3 Min de lectura | ¿Al entrar en tu coche notas un olor desagradable y penetrante? Lo más probable es que se trate de humedad. Los ambientadores no son una solución al problema. Te enseñamos a quitar el olor a humedad del coche en pocos pasos y de forma sencilla.

El agua de lluvia que se cuela por una ventana, bebidas que se derraman, líquidos que caen sobre en el maletero al transportar la compra… son algunos de los factores que pueden hacer que el vehículo huela de esa forma tan característica que parece imposible eliminar. Pero quitar el olor a humedad del interior de un coche es sencillo si sabes cómo actuar.

Pasos para quitar el olor a humedad del coche

Si el olor a humedad es el resultado de fuertes lluvias que han penetrado en el interior del vehículo, lo primero que debes hacer es retirar el agua visible ayudándote de esponjas y trapos y dejar el coche al sol con las ventanas y el maletero abierto.

Si la causa del olor no es tan evidente, sigue estos pasos:

1) Limpia las alfombrillas

Comienza limpiando las alfombrillas. Extráelas y sacúdelas con energía para que suelten el polvo y las partículas de suciedad que se hayan quedado incrustadas. Después, aplica una mezcla de dos litros de agua caliente y media taza de limpiador para alfombras y, para completar la limpieza, frota con un cepillo con unas gotas de vinagre.

A continuación, aclara completamente la alfombrilla con una manguera de agua a presión y deja secar al sol. Es importante que no las metas en el coche hasta que no estén completamente secas.

2) Elimina la humedad de los asientos

El siguiente paso es limpiar los asientos. Rocía el interior del vehículo con bicarbonato de sodio incidiendo de forma especial sobre las zonas más húmedas. Déjalo actuar y, pasadas unas dos horas, retira el exceso de bicarbonato con una aspiradora.

Después, limpia el tejido en profundidad con una esponja empapada en agua y jabón neutro. Retira los restos con una bayeta de microfibra seca o, a poder ser, utiliza una aspiradora para líquidos.

3) Revisa los demás elementos del interior del vehículo

Además de las alfombrillas y los asientos, debes limpiar el resto de los elementos.

Aspira el suelo y pasa una bayeta humedecida en agua y jabón neutro por el volante, los pedales, las puertas, la guantera, etc. Sécalo con un trapo limpio y utiliza un secador de pelo para las zonas más húmedas.

4) Seca el coche completamente

Deja el coche aparcado al sol con las puertas y ventanillas cerradas. De esta forma se alcanzará la temperatura adecuada para absorber humedad. Si es invierno, puedes encender la calefacción para que la temperatura dentro del coche aumente.

5) Higieniza los conductos del aire acondicionado

Salida de los conductos de aire del coche

https://pxhere.com/es/photo/722855

 

Si el olor sigue siendo permanente y penetrante, lo más seguro es que su origen se encuentre en las bacterias que viven en los conductos del aire acondicionado. Ese cúmulo de moho y hongos no es nada saludable para tu sistema respiratorio y debes actuar cuanto antes para acabar con ellos.

Rocía un spray específico para la limpieza de este tipo de conductos todas y cada una de las entradas y salidas del aire acondicionado. Pon en marcha el sistema y déjalo funcionando durante al menos 30 minutos.

No obstante, lo más recomendable es que lleves tu coche a un centro especializado para que limpien los conductos con los productos y procedimientos adecuados.

Cómo evitar la humedad en el coche

Para evitar el olor a humedad en el coche debes tener cuidado de que no entre agua en su interior ni se derramen líquidos, además de hacer el mantenimiento adecuado en los conductos del aire acondicionado.

Además, puedes recurrir a los químicos con la utilización de productos diseñados para este fin. Para el interior de vehículos se recomienda usar cloruro de calcio. Solo tienes que colocar esta sustancia en formato granulado en recipientes de plástico sin tapar y situarlos debajo de los asientos. Este producto absorbe la humedad depositando el líquido en el fondo de los recipientes, que deberás vaciar periódicamente.