2 Min de lectura | ¿Sabes qué vehículos llevan matrícula amarilla? Te contamos para que se utilizan y qué significan.

Es posible que circulando por la carretera te hayas fijado en que existen vehículos que cuentan con matrículas de distintos colores. Lo habitual en nuestro país es que estas sean blancas con números y letras en negro acompañadas de la letra E enmarcada en color azul junto al logotipo de la Unión Europea.

También nos podemos encontrar con otras para designar distintos tipos de vehículos. En esta ocasión, queremos mostrarte qué son las matrículas amarillas.

Las matrículas amarillas son uno de los tipos de placas que podemos encontrar en nuestro país. Estas tienen como objetivo identificar a los cuadriciclos ligeros. Dicho de otro modo, este tipo de matrículas son obligatorias para todos los vehículos catalogados dentro de esta categoría.

Las matrículas de estos vehículos a motor son rectangulares y cuentan con un fondo amarillo oscuro sobre el que se colocan una serie de números y letras en color negro que tienen como finalidad identificar al vehículo.

Cuadriciclos ligeros

Los cuadriciclos ligeros son aquellos vehículos de cuatro ruedas cuyo motor no supera los 50 centímetros cúbicos y que tienen una capacidad para dos personas en su interior. Estos son los considerados “coches sin carné”, a pesar de haber sido popularizados con este nombre, para conducirlos es necesario contar con un permiso AM.

Los coches de este tipo tienen un peso inferior a los 350 kilos. Entre sus particularidades también destaca su velocidad, que se encuentra limitada a los 45 kilómetros por hora, lo que les impide circular por autopistas y autovías.

Aunque estos coches se pueden conducir con otros permisos, la mayoría de las personas acceden a ellos a través del permiso AM. Al igual que ocurre con otros vehículos, es necesario que cuenten con un seguro obligatorio.

Coches de organismos diplomáticos o entidades internacionales

Las matrículas amarillas también aparecen en coches que pertenecen a organismos diplomáticos o internacionales destinados al personal consular, es decir, a los empleados técnicos y administrativos de dichos organismos.

Las placas que se colocan en estos vehículos constan de un fondo amarillo en el que se colocan una serie de números y letras en color negro y en relieve. Su composición siempre comienza por las siglas TA, seguidas de dos grupos de números que tienen como objetivo identificar el organismo.

El primero de los grupos numéricos identifica la Misión Diplomática, la oficina consular o el organismo internacional al que pertenecen. Por su parte, el segundo identificará al miembro del personal técnico que esté acreditado.

En este caso, los vehículos no cuentan con restricciones ya que no cuentan con limitaciones en cuanto a velocidad, peso o número de plazas. Debido a ello, estos coches con matrícula amarilla pueden circular por autopistas y autovías como cualquier otro vehículo de sus mismas características que esté matriculado con una convencional.