3 Min de lectura | Los radares velolaser llegaron en 2018 para mejorar la seguridad de las carreteras españolas y controlar los excesos de velocidad. Su principal característica es su pequeño tamaño y su gran innovación es su autonomía que permite controlarlos a distancia.

A su llegada a las carreteras españolas, los radares velolaser -60 se instalaron en una primera fase- despertaron una gran expectación por lo novedosos que resultaban. Su función sigue siendo mantener las carreteras protegidas y evitar los excesos de velocidad, principal causa de accidente de tráfico.

¿Qué son los radares velolaser?

Como su nombre indica los velolaser no dejan de ser radares – como los fijos – que funcionan a través de láser. Sin embargo, es cierto que estos cinemómetros presentan características nuevas y una gran innovación con respecto a los radares más tradicionales.

  • Tamaño.

El pequeño tamaño de los velolaser hace que se hayan rebautizado como los indetectables. Tienen un tamaño inferior a los 50 centímetros lo que hasta su llegada era impensable, pues los radares anteriores son mucho más grandes.

  • Colocación.

Derivado de su pequeño tamaño, los velolaser son más manejables y mucho más fáciles de instalar de forma oculta. Se pueden colocar sobre trípode, pero también simplemente enganchados en la parte exterior del quitamiedos, como su tamaño no supera el medio metro, quedan perfectamente ocultos. También es habitual que se coloquen en las señales de tráfico.

prepareFrame(«recomendador_3», 19, document.location.href);

    Otra gran novedad del velolaser derivada directamente de su pequeño tamaño y ligereza, es que por primera vez no solo pueden instalarse dentro de los coches patrulla de vigilancia, sino que también los motoristas pueden transportarlos con total seguridad y eficacia.

    • Autonomía.

    Los radares velolaser no precisan estar enganchados a una fuente de energía, incorporan su propia batería, que les permite una autonomía superior a  las 4 horas. No necesitan, por tanto, estar conectados a un coche de vigilancia ni otros elementos. Tienen un funcionamiento inalámbrico.

    • Peso.

    Aunque los indetectables tienen batería son también más ligeros que otros radares, lo que también facilita tanto su transporte como la colocación en cualquier punto en el que sea necesario vigilar la velocidad a la que pasan los vehículos. Por ejemplo, en las señales se instalan cómodamente mediante un sistema de sujeción imantado.

    • Control remoto.

    La vigilancia de tramos de carretera con un velolaser es más cómoda porque no implica que una patrulla tenga que estar con el radar, el elemento tiene autonomía y se controla a distancia por los agentes encargados, gracias a su conexión WIFI o 3G/4G.

    ¿Cómo funciona el velolaser?

    Agente de la guardia civil colocando velolaser

    https://i.avoz.es/default/2018/04/27/00121524860461466479477/Foto/H27A8081.jpg

    Como el resto de cinemómetros, el radar casi invisible se utiliza para detectar infractores que estén circulando a más velocidad de la permitida en el tramo instalado. Los agentes encargados de la vigilancia pueden llevarlo en el coche o en la moto, o controlar los instalados en puntos fijos de la vía.

    El rango de detección del velolaser es de entre 15 y 50 metros desde el punto donde esté situado, puede vigilar hasta dos carriles y según sea programado por las autoridades competentes, puede alcanzar medidas que vayan desde los 30 a los 250 kilómetros hora.

    La misión de los radares, también de los innovadores velolaser, es mejorar la seguridad en las carreteras e impedir que por causa de la velocidad se produzcan accidentes de tráfico que a menudo resultan mortales.

    Como conductor respeta las velocidades permitidas en los diferentes tipos de vías y conduce tranquilo, gracias a la protección de un Seguro de coche que te ofrezca los servicios y asistencias que precisas. Recuerda que el uso de inhibidores de radar no está permitido.