4 Min de lectura | Pues sí. Una multa puede llegar a prescribir, aunque no es fácil porque los plazos son muy amplios y, por eso, debes conocerlos. Porque a lo mejor alguna vez puedes aprovecharlo a la hora de recurrir y ahorrarte, de esta manera, una sanción económica que no tienes por qué pagar.

Como ocurre con cualquier otra falta o delito, una multa puede prescribir. Es decir, pasado un determinado plazo de tiempo desde su imposición, ya no puede ejecutarse el castigo previsto. Por lo tanto, lo primero que debemos saber es que cuando la multa prescribe, la Administración tiene que dejar de perseguirnos y no podrá ya recurrir a la medida que suele tomar: embargar el dinero de nuestras cuentas para conseguir el pago de la misma.

Cómo saber si una multa ha prescrito

El punto de partida es tener claro que la prescripción es el tiempo que la DGT o los Ayuntamientos tienen para notificar una infracción primero y ejecutar su cobro después. La siguiente pregunta que te estarás haciendo es cuándo prescribe una multa. Aquí hay un doble concepto que debes controlar: una cosa es la prescripción de una infracción y, por otro lado, el de la sanción.

Prescripción de una multa: notificación y sanción

En el primer caso, el plazo de notificación es de tres meses para las infracciones leves y de seis meses para las graves y muy graves. Si recibes la notificación más tarde, debes saber que no tendrás que asumir el pago de la multa. Con respecto a la sanción, las multas caducan pasados cuatro años para las sanciones económicas y un año para el resto (en el caso de las de Tráfico pueden ser las labores en beneficio de la comunidad).

En ambos casos, el plazo de prescripción empieza a contar desde el día siguiente a que la Administración declare firme la multa de tráfico y declare firme la sanción. Pero, como ves, son plazos bastante dilatados como para fiar nuestras esperanzas en que no recibamos la notificación antes del tiempo marcado por la ley, porque además hoy hay previstos mecanismos bastante efectivos para que esto sea así.

Cómo puedo calcular el plazo en el que prescribe una multa

Calcular el plazo de prescripción de una multa es sencillo comenzará a contar desde el día en el que se comete la infracción o desde el día siguiente a que la multa sea ya firme. Es decir, si pasado un año desde el inicio de procedimiento, no se ha producido ninguna sanción al respecto se archivarán las actuaciones sancionadoras.

En el caso de que sí exista una sanción económica, desde la administración podrán reclamar la multa durante 4 años. En el caso de que la administración o haya realizado ninguna acción con el expediente la multa prescribirá.

¿Qué hacer si la multa aun no ha prescrito?

En el caso de que no estés de acuerdo con la multa y quieras recurrirla tendrás un plazo de 15 días laborables para presentar alegaciones al respecto. Este plazo comienza desde en el momento en el que recibes la notificación oficial. Las alegaciones deberán presentarse en la dirección que se te indique en la notificación o en cualquier oficina de correos.

En el caso de que no puedas recurrirla o que no te puedas acoger a la prescripción anteriormente citada, deberás abonar la sanción. Recuerda que si haces el pago en los primeros 20 días el importe de la misma descenderá al 50 por ciento.

Dónde comprobar si tienes alguna multa pendiente

Mujer frente a un ordenador

Es posible que te hayan multado y que no lo sepas, suele ocurrir y nadie está exento de que le pase. Por este motivo la DGT pone a disposición del conductor procedimientos por los que podrás comprobar si has sido multado.

  • Tablón Edictal de Sanciones (TESTRA): para comprobar las multas que tiene tu vehículo tan solo deberás indicar tu nombre, apellidos, DNI y la matrícula de tu coche.
  • Dirección Electrónica Vial: se trata de un servicio voluntario y gratuito por el que la DGT podrá informarte de las multas que tienes a través de email o SMS. Para poder acceder a él será necesario que cuentes con certificado digital.
  • Lista de excluidos: TESTRA muestra los datos personales incluidos en los edictos que se publican, por lo que si no quieres que tus datos se encuentren a la vista, podrás pedir que te incluyan en la lista de excluidos. A ella solo tendrás acceso a través de tu certificado digital o tu DNI electrónico.

Como ves, es muy sencillo comprobar si tienes multas y saber cuando estas prescriben para poder recurrirlas o pagarlas evitando problemas mayores como embargos debido a una multa de tráfico. De todas maneras, si tienes dudas al respecto con una posible multa que te haya podido llegar, te recordamos que si tienes el Seguro de Coche MAPFRE puedes optar al servicio de defensa en multas de tráfico.

CALCULA TU PRECIO