3 Min de lectura | Los fallos en el indicador del combustible pueden deberse a problemas tanto en el cuadro de mandos como en el aforador. Te contamos cómo limpiar el aforador para evitar problemas a la hora de conocer el estado de tu depósito.

En el cuadro de mandos de nuestro coche podemos ver distintos indicativos que nos muestran el estado del mismo. Uno de los que incorporan todos los vehículos es el indicador de combustible en el que se muestra si este está lleno o vacío. Para que el indicador funcione es necesario que cuente con una serie de elementos conectados al depósito, en este caso vamos a ver cómo limpiar el aforador del combustible ya que puede ocasionar errores en la medición.

¿Qué es el aforador de combustible?

Es el sistema que nos indica los niveles de combustible y está formado por dos elementos:

  • Un reloj o indicador en el cuadro de mandos
  • Un aforador de la bomba de combustible

El primero de ellos es un indicador visual del combustible que queda dentro del depósito, puede ser digital o mediante una aguja y es el que nos indicará cómo se encuentra el nivel en el tanque y cuándo debemos recargarlo.

Por su parte, el aforador es una boya que flota dentro del depósito, esta está conectada a un potenciómetro que es el que transmite la información al cuadro de mandos. Es decir, cuando el nivel de combustible desciende la boya transmite la información al potenciómetro que muestra al conductor si necesita o no repostar.

En algunas ocasiones, es posible que este aforador se dañe o que necesite una limpieza para poder funcionar correctamente. Los residuos que pueden incorporar el diésel o la gasolina se adhieren a su superficie haciendo que el potenciador no pueda cumplir su función.

Una vez comprobado que el problema procede efectivamente de este y no tiene que ver con el cuadro de mandos podemos proceder a su limpieza para facilitar su funcionamiento.

Cómo limpiar el aforador paso a paso

Lo primero que debes hacer es localizar dónde se encuentra el depósito de tu coche y el acceso al mismo desde el interior del vehículo. Podrás encontrar esta información en el manual de instrucciones. Por lo general, el acceso se sitúa bajo el asiento trasero del lado en el que se encuentra el depósito.

Para desmontarlo sigue las instrucciones que aparecen en el libro, algunos contarán con tornillos, otros a presión y otros a rosca. Deberás comprobarlo antes. Una vez eliminada la sujeción retira la tapa.

Verás un conector que es el encargado de transmitir los datos al panel de control de tu coche. Debes desconectarlo y aflojar las sujeciones que verás sobre la siguiente tapa que deberás aflojar usando una llave especial para este tipo de tareas.

A continuación, retira la tapa, saca el aforador y desconéctalo del tubo de retorno. Saca la bomba al exterior. A continuación, limpia el aforador usando un producto específico para ello y vuelve a colocarlo en su sitio siguiendo los mismos pasos que hemos practicado anteriormente pero de manera inversa.

Te dejamos un vídeo para que lo veas de una forma más gráfica:

Aunque el problema del combustible puede partir del aforador, la mejor opción es que acudas a un taller especializado como los que te ofrece la red adscrita a tu Seguro de Coche de MAPFRE en el que un profesional revisará tu vehículo para hallar el problema.