Inyectores, ¿cómo saber si están fallando?

Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/Inyectores, ¿cómo saber si están fallando?

Inyectores, ¿cómo saber si están fallando?

¿Sospechas que el sistema de inyección de tu coche puede estar fallando? No pierdas tiempo, porque las averías de los inyectores son una de las más caras. Te contamos cómo detectar cualquier anomalía.

Las averías de los inyectores son una de las más complejas y de mayor coste que pueden afectar a tu vehículo. Por suerte, de los fallos que se detectan en el sistema de inyección del motor, solo el 6 por ciento está directamente relacionado con una avería en los inyectores.

Si tienes sospechas de que éste es tu caso, te contamos cómo averiguar si el fallo está en los inyectores y cómo solucionar el problema. Si no, no te pierdas los consejos que te ofrecemos para prevenir dichas averías.

¿Qué son los inyectores?

El sistema de inyección se encarga de suministrar carburante a alta presión al ciclo de compresión del motor. La combustión se produce al entrar en contacto con el aire a temperaturas muy elevadas.

Para funcionar, el sistema se compone de una bomba de desplazamiento, que consta de varios émbolos conectados a cada uno de los inyectores o cilindros del motor, que inyectan la cantidad necesaria de combustible.

Por tanto, la pieza principal de este sistema son los inyectores, unas electroválvulas que se abren y cierran a gran velocidad accionadas con gran precisión por el pulso eléctrico. Su función es la de suministrar el combustible al conducto de admisión (inyección directa) o a la cámara de pre-combustión (inyección indirecta), sin que se produzcan goteos y distribuyendo el combustible de la forma más homogénea posible.

Los inyectores trabajan a presiones muy elevadas y de forma muy similar en vehículos con motor diésel o gasolina, aunque la diferencia es que estos últimos tienen un precio más económico.

Síntomas de averías en los inyectores

Triangulo de señalización de coche averiado en una carretera

https://bit.ly/2FMGh2Z

Los inyectores pueden presentar ciertas averías y, como veíamos al principio, el coste de la reparación puede ser muy elevado. Por eso, es importante estar atentos a cualquier síntoma, sobre todo en los casos de avería leve que, por otra parte, son más difíciles de detectar.

Los síntomas más usuales que podemos encontrar son:

Luz encendida en el tablero del coche

Normalmente, cuando los inyectores están obstruidos o presentan alguna anomalía, lo veremos reflejado con su correspondiente luz encendida en el tablero. De no ser así, debería revisarlo un mecánico para evitar problemas mayores.

Pérdida de potencia del motor

Al margen de la luz indicativa en el tablero, el primer síntoma que se suele detectar ante una avería en los inyectores suele ser el descenso considerable en la potencia del motor. Se nota que la velocidad máxima queda muy limitada a pesar del notable aumento en el consumo habitual de combustible.

Tirones al andar

Si los inyectores están desgastados u obstruidos, percibiremos que el coche da tirones durante la marcha, o que incluso llega a pararse. Además, notaremos el olor característico del combustible sin quemar.

Humo negro

Cuando el origen de la avería de los inyectores está relacionado con alguno de los elementos del sistema porque se haya quedado permanentemente abierto, veremos que el tubo de escape expulsa humo negro y que las bujías están mojadas.

Ruidos en el motor

Otro de los síntomas más comunes de avería en los inyectores es que el motor emite ruidos extraños y violentos. Además, cuesta encender el coche o directamente no se enciende.

Fuga de combustible

Si los inyectores tienen fisuras o grietas, puede originar un escape del combustible. Si notas olor a combustible mientras circulas con el coche, o percibes que el coche consume más de lo habitual, seguramente se deba a una avería en los inyectores.

¿Cómo solucionar la avería?

Si sospechas que los inyectores de tu coche están dando fallos, lo más recomendable es acudir cuanto antes a un centro especializado que disponga de terminal de diagnóstico con el que puedan señalar el inyector o inyectores concretos que están dando problemas.

Otra opción -aunque menos aconsejable- es comprobar su funcionamiento uno mismo. Para ello, coloca los conductos de los inyectores dentro unos vasos de plástico (un vaso por cada inyector), arranca el coche a ralentí y observa cómo reaccionan los inyectores. Si detectas que alguno de los inyectores llena el vaso de combustible más rápido que los demás, es que ese está defectuoso.

    Pero, como decimos, lo ideal es trasladar el coche al taller, a ser posible en una grúa para no forzarlo demasiado y evitar que la avería vaya a más. Este detalle es crucial, sobre todo si crees que los inyectores pueden estar abiertos, ya que en ese caso podrían causar daños al catalizador y a los cilindros, lo que complicaría mucho más la avería e incrementaría el coste de reparación.

    ¿Se pueden prevenir los problemas de inyectores?

    Manguera repostando combustible en un vehículo

    https://bit.ly/2V6XJUY

    Sí, además es la opción más económica para evitar este problema. Al margen de las revisiones que deben realizarse al vehículo, hay otra serie de gestos que pueden ayudar a prevenir problemas con los inyectores, por ejemplo:

    • No circules con el depósito en reserva. Si apuras el combustible al máximo llegarás a la parte en la que se acumulan todas las impurezas.
    • Si ves que el camión cisterna está llenando los depósitos de la gasolinera, vete a otra estación de servicio. Cuando las mangueras de estos camiones meten el combustible nuevo, la presión que ejerce hace que se remuevan todos los posos e impurezas.
    • Cambia el filtro del combustible cuando lo indique tu fabricante, o al menos cada 30.000 kilómetros. El gasto que puede acarrear es mínimo y, a cambio te ahorra un sinfín de problemas futuros.
    • Limpia los inyectores con aditivos específicos, sobre todo si tu coche es diésel. De esta manera, evitas que se acumulen impurezas y se formen obstrucciones.
    8 abril, 2019|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar