5 Min de lectura | La bicicleta y la moto son formas ágiles de moverse en la ciudad. También cuando los pasajeros son niños, siempre que se respeten las normas de seguridad específicas para los niños, que las víctimas más frágiles en accidentes.

Cada vez es más común ver a ciclistas y a motoristas con sus hijos “de paquete”. Las dos ruedas pueden ser una alternativa muy cómoda al coche para evitar los problemas del tráfico, como por ejemplo, para llevar y recoger a los niños del colegio. Pero siempre que, el adulto sea responsable y cumpla con la regulación específica vigente para tal fin.

El Reglamento General de Circulación establece que un conductor mayor de edad puede transportar en bicicleta a un menor de hasta siete años de edad, siempre que el niño lleve puesto un casco homologado de su talla, y siempre que vaya en un asiento adicional también homologado para su peso y talla. Y es que las bicicletas, en principio están pensadas para transportar solamente a una persona. Como alternativa, tu hijo puede ir en su propia bicicleta para niños, siempre que vaya contigo y que lleve siempre puesto el casco. Procura que aprenda las normas viales básicas y practica con él primero en una zona sin tráfico rodado. Poco a poco irá mejorando como para hacer pequeños trayectos en ciudad, o en salidas al aire libre junto a tí.

Hasta ahora estaba prohibido el remolque en bicicletas y ciclomotores en el Reglamento General de la Circulación, pero con el fin de equiparar nuestras normas a las ya existentes en otros países europeos, el nuevo Reglamento que incluirá la Nueva Ley de Tráfico que entrará en vigor en este año 2015, establece que las bicicletas podrán enganchar remolques, semi-remolques u otros elementos certificados para el transporte de personas o de carga, en vías urbanas o en vías reservadas para este tipo de vehículos. Como ocupantes de estos remolques y menores de 16 años que son, recordamos que los niños deben ir siempre con un casco homologado para su edad.

Niños en bicicleta

Los niños siempre deben llevar casco en la bicicleta

En cuanto a los ciclomotores y a las motocicletas, un niño también tiene permitido viajar de pasajero, pero siempre que sea mayor de 12 años de edad, que utilice un casco protector, y que vaya sentado correctamente en el asiento: a horcajadas detrás del conductor con los pies apoyados en los reposapiés laterales. De forma excepcional, la norma permite a los mayores de siete años viajar en motocicletas y ciclomotores como pasajeros, si llevan casco y van sentados correctamente, pero siempre que el conductor sea la madre, el padre, el tutor, o una persona mayor de edad específicamente autorizada para ello.

Sillas delanteras

Como puedes suponer, se instalan en la parte delantera de la bicicleta y pueden transportar niños de hasta 15 kilos de peso -unos dos años-. Lo más común es que estos portabebés se sujeten al manillar, la barra de asiento o el propio cuadro.

Son cómodas y muy entretenidas para los niños, y también para que tú puedas comprobar en todo momento si el pequeño viaja a gusto y sin problemas. Sin embargo, en caso de caída ofrecen menos protección a los niños que quedarían totalmente expuestos. Por otra parte, afectan más a la estabilidad de la bici y dificultan algo más el pedalear aunque depende del tamaño de la silla delantera.

Silla trasera

La única opción legal actualmente para llevar niños en bici de más de 15 kilos, es llevarlos acomodados en una silla trasera adicional, que tendrás que acoplar a la parte posterior de tu bicicleta.

Son sillas más versátiles y cómodas, y algunas pueden incluso reclinarse y permiten mayor libertad de movimiento al niño. Aunque el campo de visión del pequeño es peor, y pueden resultar algo más aburridas que las delanteras, les ofrecen una mayor protección en caso de caída.

Estas son las dos posibilidades legales que actualmente puedes barajar para llevar niños en bici de manera segura; siempre y en todos los casos, el menor viajará con el casco adecuado. Además debes observar estas limitaciones y detalles de la norma de seguridad.

  • El rango de peso permitido es de entre 9 y 22 kilos -entre los 9 meses y los 6 años-, ya que los bebés con un peso inferior a nueve kilos no pueden ir en bici.
  • Es indispensable que el bebé mantenga ya y sujete la cabeza, es decir, los músculos del cuello ya deben estar desarrollados y ser fuertes para viajar en bicicleta como pasajeros con seguridad.
  • Todas las sillas de bici del mercado son monoplaza y aunque podrías montar una silla delantera y otra trasera, la ley no lo permite, ya que limita el número de niños por adulto en bici a uno.
  • Los remolques, o carritos que se enganchan a las bicis, de momento no han sido homologados para su uso, aunque dentro del sector se espera que esta homologación llegue en breve. Pero estos remolques soportan un peso máximo de 25 kilos.
  • La silla siempre debe ser adecuada para el tipo de bici, y, aunque algunos montajes no son sencillos, es importante que se respeten los consejos y recomendaciones del fabricante para extremar las precauciones y lograr el máximo grado de seguridad.
  • Es imprescindible que la silla tenga reposabrazos para el niño y que, en todo momento, sus pies y piernas queden lejos del contacto con ruedas y radios de la bicicleta. Es importante comprobar este punto con el niño en directo, antes de comprar un modelo de silla concreta.
  • Atención al sistema de arneses o cinturones que presente la silla, ya que, en ningún caso, pueden ser sencillos o con un sólo punto de presión. Hay que cerciorarse de que el pequeño no podrá librarse de los arneses por su cuenta y en pleno trayecto, poniendo en peligro su seguridad.

Lo que debes saber

  • En bicicleta: se podrá transportar a un menor, siempre que vaya en su silla homologada, con casco puesto, y que  tenga como máximo siete años de edad.
  • Mayores de 7 años: como excepción pueden viajar en moto siempre que el conductor sea el padre, la madre o su tutor. Además deberá llevar casco e ir correctamente colocado.
  • Mayores de 12 años: pueden viajar en moto siempre que lleven casco y vayan correctamente sentados.