Inicio/Consejos Practicos/Consejos de mantenimiento/¿Es seguro pintar las pinzas de freno de tu coche?

¿Es seguro pintar las pinzas de freno de tu coche?

4 minutos |
Pintar las pinzas de freno de tu coche puede ser una mala decisión. Te contamos por qué, y qué puedes hacer para dar un aspecto deportivo a las ruedas sin poner en riesgo tu seguridad.

Desde hace algunos años, pintar las pinzas de freno se ha convertido en una demanda muy extendida entre los aficionados y amantes de los coches deportivos. Esta personalización hace que la pieza destaque por detrás de las esbeltas llantas multirradio de los modelos más prestacionales, alzándose como un símbolo de deportividad. Pero ¿merece la pena poner en jaque la seguridad en favor de la estética del vehículo?

¿Qué puede ocurrir si se pintan mal las pinzas de freno?

Las pinzas de freno son una de las piezas más importantes del sistema de frenado. Su función es la de hacer presión sobre las pastillas y producir el rozamiento necesario contra el disco de freno para disminuir la velocidad de giro de las ruedas.

Un problema en este elemento puede originar una diferencia de frenado entre ruedas de un mismo eje o un exceso de presión haciendo que las pastillas internas se queden inmovilizadas.

Como cabe suponer, los riesgos son muchos, por lo que éste es un elemento que no se debería tocar sin una causa justificada. Y la cuestión estética no es una de ellas.

Si aun así decides pintar las pastillas de freno de tu vehículo, debes saber los riesgos que conlleva hacerlo mal:

Poca durabilidad

En las pinzas pintadas en fábricas se utiliza una pintura diseñada para soportar las altas temperaturas a las que trabajan las pinzas. Además, son muy resistentes a la luz y a los agentes atmosféricos.

Una pintura sin estos pigmentos no durará demasiado cuando se exponga a las inclemencias del tiempo. Tras unos miles de kilómetros recorridos puede que vuelva a su color original e incluso que se desconche y termine originando un percance.

Sobrecalentamiento

La fricción que ejercen las pinzas con los discos de freno para detener el vehículo genera altas temperaturas.

La pintura de fábrica asegura que este hecho no comprometa sus prestaciones, pero una mala pintura puede hacer que los frenos se sobrecalienten. Esto, a la larga, puede causar un accidente.

Montaje complicado

Desmontar y montar las pinzas de freno es una tarea complicada que implica tener buenos conocimientos de mecánica. Si se hace mal, se pueden causar daños en otros componentes y, de nuevo, se corre el riesgo de sufrir un accidente.

Incluso si se lleva a un taller para que pinten allí las pinzas, hay que asegurarse de que sea uno especializado en dicha tarea y, por tanto, que vaya a efectuar un buen trabajo.

Hombre cambiando una rueda

https://bit.ly/36pEDQv

¿Dónde pintar las pinzas de freno?

Si quieres cambiar el color de tus pinzas de freno, lo aconsejable es que optes por adquirir piezas que vengan ya pintadas de fábrica. Existen distribuidores oficiales que ofrecen gran seguridad al respecto, como Brembo, líder mundial en el diseño y fabricación de este componente, que cuenta en la actualidad con un catálogo de más de cuarenta tonos diferentes.

Esta empresa quizá sobrepase el presupuesto que tenías pensado dedicar a esta partida, pero como ella, existen otros muchos de distribuidores oficiales algo más baratos.

Otra opción es encargar el trabajo a uno de los talleres especializados que trabajan con este tipo de componentes. Lo que es totalmente desaconsejable es que sigas la tendencia Do It Yourself y seas tú mismo el que decida pintar las pinzas de freno.

El ciclo de vida de la pintura industrial que se utiliza en la fabricación de estas piezas es largo y complejo. Es un proceso mejorado y perfeccionado en el tiempo gracias al cual se asegura la longevidad de las pinzas. Y eso, con los medios que tengas en casa, no lo vas a conseguir.

Además, como indicábamos antes, para pintar las pinzas de freno es necesario desmontar la rueda, así que, aun suponiendo que la pintura sea la correcta o que la pieza sea la original, el trabajo mecánico que conlleva lo tiene que realizar un especialista porque las operaciones preliminares que hay que realizar sobre la parte hidráulica deben efectuarse con conocimiento.

Qué pasa con la ITV

Por último, no hay que olvidar que todos los añadidos que se hacen al coche deben pasar también la Inspección Técnica del Vehículo (ITV).

El equipo de frenos es uno de los aspectos que se examinan con mayor detalle, y si las pinzas de freno no tienen la pintura correcta o directamente están mal pintadas, o la pieza no corresponde con el modelo de coche, podría no superarse la ITV.

Las modificaciones referentes a los frenos están consideradas como reformas de importancia, y como tal, necesitan la homologación correspondiente. Para ello se necesita un proyecto técnico y un certificado final en el que se indique que la reforma se ha llevado a cabo según el proyecto y que está suscrito por un técnico titulado.

En muchos casos, también es necesaria una prueba de frenado que justifique las directivas ante la ITV.

El seguro de coche MAPFRE es tu mejor aliado para que tu coche esté a punto y pueda pasar la ITV en las mejores condiciones. Además, incluye asistencia en viaje, defensa jurídica, reclamación de daños y otras muchas ventajas.

15 junio, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.