Cómo llevar a un perro en moto

Publicado por canalMOTOR, 31 Jul 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Perro en moto a contraluz

A los amantes de los animales les cuesta separarse de sus peludos compañeros en los viajes y muchos se sienten tentados de disfrutar de la carretera con ellos. Si quieres saber cómo llevar a un perro en moto, te lo contamos.

El verano es época de viajes por carretera. Disfrutar del buen tiempo, las horas libres y las curvas es siempre algo placentero para los moteros que han sufrido una temporada de frío a bordo de su motocicleta. Por ello, cuando llega el calor y hay tiempo para poder salir de ruta o hacer un viaje, muchos moteros optan por encaramarse a los estribos y abrir el gas.

Pero ¿Y qué ocurre con las mascotas? A menudo, cuando hacemos un viaje nos vemos forzados a pedir que alguien cuide de ellas por nosotros o a dejarlas en una residencia para mascotas muy a nuestro pesar. Llevar a un perro o gato en el coche mientras conducimos no es complicado, pero cuando trasladamos la idea a las dos ruedas, la cosa parece complicarse más.

Los problemas de estabilidad, que se haga pis encima por los nervios, el miedo a que el perro salte de la moto o peor, que un movimiento brusco os desestabilice y vayáis los dos al suelo… son todas preocupaciones (legítimas) que puede tener un motero a la hora de considerar llevar a su perro a bordo.

Para llevar en coche al perro hay multitud de accesorios que nos facilitan la vida y la ley regula con bastante detalle qué se puede y qué no a la hora de viajar con una mascota. Sin embargo, con las motos no está tan claro…

¿Qué dice la ley sobre a un perro en moto?

Curiosamente, la ley no prohíbe expresamente llevar a un perro en moto. Y, como cualquier estudiante de derecho te puede confirmar, lo que no está prohibido, está permitido. Eso sí, a la hora de explicárselo al agente de policía que te haya parado es posible que no esté tan claro.

El artículo 18 del Real Decreto 1428/2003, el Reglamento General de Circulación, establece: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

En definitiva, lo más importante a la hora de transportar a un animal en moto es que no nos limite nuestra capacidad de maniobra y que no sobresalga por los laterales. Por supuesto, uno de los factores más importantes a la hora de llevar a un perro en moto es su peso y tamaño, ya que no es lo mismo un Caniche de 4 kilos que un Bóxer de 30.

El sidecar

El sidecar es un elemento que se acopla al eje trasero de la moto y que permite añadir un asiento más al vehículo. Hace que cambie las dinámicas de conducción y que se comporte de forma totalmente diferente, fue muy popular durante todo el siglo XX y es una alternativa a considerar si nuestro perro es más grande o vamos a hacer viajes largos con él.

Por supuesto, es importante que nuestro can se sepa comportar mientras viaja en sidecar y que no salte de su asiento cada vez que nos detenemos en un semáforo (o peor aún, en marcha). Para ello, es mucho mejor el entrenamiento progresivo a bajas velocidades para que pierda el miedo.

Bolsas de depósito

La mejor opción para perros más pequeños son las bolsas de depósito (tienen una capacidad máxima de ocho kilos), estos accesorios permiten acoplarse al depósito de gasolina y sujetar al perro mientras se circula.

Hay que encontrar una que sea cómoda para nuestra mascota, y que se fije con seguridad a los anclajes. No habría peor escenario que se soltase mientras estamos en marcha en una carretera. Viaje como viaje nuestro perro, deberíamos considerar comprarle unas gafas para que no impacten insectos contra sus ojos y para que pueda observar la carretera con el viento en la cara. A los perros les encanta esta sensación, pero después de mucho tiempo en la carretera no podrán soportarlo.

Entrenamiento y seguridad

Los accidentes en la moto ocurren y son mucho más peligrosos que en un coche. Todos los moteros lo saben y esto no impide que circulen con estas máquinas, pero los humanos estamos obligados por ley a llevar un casco y tenemos ropa diseñada para protegernos ante una caída y la abrasión del asfalto.

Esto no es así en el caso de los perros. Si tenemos un accidente con nuestro perro, él no tendrá una chaqueta de kevlar que proteja su piel o un casco que amortigüe el impacto. Es importante ser conscientes de esto y saber hasta qué punto estamos dispuestos a poner en peligro a nuestro amigo.

Además, las personalidades de los perros varían mucho. Los hay asustadizos y los hay valientes. En ambos casos, conviene hacerles una introducción gradual a la moto, siempre progresiva y a bajas velocidades para que se acostumbren a las sensaciones y le vayan perdiendo el miedo. Tras cada sesión de entrenamiento, es importante recompensarles con cariño o golosinas para demostrarles que su paciencia rinde frutos.

 

Así que, si siempre te has preguntado cómo llevar a un perro en moto, ahora ya lo sabes. Usa los accesorios diseñados para ello, entrénale con paciencia y mimo, e intenta no poner su vida ni la tuya en riesgo. Si además contratas un Seguro de Mascotas MAPFRE, tendrás garantizada la mejor asistencia veterinaria en cualquier parte de la Península. Así, te ganarás a uno de los mejores compañeros de viaje que puedes tener.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos