4 Min de lectura | ¿Quieres consumir menos combustible en autopista? Te contamos algunos trucos que te ayudarán a ahorrar y a usar tu vehículo de una manera más eficiente.

En carretera se gasta menos combustible que en ciudad, ya sea en trayectos cortos o largos. Esto se debe a la forma de conducir y para ser mucho más eficiente te ofrecemos algunos trucos para consumir menos combustible en autopista.

El consumo en autopista puede controlarse de una forma mejor si sabemos algunos trucos que nos ayuden a gastar menos combustible. A continuación, te mostramos algunos de los mejores para conseguir que el depósito de tu coche te dure más.

Comprobar el estado de los filtros

Tener tu coche en perfecto estado, así como realizar un completo mantenimiento cada cierto tiempo, son los puntos básicos para ahorrar combustible, tanto en ciudad como en autopista. Además, nos ayudará a alargar la vida útil de nuestro coche.

Debes tener en cuenta que si llevamos unos filtros en mal estado, un aceite con demasiada densidad o las bujías sucias, se puede llegar a incrementar el consumo de combustible hasta en un 10%. Si tu coche tiene filtro de combustible lo recomendable es cambiarlo cada dos revisiones, a los 30.000 kilómetros aproximadamente. Lo mismo deberemos hacer con el filtro de aire.

Presión adecuada de los neumáticos

Los neumáticos deben llevar siempre una presión específica. Esto se debe a que cuentan con un espacio de rodadura determinado que debe estar en contacto con el asfalto. Si la presión de los mismos es baja, serás más propenso a sufrir pinchazos ya que esta superficie aumenta. Por otro lado, el aumento de ésta proporciona una resistencia superior haciendo que el consumo de combustible se eleve. Si la presión de las ruedas se sitúa por debajo de los 0,3 bares podrías estar consumiendo un 3 por ciento más de combustible.

Pero, tan peligroso es circular con poca presión como con demasiada. Cuando esta se encuentra por encima de la adecuada, disminuye considerablemente el espacio de rodadura y su contacto con la carretera, lo que aumenta el riego de poder sufrir un accidente debido a un reventón en la rueda. Circular siempre con la presión indicada por el fabricante y contar con el Seguro de Coche MAPFRE para los imprevistos que puedan suceder será tu mejor garantía en carretera.

Conducir a una velocidad constante y con marchas largas

La velocidad constante ayuda a que el consumo de combustible sea menor, por ese motivo, este baja considerablemente cuando circulamos por autovía o autopista y aumenta cuando rodamos por la ciudad.

Por otro lado, es importante mantener la distancia de seguridad con el resto de vehículos, algo que ayudará a disminuir los frenazos bruscos. Aumentando la distancia y disminuyendo la velocidad ante un obstáculo levantando el pie del acelerador nos ayuda a aumentar la inercia y aprovecharla para conseguir una menor aceleración a continuación.

Los coches que cuentan con sistemas de control de crucero adaptativo ayudan en esta misión ya que mantienen siempre la distancia y la velocidad con el vehículo que circula delante de nosotros.

En cuanto a las marchas que debes usar, siempre decántate por las más largas y realiza el cambio lo antes posible. Lo ideal es no superar las 2.500 revoluciones para cambiar de marcha en coches con motor gasolina y las 2.000 en aquellos que utilizan diésel.

Mantener la temperatura adecuada

Sobre todo, en los meses de verano tendemos a utilizar el climatizador de nuestro coche a una temperatura más baja y a una velocidad que nos permita enfriar el habitáculo más rápido, provocando variaciones térmicas que también afectan al consumo de combustible.

En estos casos, lo ideal es mantener el climatizador a una temperatura constate de 24 grados. De esta forma el combustible consumido es menor porque circula menos aire frío y el climatizador no necesita hacer grandes esfuerzos para mantener la temperatura.

Algunos conductores prefieren bajar las ventanillas, algo que está bien para poder bajar algunos grados la temperatura interior, sobre todo, cuando este ha estado aparcado a pleno sol. Procura no circular mucho tiempo con las ventanas abiertas y hazlo siempre a velocidad baja. Cuando aumentamos la velocidad por encima de los 60 u 80 kilómetros por hora es mejor usar el aire acondicionado ya que la resistencia del aire hará que aumente el consumo de combustible.

Controlar el exceso de peso

En muchas ocasiones viajamos con el maletero del coche lleno, esto aumenta el peso del mismo y por lo tanto el consumo de combustible. Si puedes evitarlo, procura no cargarlo en exceso y retira las cargas innecesarias de la parte trasera.

Por otro lado, evita circular con bacas o cofres en la parte superior del vehículo si no los necesitas en ese momento ya que aumentarán la resistencia del vehículo y el consumo de combustible subirá.

Parar el motor

Cuando el coche está detenido durante un tiempo prolongado como puede ser en medio de un atasco, la mejor opción es detener el motor ya que en punto muerto consume entre 0,5 y 1 litro de combustible por hora. Un sistema muy útil para este tipo de situaciones es el Start/Stop que nos ayudará a reanudar la marcha de una forma muy sencilla y evitar el consumo de combustible adicional.

Utiliza la gravedad a tu favor

Conducir por carreteras con mucha pendiente hacia arriba hará que nuestro coche inevitablemente consuma más combustible. El motor debe superar la pendiente y mantener la velocidad, aumentando su exigencia. Para evitar un consumo excesivo aprovecha las bajadas ya que la inercia ayudará a tirar del vehículo haciendo que no sea necesario acelerar mientras desciendes.