3 Min de lectura | Para saber si se está recibiendo un precio justo al vender un vehículo o cuando se lleva al desguace, es primordial saber cómo tasar un coche previamente. Se trata de un proceso complicado donde influyen diversas variables, aunque a continuación te contamos cómo hacerlo.

Cuando el objetivo es vender un vehículo en las mejores condiciones posibles, es primordial saber cómo tasar un coche. Dado que valorar el precio de este tipo de bienes no es una tarea sencilla, lo más recomendable es determinar perfectamente el estado en que se encuentra y comparar con otros modelos similares.

Realizar una primera tasación propia fijándose en el mercado supone una gran ayuda para evitar engaños a la hora de calcular el valor del coche. Además, es importante reparar arañazos, abolladuras o sustituir algún elemento que no funcione correctamente antes de recurrir a alguno de los métodos siguientes para incrementar la valoración.

Tasar un coche de forma particular

La tasación de vehículos tradicional consiste en investigar cuánto vale el coche teniendo en cuenta algunas características y comparándolo con otros modelos similares del mercado. Entre los aspectos que se deben considerar se encuentran la marca, el modelo, el motor, la antigüedad y el número de kilómetros.

En este tipo de valoración se puede consultar la tabla oficial del Ministerio de Economía y Hacienda que se publica en el BOE (Boletín Oficial del Estado). En este documento se recogen los precios medios de los vehículos de turismo usados durante el primer año posterior a su primera matriculación. Después, en función de la antigüedad, es necesario aplicar unos porcentajes concretos.

A la hora de tasar un coche de este modo, es importante tener presente que no todos los vehículos del mismo modelo y año se encuentran en igual estado. Por ello, no es posible fijar un precio idéntico, sino que se debe ajustar el importe lo máximo posible a su valor basándose en algunos parámetros, como el kilometraje, el aspecto o la vitalidad del motor.

A través de un tasador profesional

Una de las opciones tradicionales para tasar un coche siempre ha sido recurrir a un tasador profesional. Al solicitar los servicios de un perito de este tipo, el mismo se acerca al lugar donde se encuentre el vehículo y en función de la información que se le facilite y su experiencia, procede a fijar un precio máximo de venta.

En este sentido, es importante tener en cuenta que los tasadores suelen estar vinculados a empresas que se dedican a la compra-venta de coches, por lo que su valoración puede no ser 100% parcial. Además, este método requiere invertir un tiempo que no siempre se tiene.

Tasación de vehículos online

En la actualidad, existen páginas especializadas en Internet que prestan servicios de tasación de coches totalmente gratis. Estas herramientas están diseñadas para calcular el valor de un vehículo en el mercado tan solo introduciendo la marca, el modelo, el año de fabricación, el tipo de combustible, la potencia y el número de kilómetros.

Aunque se trata de una opción rápida y sencilla, en este tipo de webs no se valora el estado en que se encuentra el vehículo ni tampoco el equipamiento extra que incluya. Por lo tanto, el resultado se debe tomar solo como el precio estimado del coche.

Tasar un coche en un concesionario

En algunos casos, los concesionarios ofrecen el servicio de tasación de vehículos, independientemente de que se vaya a adquirir un modelo nuevo o no. El principal inconveniente está relacionado con el precio que se determina, el cual suele estar relacionado con el valor venal y, por lo tanto, es más bajo que el importe real que se maneja en el mercado de segunda mano.

Sabiendo las alternativas que existen para tasar un coche, si se vende y se compra uno nuevo, lo importante es garantizar su valor original durante el mayor tiempo posible. En este sentido, los Seguros de Coche MAPFRE , gracias a sus completas coberturas, son una excelente ayuda para mantener el vehículo en perfectas condiciones.