Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/¿Cómo y cuándo cambiar la cadena de la bici?

¿Cómo y cuándo cambiar la cadena de la bici?

Si nunca has tenido que cambiar la cadena de tu bici y te parece que es una tarea complicada, te explicamos cómo con la herramienta adecuada es un trabajo sencillo que puedes realizar en pocos minutos. Necesitas un tronchacadenas y ajustar la nueva pieza a tus necesidades.

Cambiar la cadena de  la bici es un trabajo de mantenimiento que tarde o temprano tienes que afrontar, si eres aficionado a las dos ruedas. Se trata de una pieza fundamental sin la cual el movimiento no es posible sobre la bici, ya que se encarga de la transmisión. Sustituirla no es complicado y sin embargo, si es fundamental para el buen funcionamiento.

¿Qué necesitas para cambiar una cadena?

No hay que tener muchas herramientas especiales para sustituir una cadena, pero si es cierto que necesitas algún instrumental específico sin el cual el cambio es prácticamente inviable. No son artilugios extraños ni difíciles de encontrar, ni siquiera caros por lo que es más que probable que los tengas.

Al margen de las herramientas, necesitas la nueva cadena que vayas a poner y en este caso es necesario saber de qué tamaño es la pieza, también existen diferentes calidades, materiales o estilos que te aportarán menos peso, cambios más o menos ligeros y una durabilidad. En este sentido sí tendrás que valorar cuál es tu presupuesto pues hay grandes de diferencias de precio en el mercado.

  • Tronchacadenas: no puedes manipular la cadena de tu bici sin un tronchacadenas o al menos, no puedes hacerlo de forma adecuada y con la mayor facilidad. Puedes encontrarlo fácilmente en cualquier tienda especializada o de deportes en general ya que es muy común y por menos de 5€ puedes hacerte con una. También se llaman desviador, desmontacadenas o cortacadenas, pero en todos los casos se hace referencia al mismo aparato.
  • Cadena: elige una cadena que se adecue a tus necesidades en cuanto a medida, viene determinada por el número de piñones de tu transmisión, es imprescindible. El resto de condiciones pueden ser cuestión de gusto, preferencias y presupuesto por lo que es una decisión personal que tomarás, explorando el mercado. Si no tienes mucha idea, una alternativa sencilla, es sustituir la cadena por una similar a la que montaba de serie o fabrica tu bici, especialmente si te gustaba y te daba un buen rodaje y sensación.
  • Pin de unión: no siempre es necesario el pin de unión, pues hay cadenas que ya se comercializan con un eslabón desmontable para el montaje.

4 pasos para cambiar la cadena de la bici

Desmontaje

Si se trata de una sustitución, sin rotura, lo primero es quitar la cadena vieja. Si se había rota, te evitas tenerla que partir con el tronchacadenas, pero en caso contrario, lo primero es aplicar la herramienta sobre la pieza y aplicar fuerza para que la cadena ceda, se abra y puedas retirarla con total facilidad.

Ajuste de la longitud de la cadena

Determina cuál es la longitud de cadena que necesita tu vehículo, aunque hayas comprado una igual que la anterior, es probable que necesite un pequeño ajuste y tengas que cortar algunos eslabones. Pásala por el piñón y el plato grandes, tensa uniendo ambos extremos, suma dos eslabones –uno macho y uno hembra- y corta por el punto. Ese es el largo adecuado para que tu transmisión vaya suave, pero segura.

Acople de la nueva pieza y cierre

Ahora solo quedaría que cierres la cadena con el pin de cierre o unión. Para trabajar mejor un truco es sujetar provisionalmente ambos extremos de la cadena con una alambre o por ejemplo con un clip que hayas deshecho. Coloca el pin de unión y ajusta con la herramienta. Lo habitual es que notes un clic cuando la pieza esté perfectamente acoplada. Retira el clip de unión y la guía del eslabón de unión para completar el cerrado de la cadena.

Revisión

Antes de acoplarte al sillín de tu bici de nuevo y afrontar una nueva atapa de disfrute sobre las dos ruedas con tu nueva cadena es recomendable que revises que la instalación ha sido un éxito y que la transmisión funciona como se espera. En los primeros compases es lógico que la notes más fuerte y con mayor resistencia, pero con el paso de los kilómetros la adaptación debe ser perfecta sin presentar brusquedades en la transmisión. Una cadena nueva no es necesario engrasarse hasta pasado un tiempo.

Cambiar la cadena de tu bicicleta no es complicado, asegúrate de seguir los pasos indicados y comprobar que la unión es correcta. En todo caso, si tienes demasiadas dudas o poco tiempo, confía en un profesional para que te haga la sustitución o te guíe en un primer cambio para asegurarte un resultado óptimo.

Los cuatro pasos para cambiar la cadena de la bici

¿Cuándo se cambia la cadena?

No siempre la sustitución de la cadena de la bici se hace por las mismas razones y cada una de ellas, requiere una intervención diferente que debes conocer.

Rotura de la cadena

En mitad de tu ruta ciclista o viaje puedes sufrir una rotura de cadena debido a un mal montaje, desgaste, de manera espontánea u otras circunstancias. Este es un caso de emergencia que requiere que puedas repararla para, al menos, poder regresar a casa o pedir ayuda, ya que con la pieza rota es inviable circular. Las incidencias mecánicas con un seguro de viaje serán más fáciles de afrontar, ya que solo tendrás de solicitar por teléfono su servicio de asistencia para que se encargue de reparar en el lugar o ayudarte a desplazarte.

Cadena vieja

Con el paso del  tiempo y el uso, la cadena sufre desgaste y va perdiendo sus cualidades. Aunque los expertos aseguran que es imposible hablar de un número determinado de años o kilómetros de duración de la cadena, ya que depende de cada ciclista y su uso, de lo que no hay duda es que es una pieza que debe cambiarse con el paso del tiempo y revisarse a menudo. La cadena se erosiona y coge holgura, si notas que las marchas saltan o no engranan bien, es probable que la cadena esté pidiendo te la sustitución. Si vas a restaurar una bici antigua, también tendrás que cambiarla.

Cadena mal acoplada

Cuando la cadena es nueva y no se ha roto, pero notas que algo no va bien en la transmisión de tu bici, haces bien en sospechar de esta pieza. Es posible que no necesite un cambio integral, pero sí una ajuste, una mejor instalación o una revisión de su tamaño que puede no ser el adecuado o haber cogido holgura por algún defecto o mal uso.

 

28 agosto, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.