Cómo quitar bien el hielo del parabrisas del coche

Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/Cómo quitar bien el hielo del parabrisas del coche

Cómo quitar bien el hielo del parabrisas del coche

Con la llegada del invierno los problemas con el hielo nos empiezan a amenazar… no sólo en el asfalto, sino también en los cristales del coche. Te damos unos trucos para quitar bien el hielo del parabrisas.

Para quitar el hielo del parabrisas puedes seguir distintos pasos que te ayudarán de igual manera. Tener una rasqueta, anticongelante o parabrisas delantero térmico, este último lo llevan muy pocos coches, son las mejores opciones.

Prevenir mejor que curar

Antes de nada, es muy importante tener en cuenta que es mejor prevenir que curar. A nadie le apetece pasar un buen rato a la intemperie con el frío que hace por las mañanas, así que, si puedes evitar que se hiele el parabrisas, mejor.

Lo primero que debemos hacer es vaciar el agua y el detergente del depósito del limpiaparabrisas del coche y cambiarlo por un líquido limpiaparabrisas especial para el invierno, que contiene un aditivo anticongelante. De lo contrario, es fácil que se congele el agua y deje inútil el mecanismo, algo muy incómodo y peligroso.

Para evitar que se forme hielo en el parabrisas, existen muchos trucos caseros más o menos eficaces, como frotar el cristal con una patata pelada, rociarlo con una mezcla de agua y vinagre, etc.

Lo más práctico, sencillo y limpio es cubrir la luna con un cartón o una manta sujetándolos con los brazos del limpiaparabrisas y las puertas delanteras. De este modo evitaremos la formación de hielo y también que las escobillas del limpiaparabrisas se queden pegadas al cristal.

Los trucos más frecuentes y efectivos

Si no hemos evitado que el parabrisas se congele, los trucos más frecuentes que se pueden usar son los siguientes:

  • Una vez arrancado el coche conectar la luneta térmica y la calefacción al máximo dirigiendo el chorro de aire hacia el parabrisas. Subirá poco a poco la temperatura del cristal y el hielo se irá ablandando, lo que facilitará el trabajo.
  • Utilizar un carné de plástico rígido (no tarjeta de crédito) podrá servir para retirar la capa de hielo formada si esta no es muy gruesa.
Los trucos más frecuentes para limpiar el hielo de parabrisas

Fuente: Motor Mundial

  • Con alcohol. El alcohol tiene un punto de congelación más bajo que el agua, por lo que se mantiene líquido a menos temperatura. Puede ser una buena arma si la capa de hielo no es muy gruesa. De lo contrario, necesitaremos bastante cantidad de alcohol para descongelarlo
  • Rasqueta de plástico y anticongelante. Sin duda es el mejor método. Apenas ocupan espacio en el coche y no cuestan mucho. La rasqueta debe ser de plástico para no dañar el cristal, ni los marcos del parabrisas, y debemos empezar desde los bordes hacia el centro. Primero rociamos el líquido anticongelante en el cristal y luego pasamos la rasqueta.
  • Los parabrisas térmicos. Como en el caso de Ford, cuando lanzó el Galaxy, patentó el parabrisas calefactado. En lugar de una pintura conductora como la que se usa en las lunetas térmicas, emplea unos hilos muy finos que son casi invisibles y que están encapsulados en el laminado del parabrisas. Actúan igual que la luneta térmica, caldeando el parabrisas. Como están por toda la superficie, aunque son muy rápidos calentando el cristal, no lo rompen porque distribuyen el calor de forma uniforme, eliminando los puntos de tensión.
  • Además del parabrisas, el hielo también suele cubrir los faros del coche, y no contar con una buena iluminación puede llegar a ser peligroso. En coches con lámparas convencionales de incandescencia, no hay que preocuparse: el calor que genera la bombilla al encenderla descongelará pronto la superficie y la mantendrá limpia. Sin embargo, en coches equipados con faros de xenón o LED, el calor que generan no es suficiente para descongelarlos. Habrá que hacer lo mismo que en el parabrisas para una iluminación correcta.

Lo que nunca se debe hacer

Coche con hielo en el parabrisas

Fuente: Motor Mundial

Hay determinadas costumbres y mitos que tantas veces hemos oído e incluso llevado a cabo, pero que son errores que nunca se deben cometer para evitar males mayores:

  • Accionar los limpiaparabrisas y echar agua. El agua empeorará la situación y las escobillas del limpiaparabrisas es muy probable que estén pegadas por el hielo, así que podemos estropearlas y también el motor del limpiaparabrisas.
  • Verter agua caliente. El parabrisas está formado por una lámina de vidrio muy fina (y frágil) pegada a un film plástico (que evita proyecciones de los cristales en caso de rotura) y otra capa fina de vidrio. Si el cristal está muy frío (por eso tiene hielo) y le echamos agua caliente, el golpe térmico puede astillarlo igual que un martillazo. 
  • Rociar con sal. Suponemos que es una idea que surge al ver las carreteras cubiertas de sal cuando nieva, pero no es una buena opción. Primero porque no descongela: evita que el agua se congele si está mezclada con ella, pero es muy lenta deshaciendo el hielo una vez está creado. Además, tiene dos puntos negativos importantes: el primero es que es fácil que rayemos el parabrisas, dejándolo inservible, y el segundo, que es muy corrosiva para la chapa del coche.
7 enero, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.