Cómo restaurar una bicicleta antigua

Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/Cómo restaurar una bicicleta antigua

Cómo restaurar una bicicleta antigua

Descubre cómo restaurar una bicicleta antigua para que recobre su esplendor. Una serie de trucos y consejos que permitirán que puedas disfrutar de nuevo de un vehículo clásico lleno de personalidad.

Restaurar una bicicleta antigua es un proceso que debe de ser realizado de manera meticulosa pero que no implica una gran dificultad. Es por esa razón que cualquier persona con paciencia y cuidado puede hacer que una bicicleta clásica recupere la belleza de antaño. Te mostramos los pasos que se han de seguir y qué aspectos hay que tener en cuenta para hacer que una montura vieja vuelva a tener el estilo de antaño.

Analizar el estado de la bicicleta antigua

El primer paso para restaurar una bici es revisar en qué situación se encuentra realmente y decidir qué elementos están desgastados y qué partes se encuentran en buen estado. Entre los componentes que debes de verificar están las ruedas, los frenos, la cadena o el sillín. Este tipo de medio de transporte tiene como ventaja que es fácil de desmontar. Apartar cada pieza es muy importante para poder realizar los procesos necesarios con más calma y precisión. Para realizar correctamente este paso necesitaras una caja de herramientas que facilite el trabajo.

Sustituir aquello que no sirve

Elementos como los frenos, los neumáticos o la cadena son accesorios imprescindibles para que circular en bicicleta sea segura. No se debe de tener miedo a optar por soluciones más modernas que garanticen que no se romperán en el momento de realizar un esfuerzo.

  • Cambiar los frenos: Indispensables para detenerse, es altamente aconsejable sustituir las pastillas de freno de una bicicleta antigua para asegurar que su funcionamiento es correcto. También es conveniente analizar en qué estado están los puentes de freno. Este elemento antiguamente tenía unos brazos más largos y frágiles de los que montan las bicis actuales, por lo que es imprescindible comprobar que los recambios son compatibles.
  • Cambiar las ruedas: A lo largo de los años, las cámaras de aire de una bicicleta se agrietan y deshinchan. Por esa razón es conveniente optar por unas nuevas. Los neumáticos son otro de los elementos propensos a desquebrajarse con el tiempo, por lo que también se deberían de cambiar en el caso de que estén desgastados.
  • Retirar el óxido: Pese a que se trate de una bicicleta clásica de calidad, es normal que el metal se oxide si han pasado muchos años sin usarse. Para eliminarlo es necesario usar una lija y posteriormente aplicar un desoxidante con un paño. Tras pasar el tiempo aconsejado por el fabricante se debe volver a limpiar con cuidado las áreas restauradas y aplica un barniz protector que retarde que vuelva a aparecer.
  • Pintar el cuadro: Es muy complicado que la pintura original se mantenga impoluta. Por esa razón, repintar el cuadro se convierte en una tarea fundamental al restaurar una bicicleta antigua. Antes de usar la brocha es necesario retirar la capa anterior y limpiar a conciencia. Una vez que la superficie está lisa llega el momento de aplicar el tinte. Aunque tradicionalmente se suele usar una brocha para realizar esta acción, un consejo promulgado por los especialistas es hacerlo utilizando pintura en spray. De este modo se consigue un acabado más uniforme y llegar a los rincones de más difícil acceso. Una vez obtenido el resultado deseado, es el momento de aplicar barniz que ayude a proteger el nuevo tono que se ha elegido para restaurar la bicicleta antigua.

Volver a montar la bicicleta antigua

Una vez restaurada la bicicleta antigua es el momento de volver a unir sus piezas. Para este paso es mejor seguir un orden en el que en primer lugar se incorpora la horquilla y la dirección al cuadro. Posteriormente se añaden las bielas y el manillar. Llegará luego el momento de las ruedas y de la cadena. Los pedales y los frenos son el siguiente paso, mientras que el sillín viene después. Por último queda colocar los elementos decorativos como los puños o la cesta.

Restaurar una bicicleta antigua es un proceso gratificante y que permite recuperar la esencia que tenían los modelos clásicos. Antes de salir a pedalear es recomendable contratar el Seguro para Bicicletas MAPFRE para que, si sucede algún imprevisto mientras se practica ciclismo, se pueda contar con la ayuda necesaria.

 

23 febrero, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar