3 Min de lectura | Según la DGT, casi la mitad de los accidentes de tráfico se producen por la noche. Es evidente que la hora en la que circulamos influye en la conducción. Por ello, te explicamos algunos consejos para conducir de noche correctamente.

Cuando conducimos entre la puesta y la salida del sol corremos ciertos riesgos debido a que la percepción visual  y el tiempo de reacción se reducen en gran medida. En condiciones normales, solemos recibir el 90% de la información del tráfico y de la carretera a través de la vista.

Dificultades de conducir de noche

De noche, la sensación luminosa, la agudeza visual y la capacidad de reconocer los colores se reducen debido a que los ojos y el cerebro tienen que hacer un mayor esfuerzo para ser eficientes. Además, si hay algún objeto que esté oculto por la oscuridad, será casi imposible reconocerlo.

Se suele sentir más fatiga y los reflejos se reducen mucho más durante las 4 y las 6 de la madrugada.

Si vas a emprender un viaje nocturno es recomendable que descanses bien antes, planifiques las paradas y conozcas al detalle la carretera que vas a recorrer, así como el estado de las carreteras y la previsión del tiempo. Es igual de importante también que contemos con un Seguro de Coche MAPFRE con asistencia en carretera para solventar cualquier imprevisto que pueda surgir durante el trayecto.

10 Consejos para conducir por la noche con seguridad

Con el objetivo de llevar una conducción lo más segura posible, a continuación te detallamos algunos consejos para conducir de noche correctamente.

  • Respetar los límites de velocidad: Aunque la carretera esté más despejada de lo habitual, esto no significa que podamos pisar el acelerador sin control. Recuerda que debes ser capaz de parar por completo el coche dentro del campo de iluminación de los faros en caso de que aparezca cualquier imprevisto.
  • Mantén siempre la distancia de seguridad: Ésta se refiere a la longitud con el vehículo que va delante y que no debe ser en ningún caso menor de tres segundos.
  • Presta más atención a los espejos: Ten controlados los espejos con frecuencia para detectar otros vehículos en la calzada y evitar sobresaltos.
  • Realiza paradas: Es recomendable parar cada dos horas aproximadamente para descansar y despejar la mente.
  • Las luces siempre bien regladas: Tanto vertical como lateralmente para tener el campo correcto de visión. Recuerda siempre que has de llevar las luces de cruce encendidas entre la puesta y salida del sol. Si las condiciones de la vía y la circulación lo permiten, enciende las luces largas o de largo alcance si la visión es muy reducida. Recuerda que has de ver bien y ser visto, pero sin molestar al resto de conductores.
  • Baja la luz en el interior del coche: Si llevas una luz tenue en el cuadro de instrumentos y otros elementos del habitáculo, verás mejor lo que hay fuera del vehículo.
  •  Mantén una buena ventilación: Para evitar que nos entre sueño es recomendable abrir las ventanas de vez en cuando y escuchar música o la radio.
  • En el caso de que llueva: Si llueve, es mucho más importante parar para limpiar los faros que habitualmente se llenan de barro o polvo. Esta suciedad puede llegar a reducir la visibilidad hasta en un 50%.
  • Si sufrimos deslumbramientos por parte de otros coches: Intenta aminorar la velocidad, acércate a la línea derecha de tu carril y gira la cabeza hacia la derecha. Si fuera necesario y en ese momento te acuerdas, cierra el ojo izquierdo para dejar de ver lo antes posible los faros del coche que acaba de deslumbrarnos.
  • No te guíes siempre por las luces de otros coches para seguir el trazado de la carretera: Si hay mucha distancia con el vehículo que te precede, en muchas carreteras secundarias lo que parece recto no lo es. Entre las dos rectas perfectamente alineadas, puede haber varias curvas o un desnivel.

Con estos consejos para conducir de noche correctamente incrementarás tu seguridad al volante y la del resto de vehículos que te acompañan.