayuda de una carraca y un vaso de expansión largo, desenrosca la bujía en el sentido contrario a las ajugas del reloj, y sácala.
  • Después, con el aire a presión o con un soplador limpia el orificio en el que estaba la bujía.

4) Enrosca las bujías nuevas

Con un aceite multiusos engrasa la parte de la bujía que está en contacto con la cámara de combustión, mete un poco de papel dentro del vaso de expansión (para que la bujía no baile), y enróscala a mano haciendo poca presión y girando en el sentido de las agujas del reloj. Una vez metida, termina de enroscarla usando una llave para bujías.

5) Pon todo como estaba

  • Vuelve a poner las pipas en su sitio, conecta los cables en el mismo orden en el que estaban y pon la carcasa de plástico.
  • Repite el proceso con las demás porque, aunque solo haya una bujía defectuosa, debes cambiarlas todas a la vez.

Como ves, cambiar las bujías es un proceso sencillo que, hecho a tiempo, puede ahorrarte más de un disgusto. Además, puedes protegerte ante cualquier imprevisto con el Seguro de Coche a tu Medida MAPFRE, una póliza que te ofrece las coberturas y beneficios que tú elijas, con el precio ajustado a tus necesidades. Infórmate aquí de todos los detalles.