4 Min de lectura | Aunque normalmente lo utilizamos como sinónimo, existen diferencias entre autopista y autovía. Te contamos qué es cada una y cuáles son los puntos en común de ambas.

Para poder facilitar la circulación, la accesibilidad y la movilidad es necesario que las vías estén adaptadas a las necesidades propias de los vehículos que circulan por ellas. Dicho de otro modo, es necesario que en algunos lugares existan las denominadas vías de gran capacidad para facilitar esta movilidad de vehículos. Estas son tanto las autopistas como las autovías.

Aunque ambas se utilizan como sinónimos y se considera que la principal diferencia entre ellas es el pago por el tránsito, lo cierto es que existen ciertas características que hacen que la circulación por cada una de ellas sea distinta.

Qué es una autopista

Las autopistas son carreteras que han sido creadas, construidas y señalizadas para la circulación exclusiva de automóviles. Es decir, por una autopista no podrán circular otros vehículos. Esto estará correctamente señalizado en las mismas.

Qué es una autovía

Teniendo en cuenta la definición anterior, una autovía es una vía de gran capacidad que no cumple los requisitos de la anterior, presenta calzadas que se encuentran separadas entre sí y reservadas para cada sentido de circulación, carecen de cruces y cuentan con un acceso limitado.

Diferencias entre autopista y autovía

Es posible que con la definición recogida en el Código de Circulación se te hayan planteado aún más dudas sobre qué diferencias existen entre ambas. Vamos a aclararlas para que lo tengas claro cuando circules por ellas.

Autovía atravesando un núcleo urbano

https://cutt.ly/umOxf6C

Usuarios de la vía

En autopistas y autovías existen diferencias entre los usuarios que pueden acceder a cada una de ellas. En ambas está prohibido circular con bicicletas, ciclomotores, vehículos para personas con movilidad reducida o vehículos de tracción animal.

  • En las autovías, pueden circular también ciclistas mayores de 14 años siempre y cuando lo hagan por el arcén y en vías señalizadas para este fin. Es decir, no todas las autovías permiten la circulación de bicicletas, si es así deberá estar señalizado correctamente.
  • Cuando se trate de autopistas, nunca se permitirá la circulación de bicicletas.

Carriles de acceso

Ambas cuentan con carriles de acceso especiales que permiten a los vehículos incorporarse de una manera segura a la vía. Los de las autopistas son más largos que los de las autovías. Además, los primeros cuentan con un control total de acceso a los vehículos que quieren acceder a ellas y las autovías no, este es tan solo parcial.

Carriles

En las autopistas, los sentidos de la circulación están separados por una franja de terreno por la que no se puede transitar. En las autovías esta separación puede realizarse mediante una vía pavimentada o por una franja de terreno, sea como sea, no se puede circular por ella.

Financiación

Las autovías siempre son de gestión pública, ya sea esta por parte del estado o de las comunidades autónomas. Por ese motivo, los costes derivados de su mantenimiento serán gestionados por las administraciones públicas.

Por su parte, las autopistas serán gestionadas por una concesión privada. En este caso, su mantenimiento correrá a costa de la concesión privada, por lo que para financiarse, por lo general, aplican tasas de circulación que recaen sobre los usuarios de la vía, es decir, por circular por ellas, será necesario pagar un peaje. Este peaje no es obligatorio en todas las autopistas, dependerá de la empresa gestora que puede permitir el acceso libre a la misma o cobrar al Estado el mantenimiento de la vía. Este último procedimiento se conoce como peaje en la sombra.

Paso por núcleos urbanos

Las autovías pueden atravesar núcleos urbanos, en estos casos, deben contar con una velocidad más reducida en la zona para evitar accidentes. Por su parte, las autopistas, nunca van a circular por dentro de una ciudad o núcleo de población. En estos casos, se elabora un trazado que las bordé a través de las circunvalaciones.

Velocidad de circulación

La velocidad de circulación entre autopistas y autovías también presenta diferencias. Las autovías, al estar proyectas como tal y para satisfacer la alta demanda de vehículos y evitar los núcleos urbanos, pueden mantener una velocidad constante en ellas. Por su parte, las autovías, sí que pueden presentar cambios y variaciones en la velocidad para garantizar la seguridad de circulación.

Vías de servicio

Las vías de servicio son carreteras que circulan paralelamente a las calzadas y tienen un carácter secundario, estas se conectan a la principal mediante puntos especialmente habilitados para permitir la incorporación de vehículos desde lugares colindantes. Para ser considerada como autopista, esta debe contar siempre con una vía de servicio, en el caso de las autovías no es obligatorio.

Elementos en común

Como vemos, autopistas y autovías presentan bastantes diferencias, pero también muchos puntos en común, lo que hace que en muchas ocasiones se confundan. Estos son las características que ambas comparten.

  • Disponen de arcenes
  • Disponen, como mínimo, de dos carriles habilitados para cada sentido. Estos están separados por una mediana.
  • Están equipadas con áreas de servicio o de descanso: entre ellas la distancia máxima debe ser de 2 horas de circulación para permitir que el conductor descanse.
  • La velocidad máxima en ambas es de 120 kilómetros por hora y la mínima de 60 kilómetros por hora. Todos aquellos vehículos que no puedan superar la velocidad mínima no podrán circular por ellas.
  • No existen cruces a nivel: disponen de entradas y salidas propias, pero sin cruces.
  • No existen elementos de cruce: no hay pasos a nivel, ni de peatones, estos se realizan mediante puentes o vías de servicio.