3 Min de lectura | Durante el curso escolar, cerca de medio millón de alumnos utilizan a diario un autobús para ir al colegio y para regresar a casa. La seguridad es la máxima prioridad que rige este tipo de transporte, pero ¿cuál es la normativa de los autobuses escolares?

Los autobuses escolares son un medio de transporte muy utilizado en nuestro país para poder realizar desplazamientos hacia los colegios. Para garantizar su seguridad en la carretera existe una normativa vigente que regula cómo debe ser el transporte en este tipo de vehículos.

Del mismo modo que los menores deben viajar con un adecuado sistema de retención infantil cuando viajan en coche, también deben contar con los elementos de seguridad necesarios para realizar trayectos en autobús.

Requisitos de los autobuses

En la actualidad existe una normativa fijada por la Unión Europea que regula cómo debe ser el transporte escolar, es decir, qué condiciones deben cumplir los autobuses, los conductores y los pasajeros para que el trayecto sea seguro para todos y evitar accidentes de tráfico.

Cinturón de seguridad

Hasta hace algunos años, los cinturones de seguridad en los autobuses no eran obligatorios, por lo que muchos escolares podían moverse con libertad en sus asientos. Esto podía provocar accidentes graves. Desde 2006, todos estos vehículos deben contar obligatoriamente con cinturones de seguridad de dos o tres puntos.
Además de los cinturones de seguridad, es necesario que cumplan otra serie de requisitos, como la antigüedad. Los autobuses dedicados al transporte escolar no podrán tener más de 16 años de antigüedad. En el caso de que esos mismos autobuses se hubiesen dedicado con anterioridad a otro tipo de actividades, no podrán exceder de los 10 años.

Suelo

Para evitar accidentes en el interior, deberán contar con suelo antideslizante para garantizar que no hay caídas en los días de lluvia, si disponen de ventanas que pueden abrirse, estas no deberán exceder el tercio superior.

Por otro lado, su velocidad está limitada a 10 kilómetros por hora por debajo de la señalizada en la vía y es obligatorio un sistema de control de la misma, así como un tacógrafo.

Los trayectos deben ser siempre cortos, de no más de una hora y el recorrido y las paradas deberán estar establecidas y autorizadas previamente. Para evitar problemas, será necesario contar con una mampara protectora en los asientos de primera fila y las puertas deben abrirse de manera sencilla para garantizar el acceso. Además, deberá disponer de dos extintores, botiquín de primeros auxilios y martillos para la rotura de ventanas en caso de accidente.

Por último, como se trata de vehículos dedicados al transporte escolar, es obligatoria una póliza de seguros de responsabilidad civil ilimitada y la señalización, siempre que se encuentre realizando este servicio, mediante la placa oportuna. Este distintivo debe estar situado tanto en la luna delantera como en la trasera para indicar al resto de usuarios de la vía que se trata de un autobús escolar.

Requisitos para el conductor

Para poder llevar un vehículo de transporte escolar, será necesario que el conductor cuente con los permisos necesarios. Así, este deberá contar con una autorización especial para el transporte escolar, además del permiso de circulación D. Para garantizar además la seguridad de los pasajeros, el piloto no deberá tener anotaciones en el registro de infractores.

Cómo deben viajar los niños

Niño pequeño de espaldas caminando por el pasillo de un autobús

https://cutt.ly/GWTY8fF

Para garantizar la seguridad de los niños en los trayectos a la escuela, será necesario, que además de contar con las medidas adecuadas, los usuarios cumplan con una serie de obligaciones. Así, deberán viajar siempre sentados ocupando una plaza por niño y con el cinturón de seguridad puesto. Por otro lado, si más de la mitad de los pasajeros es menor de 12 años, será obligatorio que viajen con un acompañante en el interior que se encargue de que las normas se cumplan y que los niños viajen seguros en sus asientos.

Contar con las mejores protecciones al volante es todavía más importante cuando viajamos con niños. Por eso, además de la normativa que afecta al transporte escolar, deberías prestar atención a otros puntos como la seguridad de tu vehículo para que siempre que viajes con los más pequeños tengas la tranquilidad de estar cubierto con la garantía y el compromiso que te ofrece un Seguro de Coche MAPFRE.