4 Min de lectura | Cuando llega el momento de renovar el vehículo o adquirir uno por primera vez, suele ser habitual preguntarse si es mejor comprar un coche nuevo o usado con el mismo presupuesto. Aquí vemos los pros y los contras de cada opción.

La adquisición del primer vehículo o la renovación de uno antiguo no es una tarea sencilla, sobre todo cuando el presupuesto disponible es limitado. En este contexto es bastante común plantearse la posibilidad de comprar un coche nuevo o usado. Para tomar la mejor decisión es interesante conocer las ventajas e inconvenientes que presenta un modelo básico a estrenar y otro de segunda mano de nivel superior.

Comprar un coche nuevo

Adquirir un coche nuevo suele ser una de las primeras ideas en las que se piensa para evitar los problemas que pueden presentar los modelos de segunda mano. Sin embargo, esta opción no es apta en todos los casos, sino que conviene analizar con detenimiento las necesidades particulares presentes y futuras.

Así, es interesante decantarse por esta alternativa en determinados supuestos, como por ejemplo, cuando se trata de un vehículo que acaba de lanzarse y no existe ninguna posibilidad de encontrarlo en el mercado de ocasión. También compensa realizar esta inversión cuando el objetivo es conducir el mismo coche durante muchos años o si es un modelo concreto que se podrá vender en unas condiciones ventajosas.

Ventajas de adquirir un coche nuevo

  • La compra de un coche nuevo permite elegir todas las características, tanto en aspecto como en equipamiento, que se deseen.
  • Al estrenar vehículo es más probable que incorpore los sistemas de seguridad más avanzados.
  • En este caso no existen vicios ocultos en el coche como consecuencia de un uso anterior, por lo que tiene una mayor expectativa de vida útil.
  • Esta opción permite beneficiarse de la garantía oficial del fabricante durante un periodo de dos años.

Desventajas de comprar un coche nuevo

  • Los coches nuevos están asociados de forma irremediable a una rápida depreciación durante los primeros años. Esto se traduce en una pérdida de dinero que puede llegar hasta el 20% antes de cumplir 12 meses.
  • Además del precio inicial que tiene un vehículo en el concesionario, es necesario sumar el coste del equipamiento opcional que se quiera añadir.
  • En la mayoría de los casos no es posible probar el modelo que finalmente se compra, sino que en su lugar solo está disponible un coche de muestra.
  • Aunque se trate de un vehículo nuevo, puede ocurrir que presente diversos problemas como consecuencia de un defecto de fábrica.

Comprar un coche usado

Una decisión muy interesante es comprar un coche usado con unas prestaciones superiores por el mismo precio de un modelo nuevo de categoría inferior. No obstante, antes de realizar este tipo de transacción es fundamental elegir un vendedor profesional de confianza que ofrezca plenas garantías en la venta, así como obtener la máxima información sobre los antecedentes del vehículo.

Teniendo esto en cuenta, el siguiente paso es saber cuándo interesa más adquirir un modelo de segunda mano. Por norma general, es recomendable cuando es un vehículo que tiene poca demanda, si el propietario es una persona conocida o si el precio es una oportunidad que no se puede desaprovechar a cambio de asumir un cierto riesgo.

Pros de comprar un coche usado

  • Los vehículos de segunda mano no se deprecian demasiado porque ya lo han hecho durante los primeros años de vida.
  • Comprar un coche de ocasión se traduce en realizar un menor desembolso.
  • En la actualidad existen múltiples canales de venta de coches usados gracias a los cuales es posible encontrar interesantes ofertas y descuentos en multitud de modelos.
  • El hecho de poder conducir el vehículo para probarlo antes de efectuar el pago es una importante ventaja y también casi una obligación para examinar en qué estado se encuentra realmente.

Contras de elegir un coche de ocasión

  • En el mercado de ocasión es sumamente complicado encontrar un modelo que tenga una alta demanda. Para realizar una buena compra es preferible decantarse por un coche que se aleje de lo que busca la mayoría.
  • El principal problema de los vehículos usados está relacionado con los daños graves que no se pueden apreciar a simple vista y que dificultan la conducción significativamente.
  • Estos modelos también tienen un periodo de garantía inferior que los coches nuevos.
  • En la mayoría de los casos es necesario conformarse con las alternativas disponibles, ya que la oferta de coches de segunda mano suele ser limitada.

Estos puntos son de gran utilidad a la hora de decantarse por un coche nuevo básico o un modelo usado por el mismo precio. No obstante, para desplazarse con total tranquilidad, independientemente de la decisión que se tome, es recomendable contratar un Seguro de Coche MAPFRE que incluye las coberturas necesarias para hacer frente a cualquier incidente o imprevisto.