4 Min de lectura | Descubre qué es el GLP y qué ventajas tiene la adquisición de ese tipo de vehículos. Cuentan con bonificaciones y estacionamientos más baratos que te permitirán ahorrar mucho dinero.

En la actualidad cada vez son más las personas que se decantan por el uso de nuevas formas de movilidad. El auge de las nuevas tecnologías y la llegada de los coches híbridos e eléctricos han propiciado que la industria del automóvil se transforme. Te contamos qué es el GLP y qué ventajas tienen este tipo de vehículos frente a otros que funcionan con motor de combustión, ya sean diésel o gasolina.

¿Qué es el GLP?

GLP son las siglas de Gas Licuado del Petróleo, también denominado como Autogás, y se trata de un combustible mucho menos contaminante y económico que el normal. Sin duda, las ventajas de los coches que funcionan con GLP son mucho mayores para los conductores que realizan muchos kilómetros, sobre todo en ciudad.

El motor de estos vehículos funciona a partir de un carburante que se consigue con la mezcla de propano y butano. Esto permite una mayor eficiencia, un gasto menor de carburante y una reducción considerable con respecto a las emisiones provocadas por otros combustibles.

Por otro lado, debido a su bajo consumo y emisiones están clasificados con la etiqueta ECO de la DGT lo que les permite ser beneficiarios de una serie de ventajas con las que no cuentan otros automóviles. Estas se asemejan a las que tienen los coches eléctricos e híbridos.

Ventajas de los coches GLP

Los coches GLP cuentan con una serie de ventajas con respecto a otros vehículos que hacen que sean una buena opción para aquellos conductores que quieren ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente. A continuación te mostramos cuáles son las más importantes.

Bonificaciones

Los coches GLP cuentan con bonificaciones en algunos impuestos como es el de circulación. En este caso, los propietarios de este tipo de vehículos podrán acceder a una reducción que se sitúa en torno al 75 por ciento. Este porcentaje dependerá del Ayuntamiento ya que es el encargado de aplicar este impuesto.

Más ahorro

Varias monedas apiladas

https://cutt.ly/abdOO2I

Aunque en un primer momento, el precio de compra sea superior al de un vehículo diésel o gasolina, a la larga representa un menor coste por kilómetro. Un coche con tecnología GLP consume hasta un 40 por ciento menos que uno con motor convencional. A ello hay que sumarle que el precio de este combustible por litro es la mitad que el de la gasolina.

Estacionamiento

Este tipo de vehículos cuentan con etiqueta ECO de la DGT, por lo que disponen de una serie de beneficios de circulación y estacionamiento en zonas restringidas. Así, aparcar estos automóviles cuentan con un descuento del 50 por ciento en las zonas de Estacionamiento Regulado.

Circulación en zonas restringidas

Como son menos contaminantes pueden circular por zonas restringidas en las grandes ciudades, además de poder acceder a los carriles VAO, aunque en ellos tan solo viaje una persona. Esto ayuda a que la circulación en las grandes ciudades sea más fluida y ahorra tiempo al conductor.

Mayor autonomía

Estos vehículos disponen de una mayor autonomía ya que cuentan con un doble depósito de gasolina y GLP. Esto hace que los kilómetros que pueda realizar un vehículo de este tipo se incrementen en más de 1.000 con un solo repostaje.

Lo recomendable es el uso del depósito GLP para circular por la ciudad ya que en estos tramos urbanos es donde se produce un mayor uso de combustible. La gasolina, es mejor reservarla para cuando se realizan viajes largos por carretera.

Mantenimiento más sencillo

Los motores GLP son más duraderos ya que sufren menos desgaste en sus componentes. Se trata de vehículos de gasolina adaptados a este combustible en su sistema de admisión que cuentan con un depósito extra.  Esto hace que el mantenimiento sea menor, ya que la combustión se realiza de manera silenciosa, progresiva y sin generar depósitos en la cámara de admisión. Este comportamiento mantiene limpio el aceite lubricante y alarga la vida de las bujías a la vez que mantiene intactas la potencia y prestaciones del coche.

Mayor seguridad

Gracias a la normativa tan estricta que aplica en este sector, el GLP es uno de los combustibles más seguros. Los depósitos se instalan siempre cumpliendo los estándares de seguridad y en el caso de una posible fuga de gas, es fácilmente detectable ya que éste contiene un elemento odorante. Una fuga de gas no encharca ni contamina el suelo, sino que se disipa de forma rápida en el aire. Además, también hay que destacar que el GLP tiene un rango de inflamabilidad muy inferior al de otros combustibles alternativos.

Son menos contaminantes

Los coches que usan GLP como combustible son menos contaminantes que aquellos que lo hacen con gasoil o gasolina. Los niveles de CO2 son mucho menores y se reducen considerablemente:

Con respecto a la gasolina:

  • Las emisiones de NOx se reducen a un 68%
  • Las emisiones de CO2 se reducen en un 15%

 Con respecto al diésel:

  • Reducción al 99% de emisiones de partículas.
  • Reducción al 96% de emisiones de NOx.
  • Reducción al 50% de nivel de ruido.
  • Reducción del 10% de emisiones de CO2.

Ayudas

Este tipo de vehículos cuentan con ayudas específicas a su adquisición. Aunque en la actualidad no hay un plan nacional para ello, ya que se está apostando más por los vehículos híbridos y eléctricos, algunas comunidades autónomas cuentan con ayudas propias.

Ya conoces las ventajas de los coches que funcionan con GLP y, si eres una persona que realiza muchos kilómetros en ciudad, no dudes en elegir uno de este tipo. Recuerda protegerlo con un Seguro de Coche MAPFRE para conducir con total seguridad.