3 Min de lectura | Con el paso del tiempo y el uso, la cúpula de tu moto puede verse dañada. Los rayones y golpes impiden una correcta visión de la carretera, por este motivo, es necesario realizar un correcto mantenimiento de este elemento de seguridad. Por ello, es fundamental aprender a pulir la cúpula de tu moto, te contamos cómo.

La cúpula de la moto ayuda a proteger al conductor de objetos que puedan dañarle mientras conduce, es decir, insectos, pequeñas piedras, arena… Con el paso del tiempo, este elemento puede verse dañado e impedir que la visión de la carretera sea la más adecuada posible. Para solventarlo te contamos cómo puedes pulir una cúpula de moto paso a paso.

Pulir una cúpula paso a paso

Para mantener en óptimas condiciones la cúpula de tu moto, sin rayones y sin zonas opacas debes pulirla. De una forma sencilla y en pocos pasos puedes hacerlo tú mismo.

Motorista circulando con una moto con cúpula

Materiales

Para pulir la cúpula de tu moto necesitarás una serie de materiales específicos para ello. Deberás hacerte con:

  • 2 boinas de pulido
  • 2 pliegos de lija al agua de grano 500
  • Agua caliente y fría
  • Jabón
  • Pulimento líquido con siliconas
  • Taladro

Procedimiento

Una vez que tengas todos los materiales y herramientas necesarios, podrás empezar con los siguientes pasos:

  1. Limpiar

En primer lugar, para lograr un buen pulido, será necesario que limpies en profundidad toda la superficie de la cúpula. Para ello, utiliza un poco de agua caliente con jabón. Aplícala directamente con las manos y cúbrela por completo. A continuación elimina el jabón usando agua fría. Para finalizar este proceso, seca la cúpula con un paño seco que no deje pelusas.

  1. Lijar

Una vez que la cúpula esté completamente limpia, podrás ver mejor los rayones para actuar sobre ellos. Para comenzar con el proceso de lijado, utiliza una lija al agua y pásala por toda la superficie siempre en el mismo sentido. Una vez que los rayones hayan desaparecido retira el polvo resultante usando un paño seco y comprueba que las marcas se han ido por completo.

  1. Pulir

Ahora llega el momento de aplicar sobre la cúpula el pulimiento líquido. Este debe estar compuesto por siliconas para garantizar un acabado perfecto. Extiende el producto con la ayuda de una boina de lana, que previamente ha debido ser colocada en un taladro. Este proceso debes realizarlo con el aparato apagado. Una vez que el producto ocupe toda la superficie de la cúpula podrás comenzar con el pulido.

Repite varias veces el procedimiento hasta que el pulimiento líquido esté completamente seco. A continuación, repite las veces que sean necesarias hasta conseguir el resultado deseado. Tras el pulido la superficie de la cúpula quedará liso al tacto.

  1. Limpia de nuevo

Tras el pulido usa una nueva boina de lana colocada en el taladro para eliminar los restos que se hayan podido generar durante el proceso. Por último, usa agua caliente con jabón para limpiar de nuevo la cúpula y retírala usando agua fría. Seca toda la superficie con ayuda de un paño limpio y seco que no deje pelusas. Tu cúpula estará lista y preparada para cumplir su función en carretera.

Tener una correcta visión es primordial para tu seguridad mientras circulas, pero no es lo único para estar protegido en la carretera: hacer un mantenimiento adecuado, llevar el vehículo a las revisiones oportunas, pasar la ITV o contar con el Seguro de Moto MAPFRE son algunas de las medidas que debes tomar para evitar percances.

CALCULA TU PRECIO

 

 

canalMOTOR

El equipo de redacción de canalMOTOR lleva más de 10 años proporcionándote contenidos relacionados con el mundo de la automoción. No solo los mejores modelos de coche y moto, sino compartiendo información práctica sobre tu vehículo: consejos de mantenimiento, de conducción, formas de ahorro y seguridad vial, entre otros. Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica que te ayuda en el día a día de tu vehículo.