Las 5 causas principales en los accidentes de tráfico

Publicado por canalMOTOR, 09 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Las 5 causas principales en los accidentes de tráfico

La conducción es un proceso en el que entran en juego muchos elementos: el conductor, la carretera, el vehículo… Un error o un defecto en cualquiera de ellos puede acabar provocando un accidente. Sin embargo, tras varias investigaciones y estudios al respecto, parece evidente que, entre las causas principales de los accidentes de tráfico, hay algunas que son más frecuentes que otras. ¿Cuáles son?

Aunque las cifras de accidentes de tráfico en España se han ido reduciendo durante los últimos años, y en 2015 la cifra de fallecidos marcó un mínimo histórico desde 1960, primer año en el que se tienen estadísticas, más de 1.100 personas murieron en las carreteras españolas el pasado año y 4.800 necesitaron hospitalización. Por eso, no está de más que nos sigamos preguntando cuáles son las causas principales de los accidentes de tráfico, a fin de tratar de evitarlos en todo lo posible.

Aunque no debemos dejar de tener en cuenta aspectos como el mantenimiento del vehículo, las condiciones de la carretera y la climatología, el factor humano aparece como causante de entre el 80 y el 90% de los accidentes que se producen al volante. Las estadísticas reflejan tres fallos humanos como los causantes de más de la mitad de la accidentalidad: las distracciones, la velocidad y el consumo de alcohol (u otros estupefacientes).

Las distracciones, un peligro

Quizás no lo imaginases, pero las distracciones mientras se conduce son la primera causa de siniestralidad en España. Los ocupantes del vehículo y las preocupaciones son las principales fuentes de despiste. Suele haber consenso en que ciertas acciones, mientras se conduce, son peligrosas. Tal es el caso de hablar por teléfono (incluso con manos libres) o manipular el GPS.

 

 

Pero, aunque nos parezca lo más normal del mundo, también acciones habituales como hablar con el copiloto o manipular los mandos de la radio nos hacen perder unos segundos de atención que pueden derivar en la pérdida de control del vehículo o en colisión.

¡Y no hablemos ya de si hay niños en el vehículo! Tres de cada cuatro conductores que viajan con niños reconocen que miran por el retrovisor o se vuelven para atenderlos durante la marcha.

La velocidad, factor de riesgo

En el segundo puesto del ranking de accidentalidad se sitúa la velocidad. No sólo cuando es excesiva (por encima de los límites establecidos) sino también cuando es inadecuada (es decir, dentro de los límites pero sin ajustarse a las condiciones de la vía, el vehículo o el conductor). La velocidad inadecuada reduce el tiempo de reacción, dificulta el control del vehículo y la rectificación de la trayectoria, aumenta la agresividad y el estrés del conductor, además de alterar el funcionamiento sensorial (disminuyendo el campo visual) y el fisiológico (aumentando el nivel de fatiga). Por si fuera poco, no sólo provoca muchos accidentes sino que, además, suele estar presente cuando en los siniestros hay víctimas mortales. Uno de cada cuatro fallecidos en accidente de tráfico es resultado de una velocidad inadecuada.

El alcohol, un enemigo

Decenas de estudios lo demuestran, el consumo de alcohol antes de conducir produce pérdida de reflejos y hace que nuestra mente nos dé una percepción errónea de las distancias, las velocidades y los riesgos que asumimos. En resumen, aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir un accidente. Si hemos bebido, debemos dejar que el alcohol se metabolice en nuestro cuerpo antes de coger el coche. Como media, para un adulto de complexión media, los efectos de una copa de vino o dos cañas tardarían en desaparecer algo más de una hora.

Pero no sólo el alcohol afecta a nuestras capacidades al volante, también lo hacen las drogas y… ¡ojo!, algunos medicamentos. Si estás tomando alguna medicación no dudes en preguntar al médico, al farmacéutico o leer en el prospecto si se recomienda dejar de conducir mientras la estés usando.

Por supuesto, a pesar de evitar las causas principales de accidentes de tráfico, nada es infalible y puede ocurrir que acabes implicado en uno de ellos. Recuerda que un buen Seguro de Auto será tu mejor aliado en estos casos así que no dejes de buscar el que te ofrezca las más completas coberturas.   



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios