3 Min de lectura | La caja de cambios del coche es uno de los elementos más caros de reparar, por eso debemos prestar una atención especial a todos sus componentes. Uno de ellos es la valvulina, que tiene un papel decisivo en el correcto funcionamiento de este elemento de trasmisión.

La valvulina es un tipo de aceite de alta densidad que se utiliza como lubricante de la caja de cambios del coche. Gracias a ella, este elemento de trasmisión se mantiene correctamente engrasado y operativo.

Se almacena en un pequeño depósito o cárter situado en la parte inferior del vehículo y su función es lubricar y refrigerar, pues al disminuir la fricción entre las piezas favorece una bajada de temperatura de las mismas.

Su papel es crucial para el buen funcionamiento del vehículo. Tanto es así que en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), uno de los aspectos que los técnicos revisan es si la caja de cambios tiene pérdidas de valvulina y, de ser así, puede llegar a considerarse falta grave.

¿Cómo saber si hay fugas de valvulina?

Si debajo del coche encontramos manchas o un charco de aceite de un olor desagradable (parecido al de los huevos podridos) y de un color más claro que el aceite del motor, seguramente se trate de una fuga de valvulina.

Otra señal es cuando notemos que nos cuesta cambiar de marcha y que, al hacerlo, se escuchan ruidos extraños, síntoma de que los engranajes han perdido lubricación.

¿Por qué el coche pierde valvulina?

Existen varias causas que pueden hacer que el coche pierda este lubricante, entre ellas:

  • Deterioro de las juntas de la caja de cambios. Si este es el problema, habrá que desmontar la caja de cambios para sustituir las juntas.
  • Se ha excedido el límite máximo de este aceite, lo que das lugar a filtraciones y goteos.
  • Los tornillos de la caja de cambios están flojos debido al paso del tiempo y las propias vibraciones del vehículo, haciendo que pierda su estanqueidad. En este caso lo único que hay que hacer es apretarlos de nuevo.
  • El tapón de la caja de cambios por el que se llena o vacía el depósito de valvulina está mal cerrado o estropeado.

¿Cada cuánto hay que cambiar la valvulina?

Taller de vehículos

https://bit.ly/3t3XaM7

La valvulina no es un aceite que mantenga sus propiedades eternamente, por lo que es necesario cambiarlo al cabo de unos determinados años o kilómetros, según indicaciones del fabricante. Lo habitual es que haya que hacerlo cada 100.000 km aproximadamente.

Para verificar si está en los niveles correctos, debemos desmontar el agujero de llenado de la caja de cambios, introducir el dedo, y si tocamos el aceite es que está a buen nivel.

¿Cómo se rellena el depósito?

Para rellenar la valvulina es recomendable colocar el coche elevado, abrir el tapón, dejar que la valvulina caiga en una cubeta y después, inyectar el aceite nuevo por otro tapón. Finalmente se coloca el tapón nuevo con su arandela, y el coche ya está listo para ser usado.

Es una tarea que tendrán que hacer en un taller, pero compensa, pues su buen mantenimiento evitará que se produzcan otras averías cuya reparación podría suponer un gasto de miles de euros.