5 Min de lectura | El acelerador se convierte en el único pedal para acelerar y frenar, así es el sistema de conducción denominado One Pedal que integran los coches eléctricos. ¿Quieres conocerlo?

Esta nueva tecnología a la que se ha nombrado como “e-Pedal” o “One Pedal” no es otra cosa que una aplicación directa de la frenada regenerativa que genera energía y produce una retención del vehículo que puede llegar incluso a detenerlo si se deja de presionar el acelerador.

Una nueva forma de conducir basada en la utilización del pedal del acelerador como casi único para avanzar o frenar el coche.

Por supuesto, esta tecnología se monta exclusivamente en vehículos electrificados, ya sea en

Pantalla de un coche eléctrico con pilotos de carga, ECO, e-Pedal

Fuente: Revista Motor Mundial

Aporta innumerables beneficios a la conducción, sobre todo en trayectos urbanos, a pesar de las ya muy arraigadas costumbres de conducción utilizando siempre los pedales de freno y acelerador para realizar las acciones correspondientes, por lo que, no hay duda, se precisa una mínima adaptación para poder utilizarlo correctamente.

Todo indica que la gran mayoría de los vehículos electrificados contarán con este tipo de gestión, ya que precisan recargar utilizando la frenada regenerativa, aunque veremos diferentes niveles de retención según los gustos y tecnologías que cada marca quiera aplicar a sus productos.

Funcionamiento y operatividad

coche frenando y pedal “one pedal” explicando cómo se acciones

Fuente: Revista Motor Mundial

Para comprender como funciona el “One Pedal” se precisa conocer el sistema de frenada regenerativa que montan los coches electrificados, y que no es otra cosa que el sistema creado para recuperar la energía que se genera por la inercia de las desaceleraciones y las frenadas para realizar así su conversión en electricidad y acumularla en la batería del vehículo.

El paso más importante que da el sistema “One Pedal” es la activación inmediata del sistema de frenado regenerativo en cuanto se levanta el pie del acelerador, de manera que a mayor deceleración mayor es la retención, actuación como el pedal del freno, pudiendo incluso llegar a parar por completo el vehículo cuando se omite por completo el pie del acelerador.

La sensación que se obtiene para el conductor se asemeja mucho al bien conocido “freno motor” que realizamos mediante deceleraciones o actuaciones con marchas más bajas, pero añadiendo el factor de que, en muchos casos, no es necesario utilizar el pedal del freno.

Es evidente que este nuevo sistema de conducción es especialmente cómodo en recorridos urbanos, en los que la aceleración y las frenadas son muy constantes, ya que al evitar tener que cambiar continuamente el pie derecho entre los dos pedales, se produce una agradable sensación de comodidad que seguramente va acompañada de una mayor seguridad al ganar en tiempos de reacción.

Tres coches en una estación de recarga cargando la batería

Fuente: Revista Motor Mundial

Es también importante que todos los coches del entorno estén informados sobre la operación de frenado por deceleración que se realiza, por lo que los vehículos dotados con esta tecnología cuentan con los sistemas necesarios para que los pilotos traseros avisen con las luces tradicionales de frenada para evitar incidentes bien conocidos.

Por supuesto, el hecho de que un vehículo esté equipado con el “One Pedalno quiere decir que, en ningún caso, no disponga del tradicional pedal de freno, aunque con un uso más limitado y casi exclusivo para frenadas intensas o de gran emergencia. Esto supone una notable reducción del desgate de los sistemas de freno y consecuentemente de los costes de mantenimiento vinculados.

Conducir un coche dotado con el sistema “One Pedal”  puede ser algo extraño al inicio, pero con un poco de tiempo de conducción se realiza una correcta adaptación que permite “coger el punto” de la frenada hasta el momento en que la costumbre genera una actuación totalmente autónoma y sin especial atención, si bien la gran mayoría de los coches que cuentan con esta nueva tecnología aportan la posibilidad de desconexión de la  misma para poder circular a la manera tradicional usando los pedales normales de freno y acelerador.

Gran proliferación de modelos con esta tecnología

Probablemente sea Nissan una de las marcas promotoras de este sistema que mayor incidencia procuró en sus productos inicialmente, y en los estudios que ha realizado asegura que la utilización de “ePedal” reduce en un 90 % la utilización de los sistemas de freno tradicionales y con ello produce un alargamiento de la vida de estos.

Coche eléctrico estacionado cargando la batería

Fuente: Revista Motor Mundial

La expansión del “One Pedal” en los nuevos modelos que se lanzan al mercado es totalmente exponencial, sus principales pioneros son:

  • BMW i3 y los nuevos eléctricos en todas sus series
  • Ford Mach-E
  • Honda e
  • Mercedes EQC
  • Nissan Leaf
  • Tesla en todos sus modelos
  • Volkswagen ID.3, ID.4 y el nuevo ID.5(con una versión algo distinta de las demás)

Hay otros muchos modelos y marcas que se van incorporando paulatinamente a esta clara tendencia. Mientras que algunos han decidido graduar a la baja la intensidad de la retención regenerativa, siendo más necesario el uso del pedal de freno, como por ejemplo el Mazda MX-30 o el Lexus UX 300e.

Es importante remarcar que mientras avanza esta tendencia de coches electrificados con “Pedal único de gestión”, otros servicios del entorno también evolucionan en consecuencia, como los seguros, que evidentemente valoran la mayor seguridad de este sistema en sus pólizas pensando siempre en el futuro ya más cercano que lejano, como el Seguro para Coches Eléctricos e Híbridos MAPFRE.

Ventajas y desventajas

Coche eléctrico estacionado cargando la batería

Fuente: Revista Motor Mundial

Al igual que casi todas las innovaciones tecnológicas del sector, la utilización del “One Pedal” presenta luces y sombras, por lo que hemos procurado resumirlas:

Ventajas

  • Ayuda a la gestión de la recarga de la batería: mayor eficiencia y comodidad al recargar constantemente durante su uso.
  • Des conectable: permite una conducción más tradicional con los dos pedales en uso siempre que quieras.
  • Gran confort: permite olvidarse del pedal del freno en el 90 % de las ocasiones.
  • Reducción del desgaste de pastillas y discos de freno: con la consiguiente repercusión económica positiva.

Inconvenientes

  • Olvido del freno tradicional: una vez que el conductor se acostumbra al pedal único, es posible que tenga reacciones más lentas para frenadas de emergencia.
  • Necesidad de adaptación: puede provocar alguna frenada más brusca de lo habitual hasta que el conductor se acostumbra definitivamente al pedal.

 

Periodista especializado

Motor Mundial