4 Min de lectura | Quizás en más de una ocasión te hayas preguntado cómo deben viajar los niños en los autobuses, no sólo en los urbanos o interurbanos, sino también en los de largo recorrido.

En el caso de que queramos movernos en autobús debemos saber cómo deben viajar los niños en los autobuses por las diferentes zonas de nuestra ciudad o a una población que se encuentre dentro de nuestra comunidad autónoma, la mayoría de los usuarios conocen el reglamento a la perfección. Así, se debe utilizar el espacio de la zona central para colocar el carrito y sujetarlo con las fijaciones y sistemas de seguridad disponibles para ello.

Los padres son los responsables de custodiar al pequeño para evitar cualquier incidente. También existe la posibilidad de realizar el trayecto sentado con el niño en brazos y en dirección contraria a la marcha del autobús. El carrito plegado debe ir colocado en una zona que no entorpezca al resto de viajeros.

Dado que no existe una normativa legal que establezca cómo deben viajar los bebés y los pequeños en los autocares, a continuación te damos algunas pautas al respecto.

Cómo deben viajar los niños en los autobuses de larga distancia

La normativa vigente es ciertamente ambigua e incompleta, y esto provoca que a diario viajen muchos niños en autocares o minibuses sin cumplir las condiciones de seguridad mínimas. Al igual que es obligatorio que todos los niños menores de 12 años y con una estatura inferior a 1,35 centímetros viajen en el coche con su correspondiente sistema de retención infantil, también debería serlo en los distintos tipos de autobuses. Sin embargo, en España encontramos que el Reglamento General de Circulación establece cómo deben viajar los mayores de 3 años en este tipo de vehículos, pero no fija cómo deben hacerlo los menores de esa edad.

Los pequeños que tengan una edad superior a 3 años deberán utilizar el cinturón de seguridad del autobús o cualquier otro sistema que esté homologado. Dado que este tipo de cinturones suelen tener dos puntos de anclaje, no existe problema con la estatura del pequeño. En cualquier caso, esta solución puede no ser suficiente, ya que si el autobús frena de forma brusca, el tronco y la cabeza no serán retenidos por este tipo de cinturones de seguridad. Si el autobús dispone de cinturones de tres puntos, es aconsejable utilizar un elevador para que la banda diagonal no provoque daños en el cuello del menor.

niña sonriente sentada en un autobús

 

En el caso de los menores de 3 años, lo más recomendable sería que viajaran con su sillita infantil, pero el principal problema de ello es que la mayor parte de los autocares en España cuentan con cinturones de dos puntos en lugar de tres, que son los necesarios para fijar un accesorio adicional de seguridad. A priori, el reglamento no recoge ningún punto en el que se impida esta solución de cómo , siempre que el sistema de retención esté debidamente homologado y se sujete de forma correcta al asiento.

Los padres deben saber cómo deben viajar los niños en los autobuses y ser conscientes que por muy resguardados que vayan los niños en sus brazos, nunca será lo suficientemente seguro en caso de frenazo brusco o accidente. Lo más probable es que el pequeño salga despedido y sufra daños graves.

    Antes de nada, es importante comprobar si la sillita que queremos colocar en la plaza del autobús se puede sujetar con el cinturón de seguridad y además, contactar con la compañía para asegurarse si nuestro sistema de retención es compatible con el asiento del autocar. Si existe la posibilidad, es preferible viajar con aquellas empresas que ponen a disposición de los usuarios las sillitas infantiles para los más pequeños.

    Como alternativa a los sistemas de retención infantiles también se pueden colocar arneses que son mucho más prácticos y rápidos de colocar. Este tipo de sujeción se amarra al respaldo del asiento a través de varias cintas y puede engancharse también al cinturón de seguridad. De esta forma, el niño puede viajar retenido por varios puntos de anclaje.

    Sabiendo cómo deben viajar los niños en los autobuses, no dudes en utilizar siempre los sistemas de retención adecuados para evitar que se golpeen y sufran daños en caso de sufrir algún incidente. MAPFRE cuenta además con un seguro de viajes de estudios, excursiones y campamentos, erasmus y hasta de aventuras, ¡No dudes en consultar las condiciones!